miércoles, 17 agosto 2022 19:45

La CNMC mancha el estatus de Sacyr tras su debut en el Ibex 35

Mancha en el expediente para Sacyr, Acciona, Dragados, FCC, Ferrovial, y Obrascón Huarte Lain. La CNMC impuso hace unos días multas por un total de 203,6 millones de euros a seis de las principales constructoras españolas por haber alterado durante 25 años miles de licitaciones públicas destinadas a la edificación y obra civil de infraestructuras.

LA COTIZACIÓN NO SE HA VISTO AFECTADA

En 2016, Sacyr decía adiós al Ibex 35. Al día siguiente de su salida del selectivo, su presidente, Manuel Manrique, vaticinó que la compañía volvería al parqué. “Ya hemos empezado a trabajar para regresar cuanto antes”. Seis años más tarde, se ha cumplido. Y un mes más tarde comparte castigo con las otras grandes cinco homónimas del sector. Lejos de lo que se podría esperar, la noticia no ha afectado a la cotización de estas empresas en el parqué bursátil.

En este caso, la multa es por prácticas cuyos efectos han sido especialmente dañinos para la sociedad, ya que afectaron a miles de concursos convocados por administraciones públicas españolas para la construcción y edificación de infraestructuras como hospitales, puertos y aeropuertos, carreteras, etcétera.

VUELTA AL IBEX SEIS AÑOS MÁS TARDE

Sacyr ha regresado al Ibex 35 después de seis años con un valor de mercado que ronda los 1.700 millones de euros, después de avanzar un 13,5% este año y de recuperarse de las caídas del Covid-19. La firma se ha situado en muchas revisiones entre los valores más líquidos del parqué, pero su capitalización en su caso sí había supuesto un problema para regresar al índice en otras ocasiones. Ha vuelto con pleno derecho, como la 35 por contratación y con un peso del 0,31%, cumpliendo todos los requisitos.  

También ha regresado con buenas perspectivas de los bancos de inversión.

También ha regresado con buenas perspectivas de los bancos de inversión. El consenso de analistas recomienda comprar y al actualizar sus previsiones tras los últimos resultados presentados por la compañía, ninguno de ellos la valora por debajo de los 3 euros por acción (este jueves cerró en 2,6 euros). La mayoría coincide en algo: su negocio de concesiones cada vez pesa más, le está dejando mayores márgenes y el mercado aún no lo está valorando. Esta pata de concesiones ya aporta el 83% de su resultado bruto de explotación (ebitda) y sus activos fueron valorados el año pasado en 2.800 millones de euros.

Sacyr debe pagar una multa de 16,7 millones de euros

Además, a pesar de que el momento bursátil de Repsol invitaba a los accionistas a mantener posiciones, la empresa presidia por Manuel Manrique ha decidido salir del accionariado de Repsol.

Así, Sacyr ha vendido el 2,9% del capital que mantenía en la empresa capitaneada por Antoni Brufau. La constructora siempre ha sido uno de los accionistas relevantes de Repsol. De hecho, en 2006 llegó a ser el accionista mayoritario de Repsol con más del 20% del capital, una operación que podía haber provocado la quiebra de Sacyr. 

ASÍ ACTUABAN

El organismo que preside Cani Fernández, la CNMC, explica que el ‘modus operandi’ de las sancionadas consistía en reuniones semanales, que iniciaron en 1992, para analizar las licitaciones de obra pública que se habían publicado en diferentes plataformas de contratación del Estado.

Las empresas decidían los concursos en que iban a compartir, YA FUERA entre todas o en un subgrupo

En dichos encuentros, las empresas decidían los concursos en que iban a compartir -entre todas o en un subgrupo- una parte o la totalidad de los trabajos que compondrían las ofertas técnicas de las licitaciones. Los trabajos se encargaban conjuntamente por los miembros del grupo a empresas externas.

LOS TRABAJOS Y LA CNMC

Las empresas no podían modificar los trabajos generados en conjunto para presentarlos en sus ofertas sin el conocimiento y la aprobación del resto de miembros del grupo. La única personalización admitida era la inclusión de logos y denominaciones de cada empresa en el documento conjunto “para dar a las administraciones una apariencia de independencia en la presentación de las ofertas”, describe la CNMC.

Estas seis empresas desarrollaron unas complejas normas de funcionamiento que fueron evolucionando durante el tiempo que duró esta conducta irregular, añade Competencia.

INFORMACIÓN COMERCIAL Y CNMC

Además, en los encuentros semanales, las empresas intercambiaban información comercial sensible (diferente de la necesaria para compartir los trabajos), como, por ejemplo, su intención de concurrir o no a licitaciones, o la intención de formar UTEs (Unión Temporal de Empresas) y los miembros que las integrarían.

la oferta técnica era en muchas ocasiones la variable competitiva con mayor importancia durante el periodo investigado

En el caso de los contratos de edificación y obra civil de infraestructuras de interés general (hospitales, carreteras, aeropuertos, etc.) la oferta técnica era en muchas ocasiones la variable competitiva con mayor importancia durante el periodo investigado. Según la CNMC, ésta llegaba a alcanzar el 70% de la puntuación del concurso, frente al 30% correspondiente a la puntuación económica.


- Publicidad -