domingo, 14 agosto 2022 14:47

AEB, CECA, UNACC y Cajamar pasan al cuadernillo Rubio la paga de la inflación

Salvo sorpresa mayúscula, los empleados de banca se irán de vacaciones sin tener claro que va a pasar con la pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo. Mañana se verán las caras los sindicatos y la Asociación Española de Banca (AEB) en un encuentro del que lo único que es seguro es que retomarán las conversaciones después de las vacaciones. En este mismo caso se encuentran los trabajadores de las antiguas cajas y los de las cajas rurales y cooperativas de crédito. AEB, CECA, UNACC y ASEMEC, la patronal que conforma Cajamar, caminan juntas en esta cuestión. Por ahora, no les han arrancado ni un euro.

LAS EXPECTATIVAS

Fuentes de la mesa de conversación abierta en los tres ámbitos del sector financiero van con pocas expectativas a la cita del martes con la patronal que preside Alejandra Kindelán. “A lo mejor nos presentan el análisis que hayan hecho del tema de la mejora de la remuneración para compensar la inflación, tal y como ha hizo la patronal de Ahorro, pero en esencia no habrá avances  y se quedará en conversar a la vuelta de vacaciones”, apuntaron fuentes del sindicato CC OO. Se hacen a la idea de que este tema quedará para después del receso vacacional también con CECA y ASEMEC (Cajamar).

MISIL PARA LAS CENTRALES

En el ámbito de la patronal de Banca, la línea la ha marcado la número uno de la AEB, dejando claro que el convenio no toca negociarlo hasta finales de 2023, lo cual es un mensaje directo, un misil en la línea de flotación de las expectativas de los representantes de los trabajadores, porque viene a significar que la patronal no está en la misma onda, si bien, siempre se encuentran dispuestos al diálogo. 

LA PRESIDENTA DE LA AEB, ALEJANDRA KINDELÁN, NO ES PARTIDARIA DE ABRIR EL CONVENIO

“Vamos a conversar sobre esta cuestión pero el convenio no vence hasta que entre 2024”, dijo Kindelán recientemente. Esto aleja las posibilidades porque, salvo cambio, no parece que tengan intención de cambiar de postura.  Si en las conversaciones en las mesas de las patronales de Ahorro y Cajas Rurales hubiera algún acuerdo para tratar este tema en mesa del convenio, eso podría forzar a la patronal de banca a hacer lo mismo, lo cual tampoco garantiza que haya acuerdo ni en Banca ni en Ahorro ni en Rurales.

TRES CLAVES COMUNES

En Ahorro, la patronal ha quedado en estudiar las propuestas sindicales. Hay tres claves comunes a las tres negociaciones: la fórmula de la subida, la cuantía y cómo se articula.  En este sentido, los sindicatos “han reclamado” la apertura de la mesa negociadora del convenio y un posible esquema negociador en materia salarial. Los sindicatos establecen varios puntos para paliar la pérdida de poder adquisitivo. ” Recuperación parte variable plus convenio 2021 y 2022″ y “recuperación salarial de 2021 mediante fórmula a negociar y concretar (por ejemplo: pago único).

Las patronales se niegan a aceptar la cláusula de revisión salarial

Para la recuperación salarial de 2022 proponen que haya “revisión de tablas salariales desde enero 2022 e inclusión de una cláusula de revisión a final de año en base al indicador o con la fórmula que se decida”. Para el año que viene piden “cláusula de revisión para 2023 en base al indicador o con la fórmula que se decida” y reclaman “la revisión de dietas, kilometraje y teletrabajo”. “En todo caso, estas revisiones y/o pagos no serán ni compensables, ni absorbibles”, señala CC OO UGT y FINE. Las patronales se niegan en redondo a recuperar la cláusula de revisión salarial.

Las centrales también han trasladado la petición, cada vez más recurrente, de las plantillas para que exista la opción de préstamos de empleados a tipo fijo: nuevas operaciones, novaciones, en contrato privado.

SEPTIEMBRE Y CAJAMAR

Tendrán que esperar hasta que el 15 de septiembre se vuelvan a ver las caras en la mesa con los enviados de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA).

También esperan lo mismo en el caso de la banca, pero, de las palabras de la máxima responsable de la patronal se deduce que no están por la labor de abrir la mesa del convenio.  La cuestión es si las empresas, en este caso, las entidades están dispuestas a de modo particular llevar a cabo algún tipo de acción  destinada a mejorar la situación de sus trabajadores en lo referido al IPC. “Nadie se atreve a dar el primer paso”, apuntan fuentes sindicales.

los convenios fijan unas subidas muy por debajo del incremento del IPC

Aunque abran el convenio, mucho tendrán que mejorar las remuneraciones para compensar al menos en una mínima parte la pérdida de poder adquisitivo de los empleados. Por ahora, ni la AEB ni la CECA ni Asemec (Cajamar) están por la labor.

En este marco,  mientras las patronales de Ahorro y Banca tienen abierto el canal negociador con los sindicatos para analizar cuestiones relativas a la remuneración en un marco de inflación disparada, las cajas rurales que no están bajo el manto del grupo cooperativo Cajamar llevan tiempo fuera de esta onda. Y es que se han visto obligadas a dejar el análisis de esta cuestión tan relevante para después del verano por culpa de los problemas con el registro horario.

UNACC Y LA DEMORA DE LOS QUE NO SON CAJAMAR

La patronal Unacc es quien ha pedido que retrase hasta septiembre el análisis del tema retributivo porque va a cambiar el proveedor tecnológico para realizar el registro horario de los trabajadores de las cajas rurales que no pertenecen al grupo Cajamar, según dijeron a MERCA2 fuentes sindicales. De este modo, las rurales ya van con retraso respecto al resto de entidades. El problema afecta a todas las entidades que no están en el bando de Cajamar, que tiene su propia patronal (Asemec) explican fuentes sindicales. Cajamar tiene un proveedor diferente a las cajas rurales, que contaban con uno para todas las rurales y no uno por entidad, explican fuentes de Comisiones Obreras en el sector financiero.


- Publicidad -