domingo, 14 agosto 2022 11:59

El Banco de España guarda en el cajón las fusiones de Ibercaja y Abanca

Ibercaja y Abanca salen, por ahora, del foco de fusiones del Banco de España gracias a la mejora de su rentabilidad, aunque habrá que esperar a los resultados del semestre para ver si puede haber algún cambio al respecto. Son momentos de incertidumbre y eso hace que rápidamente se pase de un estado a otro o que  aquello que valía, dos meses después puede que ya no sirva, algo que, de un modo u otro también influye en el sector financiero. En este complejo estado se están moviendo los gobiernos, las economías  y las empresas. Así, en el ámbito del sector financiero, donde hay buenas perspectivas y también nubarrones, se da la circunstancia de que el coste de capital es ahora menos exigente, lo que hace que haya entidades que salgan de la categoría de candidatas a fusiones, al menos temporalmente.

OPERACIONES DEL GUSTO DEL SUPERVISOR

Las operación de concentración vienen siendo una opción muy del gusto del Banco de España, que, sin embargo, en un marco de menos coste de capital y de mejora de la rentabilidad por la subida de tipos se muestra más suave al respecto y ya no lo ve como un `must´ para tener un sistema aún más sólido. 

El supervisor rara vez da nombres, pero la mejora de la rentabilidad hace que algunas entidades de la banca medianas, en este caso, Ibercaja y Abanca, dejen de tener para el banco emisor el cartel de “fusionables”, mientras que el bajo ROE de Kutxabank (3,98% a cierre de marzo) mantiene a esta entidad en el foco.

EL COSTE DE CAPITAL

Este es un análisis en base a los datos del Banco de España según los cuales el coste de capital bajó al 6,9% en abril para las entidades españolas. Esto  lo que deja en buena posición a Ibercaja y Abanca, que tienen rentabilidades por encima. La primera, con un ROE de 8,6%; la segunda, con una rentabilidad del  7,8%.

El coste de capital venía del 8,1% a cierre de 2021 y en marzo bajó al 7,3%, por debajo ya del 11% registrado por el conjunto de la banca en rentabilidad medida sobre recursos propios (ROE). La cuestión es si este coste se va a mantener o los inversores volverán a incrementar esta exigencia.  Puede que vaya por barrios, es decir, no todas las entidades tendrán la misma exigencia aunque haya un coste de capital digamos establecido.

LOS POSIBLES CAMBIOS E IBERCAJA

Esta es una consideración temporal porque el periodo de incertidumbre hace que sea muy complicado vislumbrar si puede haber cambios al respecto, algo que recoge el supervisor español. “No es que recomendemos fusiones o no, nosotros las analizábamos sobre qué efectos podría tener sobre el sector bancario en su conjunto, incluida la competencia”, dijo recientemente el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

“Si viviéramos un contexto en que el sector bancario consolida está rentabilidad o la mejora en los próximos años y supera el coste de capital, evidentemente las mejoras de eficiencia serán menos necesarias las fusiones o el resto”, señaló. Ahora bien, el Banco de España no quiere que la banca se relaje demasiado. “El mensaje sobre mejorar eficiencia es un mensaje que vamos a tener que mantener mucho tiempo porque el sector está sometido a una competencia y un cambio tecnológico que va a ser muy exigente los próximos años”, apuntó el número uno del banco emisor.

LA COMPETENCIA

Al Banco de España le gustan mucho las fusiones. Es una manera de contar con un sistema financiero más sólido aún y garantizando una buena competencia, todo está bien. En este sentido, se ha escuchado muchas veces al gobernador, Pablo Hernández de Cos, apostar por la unión de entidades como un modo de ganar eficiencia y ser más rentables. Un sector más reducido y más fuerte, en definitiva.

También, sin entrar en nombres, al supervisor le gustan más las fusiones de entidades que no sean de tamaño similar o con muchas duplicidades, lo que complica lo que algunos analistas consideran que es el deseo máximo del banco emisor: un sistema financiero con 5-6 bancos grandes y con la banca mediana absorbida reducida a la mínima expresión. Ese sueño va ser complicado que se cumpla por dos motivos: 1) los grandes no están por la labor de `comerse´ entidades medianas con muchas oficinas y empleados; 2) La rentabilidad de algunas de las entidades medianas que llevan mucho tiempo señaladas como candidatas a fusión les pone fuera del foco de fusiones, si se sigue el criterio apuntado por el gobernador. El Banco de España apunta en una dirección que marca una relajación al respecto, pero con vigilancia, porque estima que en el camino puede haber turbulencias.

Ibercaja, Abanca y Kutxabank, por diferentes motivos, vienen estando en las quinielas de las fusiones

De este modo, en resumen, en la banca mediana, Ibercaja, Abanca y Kutxabank, por diferentes motivos, vienen estando en las quinielas de las fusiones. Sin embargo, con el coste de capital a la baja, ese cartel de candidatas a unirse a otras entidades se queda guardado, por ahora, en un cajón del banco emisor. Otra cosa es la apuesta de los analistas y los mercados, que puede ser diferente.


- Publicidad -