sábado, 13 agosto 2022 6:07

Los minoritarios de Duro Felguera vetan al socio inversor

Duro Felguera celebra su junta de accionistas bajo la presión del contexto internacional, que presiona sobre sus proyectos. En este marco, la presidenta, Rosa Aza, realizará un discurso centrado en los aspectos macro, mientras que el consejero delegado, Jaime Argüelles, se centrará más en el negocio, según ha sabido MERCA2. Uno de los focos de atención de la junta estará en los accionistas minoritarios, que representarán más de un 3% de las acciones. Según ha señalado el presidente del Sindicato de Accionistas Minoritarios (SAM), Eduardo Breña, votarán a favor de las cuentas de 2021.

ESPERANDO NOVEDADES

La cuestión más relevante de la junta es si habrá novedades sobre la llegada del inversor industrial, que se antoja fundamental para el futuro de la compañía. Los minoritarios meten presión al Consejo porque son conscientes de lo que supondría la entrada del socio industrial y manifiestan que les sorprende que desde hace dos meses el consejo no contacte con ellos ni les haya propuesto una reunión antes de la junta, sin que ello afecte lo que más mínimo a su hoja de ruta “ya dijimos que nacíamos para defender los intereses de los accionistas y que no íbamos a ser meros comparsas”, indicó en declaraciones a MERCA2, Eduardo Breña, del SAM. En este punto, el SAM, si llegase un socio meramente financiero y no recibiera explicaciones convincentes, podría votar en contra de la ampliación de capital necesaria para esta entrada en una junta extraordinaria.

PUNTOS DEL DÍA JUNTA DURO FELGUERA

El sindicato de accionistas minoritarios, como accionista relevante, (SAM) va a respaldar hoy las cuentas del año 2021, señala Breña. En las otras cuestiones, la aprobación, en su caso, de la gestión del consejo de administración correspondiente al ejercicio 2021, la remuneración de administradores y la votación consultiva del Informe anual sobre remuneraciones de los consejeros correspondiente al ejercicio 2021 y la delegación de facultades, con expresas facultades de sustitución, para la formalización, ejecución, subsanación, complemento, desarrollo e interpretación de los acuerdos adoptados; para efectuar el preceptivo depósito de las cuentas anuales, el Informe de los Auditores y para ejecutar las comunicaciones y notificaciones que sean precisas a los organismos competentes, se desconoce cuál será el sentido del voto del sindicato de minoritario.

EL CAPITAL EN DURO FELGUERA

Finalmente el sindicato ha optado por no reclamar la inclusión de ningún punto en el orden del día, tal y como le permite la ley al superar el 3% del capital representado para la junta, una junta en la que no estará todo el capital representado, 96 millones de acciones, “por lo que la sindicatura desconoce que porcentaje de los asistentes a la junta tendrá el SAM entendiendo que será superior”, señala Breña.

El sindicato de accionistas espera obtener respuestas, sobre todo, de cara al tema del socio industrial

Esta junta se presenta clave para el futuro. El sindicato de accionistas espera obtener respuestas, sobre todo, de cara al tema del socio industrial y, si no le satisface la explicación, el consejo puede tener un problema de cara a futuras votaciones. Breña reconoce que la relación con el consejo se ha enfriado, y manifiesta que el SAM no ha modificado su postura y objetivos lo más mínimo, sino que ha sido el consejo el que ha puesto distancia. En este punto, esperan que la empresa consiga un socio industrial y no uno meramente inversor. “Desconocemos cuál va a ser nuestra relación con el consejo, exigiremos ser debidamente informados de cualquier operado de entrada de socio industrial o inversor”. “Si no obtenemos esta información solicitaremos al Consejo la celebración de una junta extraordinaria para que se informe a los accionistas y permaneceremos firmes en la defensa de nuestra inversión”, dijo.

LAS PREOCUPACIONES

“Nos preocupa lo mismo que a todos los accionistas minoritarios: que haya un socio industrial, que llegue de modo inminente para que la empresa sea viable a largo plazo, volver al beneficio operativo, generar caja, contar con equilibrio patrimonial y no incrementar la deuda”: “Esta deuda, que no es inasumible, parte de la financiación recibida del fondo de empresas estratégica ha sido como préstamos participativo, que se imputa a capital y tiene, entre otras ventajas, unas condiciones e intereses más favorables que los del mercado interbancario no cuenta. “Las empresas para ser serias tienen que devolver la deuda y Duró Felguera lo va a hacer”, apuntilló.

El socio industrial crea sinergias, sabe cómo dirigir una empresa

En este punto, esperan que la empresa consiga un socio industrial y no uno meramente inversor. “El socio industrial crea sinergias, sabe cómo dirigir una empresa y el socio inversor pone dinero espera rentabilidad y no crea sinergias en forma de contratos”.

UNA JUNTA EXTRAORDINARIA

El tema es que, según el sindicato de minoritarios, Duro Felguera no descarta la entrada de socio/s inversores en la empresa y eso puede suponer diluir las posiciones de los accionistas actuales de forma inadmisible para éstos, pues la empresa recibe una inyección de capital pero el socio inversor no se implica en la gestión, ni conoce nuestro sector “. “Estaremos infinitamente mejor con un socio industrial que tenga suficiente prestigio, músculo financiero, se implique en la gestión de Duro Felguera, conozca el Sector y pueda aportar cartera de clientes.

LA DEFENSA

“Defendemos los intereses de los accionistas minoritarios, siendo el principal obtener una Rentabilidad proporcional al riesgo que asumimos cuando compramos acciones, pues entonces estábamos en el precipicio y no se nos habían concedido las ayudas temporales de la SEPI”, apunta Breña. Esto quiere decir que llegado el caso, si no hay un socio industrial, se plantearán si apoyan una futura ampliación de capital para la entrada de socios meramente inversores. “Si el Consejo no argumenta y motiva de forma pormenorizada y sin que se produzca perjuicio a los accionistas actuales esta entrada, si se diluye nuestra posición sin unas condiciones exigentes a los potenciales socios, con precio de entrada superior al de la anterior ampliación y una dilución  asumible, votaremos en contra en una junta extraordinaria convocada a tal efecto”, anticipó.

EL SAM CUENTA con un arma de presión: los apoyos que está sumando

Para ello, cuentan con un arma de presión: los apoyos que están sumando. Hay un compromiso de entrada de más de 700.000 acciones, cerca del 1% del capital, nos pondríamos cerca del 4%, dependerá del movimiento que se genere después de nuestra intervención en la junta. “Hay visos de crecer bastante más”. Preguntado por el consejo de administración, señala que “no es nuestro objetivo entrar al consejo porque lo que queremos es la entrada de un socio industrial. Este determinaría la composición consejo y pudiese ser que lo impusiera y no contase con nosotros. Ahora bien, Breña avisa de que si la empresa se desvía del rumbo, los minoritarios, sí alcanzan el 5% exigirán entrar en el consejo, pues los accionistas actuales deven formar parte del órgano de gestión, es anómalo que los accionistas no tengan un Consejero dominical, que tenga condición de accionista.

EL COLECTIVO

Al respecto, el presidente del sindicato de accionistas minoritarios considera que hubiese sido oportuno que un accionista colectivo, el sindicato hubiera tenido asiento en el consejo para representar a los minoritarios, mientras no haya un socio industrial mayoritario. “La ley promueve la participación de los minoritarios en la gestión de la empresa y su integración en vehículos coló el SAM, en caso de que los accionistas tengan más del uno por ciento.

Esperan que la empresa cumpla la legislación y promueva la participación del accionariado a través de la Sindicatura

A pesar de que el SAM solicitó hace tiempo que el Consejo promoviera a tal fin la adhesión de los accionistas en el SAM, todavía están a la espera de que la empresa cumpla la legislación societaria y promueva la participación del accionariado a través de la Sindicatura. “En su momento nos vieron como el vehículo adecuado para la participación en la gestión empresa de los accionistas minoritarios” dicen. Pero, Según Breña, “en España no hay cultura corporativa en el sentido de que el accionista se considere dueño de la empresa, se una para sumar fuerzas y exija como tal, esto es, que tome conciencia del  poder de la unión y el consejo lo sabe, si incrementamos porcentaje de un modo sustancial”.

FUERZA SUFICIENTE

“Si tenemos fuerza suficiente, el Consejo tendrá que sentarse con nosotros y hablar de igual a igual”. “Como accionistas significativos exigiremos y haremos valer nuestra participación. No han entrado en contacto con nosotros en los últimos dos meses, ni ha habido una reunión antes de la junta, pero la dirección pretendía, aún así, que votásemos a favor de todos los puntos del orden del día, a lo que no hemos accedido, pues para ello, como mínimo, deberían haberse reunido con nosotros”, afirman.

El consejo no puede pretender que los propietarios asistamos como meros espectadores pasivos

“El consejo no puede pretender que los propietarios asistamos como meros espectadores pasivos, pues en el SAM hemos demostrado que ejercemos de accionista significativo de la empresa. Si tenemos que ser contundentes lo seremos, ya que no se está contratando, y sin eso, nuestra empresa no es viable. Creemos firmemente que incrementaremos la contratación y estamos convencidos de que debemos aprovechar esta oportunidad histórica que se nos presenta para dar entrada a un socio industrial y dar un giro radical a la gestión, pues las circunstancias hacen necesario que la llegada del socio industrial tenga que ser inmediata. Para la toma de esas decisiones trascendentales para la viabilidad de nuestra empresa se necesita un SAM con fuerza, los accionistas no podemos asistir impasibles a que se decida por nosotros”, indica Breña.


- Publicidad -