lunes, 28 noviembre 2022 4:55

Banco Sabadell reajusta el plan para reforzar su independencia

Banco Sabadell tenía como objetivo terminar este año con una rentabilidad por encima del 6%, pero la buena marcha de la entidad, pese al marco geopolítico, va a hacer que actualicen esta meta a principios del año que viene, ya que se han quedado cortos y superarán de largo el 6% previsto para 2022, según avanzó en el curso de la APIE el consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno. Este es el punto que más interesa a los mercados y a los analistas. Las previsiones son buenas y con las metas que planteen esperan mantener la confianza del mercado. El CEO remarcó ante los periodistas que no les interesan ni las compras ni las ventas. El plan 2021-2023 se ajusta y con el alza se disponen a reforzar el mensaje de que Banco Sabadell va a seguir en solitarii.

RELEVANCIA DE LOS TIPOS

Las perspectivas son notables por la relevancia para el banco de la subida de tipos y la cuestión es si esta revisión dejará el objetivo en un retorno de capital que pueda estar cerca del doble dígito bajo. Si logran ese porcentaje cercano al 10% será complicado que vuelve a verse un mensaje del mercado sobre que Sabadell necesita compañía. En este sentido, en el banco no tienen en mente compras y tampoco ven opciones de que algún competidor.

VIENTOS BUENOS

Banco Sabadell cuenta con más vientos favorables que en contra y su perspectiva es que el negocio va a seguir yendo bien, lo que unido a una subida de tipos que tiene que materializarse por el BCE y a la situación de los mismos en Reino Unido, le lleva a dejar caer que tendrá unos beneficios muy buenos, lo que hará mejorar la rentabilidad. En este marco, el CEO de la entidad anticipó que harán esa revisión a principios de año, lo que dará a los mercados una buena información para poner en perspectiva. El punto clave es si se van a acercar o llegar al.coste de capital, que está en torno al 8%.

EL CRECIMIENTO

En la entidad son precavidos ante la incertidumbre, pero son optimistas porque España va a crecer un 4,4% este año y el año que viene un 3%, unas cifras robustas que permiten pensar en creación de empleo, consumo y una buena marcha para las empresas, pese a todo. Además, el banco no ve que haya problemas con la morosidad más allá de lo normal y cuenta con el ahorro de costes anualizado fruto de la reducción de empleados y oficinas. Este el contexto que les hace ser optimistas además de la capacidad del banco para darle más fuerzas al negocio en particulares, empresas y corporativo.

LA TRANQUILIDAD

Una vez que el banco se encuentra en buena situación y con tranquilidad, tras los ajustes, entre otras cosas, pese a algunos mensajes persistentes en cuanto a operaciones de fusión, el banco espera que la revisión refuerce el mensaje de independencia del banco. “No vamos a  entrar en aventuras de compras y ventas, no necesitamos capital, algo que en la entidad considera que ve el mercado.  “No se da la situación para fusiones transfronterizas estando la Unión Bancaria Europea sin completar” y “nosotros no estamos en esa batalla sino en la de la gestión y el servicio a los clientes”, apuntó González Bueno.

En este punto, remarcó que TSB no se vende. «TSB se queda en banco Sabadell». Es la gran joya de la corona por su fuerza en el mercado de hipotecas de Reino Unido y con los tipos con más perspectiva de subir, la entidad no se plantea la venta, al menos por ahora. De las palabras del CEO se deduce que no han recibido nuevas ofertas por TBS, que ya vale cerca de los 2.500 millones que le costó a Sabadell en 2015.

Uno de los grandes debates está en la acción de Banco Sabadell, que aún no llega ni al valor en libros. Hay camino para su crecimiento del 0,84 euros a 1,01 euros, según el mercado, pero González-Bueno considera que puede llegar mucho más allá. “No le pongo límites”, indicó optimista.

Cuanto más cara esté la acción, más dificultades para que haya posibles compradores

Cuanto más cara esté la acción, más dificultades para una posible opa y puede que menos apetito por parte de los competidores que quieran hacerse con la entidad que preside Josep Oliu.

LOS CAMBIOS

Ahora bien, como repiten en muchas entidades, si las circunstancias cambian, los planes y las estrategias pueden cambiar. En este punto,  hay una parte del mercado que cree que pueden reactivarse las ganas de fusiones dentro del sector. No obstante, hay quien se autodescarta. Por ejemplo, BBVA, cuyo presidente desdeñó las fusiones tradicionales para cerrar oficinas. «No sé si es estratégica una fusión tradicional», dijo el número uno del banco, Carlos Torres. 

Este el mensaje ahora. Hace menos de dos años BBVA intentó la fusión con Banco Sabadell. Aunque el CEO, Onur Genç, ha dicho en varias ocasiones que están abiertos a fusiones, Torres a su modo le desautorizó. Esta por ver si hay un nuevo cambio de discurso. BBVA es una de las entidades que más ha crecido en su historia gracias a las fusiones. Uno de los compañeros que en su momento buscó, Banco Sabadell, ya no quiere saber nada de una posible unión. Está por ver si la rentabilidad que alcance le es suficiente para convencer al mercado. De momento, consigue seguir solo.


- Publicidad -