lunes, 28 noviembre 2022 6:14

Iberdrola, Saitec y Bluefloat libran su guerra en el Cabo de Creus

El Cabo de Creus es el escenario de la guerra por la eólica marina en Cataluña. Tres proyectos liderados por separado por Iberdrola, Saitec y Bluefloat, respectivamente, se disputan la instalación de aerogeneradores marinos. Esta zona es excelente para este tipo de tecnología por las condiciones de viento. No obstante, tiene un alto valor ecológico y los informes medioambientales serán clave.

Estos tres proyectos esperan ahora la decisión final para instalar los aerogeneradores. Saitec ha sido la más prudente con su nueva solución tecnológica y tan sólo un pequeño grupo de molinos para medir in situ el impacto real a los habitantes de la zona. Los promotores de Parc Tramuntana han rebajado de 500 a 50 MW de potencia para esquivar las críticas sociales. Iberdrola, por su parte, mantiene sus 500 MW. Y es que, en contra de estos proyectos se han unido asociaciones y vecinos para evitar el daño no sólo al ecosistema, sino también por el impacto negativo en el turismo.

Pescadores, el sector turístico y grupos ecologistas, así como los Ayuntamientos, se oponen a este tipo de proyectos

En Cadaqués y Roses, ambos municipios de Girona, las pancartas son visibles a los planes de expansión, como también se han producido en los pueblos de interior contra los grandes parques eólicos. Para mantener la paz social, la Generalitat no ha licitado ninguno de estos planes de desarrollo en la montaña, pero sí ha mantenido una apuesta por la eólica marina.

FUERTES CRÍTICAS SOCIALES A LOS AEROGENERADORES MARINOS

Y es que, pescadores, el sector turístico y grupos ecologistas, así como los Ayuntamientos, se oponen a este tipo de proyectos. El principal motivo es el macro parque eólico de Tramuntana, cuya presentación dejó muy mal sabor de boca a los vecinos del pueblo. La imagen idílica de un mar desde la costa con cientos de molinos de viento justo por donde sale el Sol no es el mejor reclamo, según los vecinos.

Tras este anuncio, se creó rápidamente la asociación Stop Macro Parque Eólico. Su planteamiento es similar al de los grandes parques fotovoltaicos en las grandes explotaciones agrícolas. «Sí a la energía renovable, pero así no», un lema recurrente pero vacío de contenido. Sin grandes parques de energía limpia no hay desarrollo porque las fábricas no pueden alimentarse de autoconsumo, ni mucho menos la industria.

Iberdrola eólica marina Brasil
Parque eólico marino East Anglia One (Iberdrola) – IBERDROLA.

Los ecologistas se oponen por completo y mantienen sus protestas para evitar que en el horizonte, a 24 o 15 km de distancia puedan instalarse estas infraestructuras. Las excusas también se centran en el impacto medioambiental en la fauna y flora, pero para conocer si existe impacto hay personas cualificadas para ello. De hecho, aún no se han desvelado los resultados finales en informes oficiales. El proyecto de Saitec, el más novedoso, es precisamente el menos invasivo.

SAITEC, UN PROYECTO CON UN ALTO VALOR AÑADIDO

El proyecto de Saitec no es un parque comercial, sino uno de 50 MW. Esta propuesta pondría a prueba su tecnología en el Mediterráneo, frente a la costa de Roses. Según ha explicado el responsable de este desarrollo, Javier del Real, a MERCA2, las turbinas estarían sobre una plataforma y ésta estaría anclada al suelo marino. De esta forma, con un remolcador podrían realizarse las labores de mantenimiento en tierra. Un sistema patentado y que brinda seguridad para los trabajadores ya que no tendrían que realizar las tareas en alta mar ni tampoco estarían a merced de la climatología.

A preguntas de MERCA2, del Real ha señalado que el cable de la turbina irá soterrado por el fondo marino y la única parte problemática es su entrada a tierra al pasar por una zona de alto valor ecológico. Todo ello se estudiará en el informe medioambiental. De tener luz verde definitiva, estas pocas turbinas podrán suministrar energía directamente a unas 50.000 viviendas. «Las poblaciones próximas a esta subestación estarían servidas«, ha sostenido.

EL PLAN DE ORDENACIÓN APUNTA A UNA ZONA DE USO PRIORITARIO

Toda la zona del Golfo de Roses, donde se registra la gran batalla por la eólica marina, ha sido recalificada para uso prioritario de este tipo de energía renovable dentro del Plan de Ordenación del
Espacio Marítimo (POEM)
. En primer lugar, cumple con las condiciones de viento y profundidad para desarrollar el proyecto.

El proyecto de Saitec –Medfloat Pilot Parc– tiene como objetivo alcanzar la neutralidad en la huella de carbono. Su potencia instalada es muy inferior a la presentada por los otros dos grandes proyectos, liderados por Iberdrola y Bluefloat, aunque es un paso más de su plan instalado en Bilbao, con 2 MW. El proyecto de la eléctrica de Parc Tramuntana alcanzaba los 500 MW, que darían electricidad a medio millón de hogares, para rebajarlos después a sólo 50. Saitec tiene el apoyo incondicional de la alemana RWE, que testa esta tecnología avanzada para poder competir con Iberdrola en la eólica marina.

IBERDROLA, EL PROYECTO MÁS AMBICIOSO PERO EL DE MAYOR IMPACTO

Asimismo, los molinos de viento de Saitec estarían ubicados a tan sólo 15 km de la costa, frente a los 24 de Parc Tramuntana. Según las asociaciones contrarias a este plan de la compañía vasca, con la normativa vigente se podría tumbar este plan, mientras que la vasca insiste en que se situará en una zona permitida.

El proyecto de Parc Tramuntana, por su parte, ha tenido que reconfigurarse para tratar de evitar las críticas. En un inicio, Bluefloat instalaría hasta 65 aerogeneradores de más de 250 metros de alto a 24 km. Ahora se plantea sólo tres aerogeneradores con 50 MW de potencia conjunta.

Las intenciones de la sociedad formada entre Bluefloat Energy y Sener Renewable Investments pasan ahora por presentar un parque experimental, mucho más pequeño, que sirva de banco de pruebas y ayude a enjuagar recelos sobre el impacto que puede tener una ristra de molinos flotando en el mar. Si el plan inicial de Bluefloat hubiera visto la luz, casi la mitad de los hogares de Girona tendrían un suministro garantizado 100% renovable procedente de la eólica marina.

IBERDROLA Y SAITECT ESPERAN AHORA AL GOBIERNO

Iberdrola, por otro lado, presentó su proyecto Gaviota en el Golfo de Roses. Es el proyecto más ambicioso, con 500 MW de energía, la misma potencia prevista que el plan inicial de BlueFloat Energy y SENER para el Parc Tramuntana.

Para materializar estos proyectos, la última decisión la tendrá el Gobierno de Pedro Sánchez. En concreto, el Ministerio para la Transición Energética tiene que aprobar primero el Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM). Este documento determinará las áreas en las zonas de la costa para poder instalar aerogeneradores.

La Generalitat apostó por este tipo de energía, pero se verá ahora si realmente se trata de algo más que una mera declaración de intenciones. Y es que, las renovables en Cataluña para los grandes proyectos continúa siendo terreno vetado.


- Publicidad -