domingo, 3 julio 2022 11:19

Los señores del trigo de Barcelona marcan la tendencia del precio del cereal

Los señores del trigo de Barcelona marcan la tendencia de los precios de los cereales en base a los diferentes precios de los mercados internacionales. Esta es la línea que fija la Lonja de Cereales de Barcelona, nacida hace más de 700 años. La forma de mostrarlo en público consiste en un folio por las dos caras que muestra el precio de numerosos cereales y que se publica cada lunes entre las 12.00 y las 17.00 horas.

En esta hoja se pueden consultar los precios de importación para distintos meses del año, como el maíz, trigo, centeno, semilla de girasol, soja nacional y de importación, harina de pescado o de alfalfa, leche en polvo, grasa, sorgo y mijo, entre otros.

NO MARCAMOS EL PRECIO DE LA BARRA DE PAN EN ABSOLUTO

A diferencia del funcionamiento de otras lonjas que sí fijan sus precios de forma automática y al mejor postor, en la de Cereales de Barcelona “se plasma en esta hoja los precios reales de los cereales“, según ha afirmado el presidente de esta institución, José Luis Esteban.

LA LONJA DE CEREALES MUESTRA LA TENDENCIA EN LOS PRECIOS DE IMPORTACIÓN

¿Cómo fija entonces los precios? Esta histórica lonja no fija ni el precio del pan ni de la harina, sino que muestra la tendencia de las materias primas en base a numerosas variables. Así, para dar a conocer el precio de cada una de las materias primas que sigue, la lonja se basa en las transacciones realmente realizadas, los precios de importación de las diferentes materias primas teniendo en cuenta tanto el tipo de cambio de las distintas divisas que se usan en estas operaciones y también el precio de cotización en los mercados más importantes, como la Bolsa de Chicago y de París. Éstos dos últimos mercados son los más importantes del mundo.

No marcamos ningún precio“, ha asegurado el presidente de la Lonja de Cereales de Barcelona. “Simplemente -apunta- es el precio mundial de oferta y demanda. Es el único que reflejamos nosotros en esta hoja de precios”, ha afirmado en una entrevista telefónica con MERCA2.

DOCE MIEMBROS CON OJO ANALÍTICO PARA CONOCER TENDENCIAS

Para estudiar las variaciones de los precios, los cerca de 450 socios, colaboradores, brókers, empresas industriales y de servicios escogen a doce miembros para realizar los cálculos. Éstos siguen la evolución de todo el mercado de materias primas y su culminación es la hoja. Este documento es de vital importancia para numerosos sectores, que lo usan como referencia para sus precios. Es más una lonja de importación porque representan el 45% del total de este mercado que llega a España a través de los puertos de Barcelona y Tarragona.

Por tanto, ninguno de estos doce miembros fijan el precio de la barra de pan en Barcelona o de cualquier otro lugar. De hecho, sólo hay que darse una vuelta por las distintas panaderías para comprobar la disparidad de los precios. De 0,6 a 1,05 euros por una barra de pan, dependiendo si es congelado o bien amasado desde primera hora de la noche para hornearlo antes de la salida del sol y poder ofrecerla al cliente.

Los doce miembros son escogidos por la junta rectora y representan a todos los sectores que actúan en la misma institución. “Estas personas constatan la realidad de los precios efectuados semanalmente en la lonja de Barcelona“, ha indicado Esteban. Y es que, su hoja se ha convertido en un referente a nivel nacional en cuanto a los precios de importación se refiere.

LA OBJETIVIDAD IMPERA EN LA LONJA DE CEREALES

De hecho, una de las máximas de esta institución es que cada uno de los doce miembros deben dejar de lado la subjetividad y los intereses de las empresas para las que trabajan. “Es un proceso muy riguroso y elaborado con objetividad”, ha destacado.

Para esta formación de precios no se realizan cálculos aleatorios ni tampoco se pueden manipular para favorecer a las empresas para las que trabajan estos doce miembros. “No podemos marcar los precios. Lo único que hacemos es transcribir la situación de los mercados internacionales de futuros de Chicago y París. Nada más”, ha sostenido. De esta forma, la lonja no interviene en la modificación de precios internacionales. “Esta hoja marca una tendencia que fijan los mercados internacionales”, ha matizado.

La variación de precios siempre puede oscilar en la lonja respecto al estipulado en los mercados internacionales porque se tiene en cuenta la oferta local, sea ésta alta o escasa. Y es que, los precios internacionales marcan la directriz a los precios nacionales. No obstante, estos precios fijados en Chicago y París también se ven afectados por las variaciones de las distintas divisas frente al euro. De esta forma, se tiene en cuenta la fluctuación para que se reflejen en los precios reales y efectuados en España.

PRECIOS CERRADOS AUNQUE SEAN A FUTURO Y EN BASE A NUMEROSAS VARIABLES

El trabajo de la Lonja de Cereales de Barcelona trata así de estimar una tendencia de precios en base a operaciones cerradas aunque sean a futuro. Como ejemplo, Esteban indica que ofertan los precios del maíz entre agosto y diciembre porque en estos meses hay oferta en el mercado local, con independencia del origen. De la misma forma, la lonja no marcará precios para una materia prima de cara al 2023 porque no sería un precio transparente para ese periodo. “Somos muy escrupulosos con el movimiento de los precios y más en la situación actual“, ha destacado.

A su juicio, el actual escenario está “enrarecido” por la guerra en Ucrania, la subida de la energía, los ascensos en los insumos de las explotaciones de cereales. En este sentido, ha indicado que no se especula con los precios. “No tendría sentido publicar una hoja que no refleje la realidad del mercado semanal”, ha destacado. Y es que, está en juego su “credibilidad“. Asimismo, los precios de esta importante hoja “refleja la realidad operativa del mercado”, ha insistido. Todo ello en el mercado de importación.

En cuanto si un panadero puede conocer la tendencia del precio de la harina a meses vista, Esteban es tajante. “Para nosotros, que somos especialistas en los mercados internacionales, resulta difícil marcar precios de mañana; para un panadero local será aún más complicado“. Y es que, son numerosas variables a tener en cuenta.


- Publicidad -