viernes, 2 diciembre 2022 7:57

Los tres nombres propios de la semana: Josu Jon Imaz en lo alto del podio

La segunda semana de este mes de mayo ha tenido algunos nombres propios que han acaparado el protagonismo en páginas de periódicos y horas de radio y televisión. MERCA2 ha elegido el podio de los tres que han marcado de una manera u otra la actualidad económica de los últimos siete días, para bien o para mal. Josu Jon Imaz,  con su presagio de desabastecimiento de gas en este próximo invierno y su alegato por aprender a reducir consumos, se coloca en lo alto del podio.

IMAZ «TENEMOS UN PROBLEMA DE SEGURIDAD DE SUMINISTRO»

Durante su intervención en el Encuentro Empresarial celebrado este miércoles por Cebek, con motivo de su asamblea general, Imaz realizó este miércoles unas manifestaciones en las que alertaba a la sociedad del serio problema al que se enfrenta Europa de cara al próximo invierno. «Mi preocupación es que tenemos un problema de seguridad de suministro, en los seis o siete próximos meses, que puede impactar de una forma dramática en Europa», comentó el consejero delegado de Repsol.

«Hoy no se pueden sustituir los 155 bcm que Europa recibe de Rusia. No hay forma de cubrir prácticamente un tercio o el 40% de ese gas, y eso va a provocar un tensionamiento brutal. Tenemos que pedagogizarnos todos como sociedad para hacer un esfuerzo muy importante por reducir consumos», afirmó el máximo responsable de la compañía energética.

«Hay que hacer una reflexión sobre cómo abordamos los riesgos de seguridad de suministro que se pueden tener a lo largo de los próximos meses», añadió.

TERESA RIBERA CONSIGUE LA APROBACIÓN DEL TOPE DEL GAS

El segundo nombre propio de la semana es el de Teresa Ribera. La ministra para Transición Ecológica y el Reto Demográfico repite en el podio al que también subió la semana pasada. En esta ocasión, Ribera ocupa el segundo puesto del cajón, tras conseguir este viernes que el Consejo de Ministros aprobara el mecanismo para limitar el precio del gas para la generación eléctrica a una media de 48,8 euros por megavatio/hora (MWh) durante un periodo de doce meses, cubriendo así el próximo invierno, período en el que los precios de la energía normalmente son más caros.

La vicepresidenta tercera del Gobierno ha puesto en valor que esta medida supone una respuesta «que tiene pocos antecedentes, o ninguno» en el pasado, ya que Europa ha entendido «las causas por las que España y Portugal deben contar con esta excepción». Será «un paraguas» para proteger a los consumidores domésticos y a la gran industria en el actual contexto de tensión en los precios energéticos.

Asimismo, subrayó que «por primer vez no pagarán los mismos» y la medida tiene como finalidad «reducir los beneficios extraordinarios de las eléctricas para que haya beneficios para todos», tratándose de una medida complementaria a la minoración del gas.

La medida, lleva varias semanas recibiendo muchas críticas, por la falta de claridad con la que está actuando el Gobierno, y porque la gran mayoría de expertos la consideran un parche. Además, si no cambian las condiciones explicadas con anterioridad desde el ministerio, se obligará a los clientes del mercado libre a pagar entre todos gran parte de los cerca de 6.000 millones de euros que costará bajar el recibo de los clientes domésticos y de gran parte de la industria acogidos al mercado regulado. De esta forma, subirá el recibo de casi un 80% de españoles.

FERNANDO ROMERO CALMA A LOS ACCIONISTAS DE EiDF

El otro nombre propio destacado de la semana es el de Fernando Romero, consejero delegado de EiDF, que se coloca en el tercer puesto del podio de MERCA2, en este caso por el batacazo sufrido por las acciones de la compañía en la última sesión bursátil de la semana en el BME Growth, y por sus palabras de calma y tranquilidad dirigidas a sus accionistas.

Lo cierto es que todavía se desconoce el por qué de lo sucedido el viernes con los títulos de EiDF. Contra todo pronóstico las acciones de la compañía energética cayeron un 35,73% ante el asombro de propios y extraños, pasando de una cotización de 69,40 euros el jueves a los sorprendentes 44,60 euros con que cerró la semana.

Fernando Romero, afrontó la situación con rapidez y en un comunicado oficial reconoció que «no sabemos el motivo de esta caída y no tiene ninguna relación o implicación con el cumplimiento del Plan de Negocio. Lo que sí sabemos es que se ha efectuado una venta importante de la que desconocemos el origen».

De esta manera Romero buscó calmar los ánimos de sus accionistas, que siguen confiando mayoritariamente en el buen hacer de la empresa que dirige. «La mayor parte de los accionistas de la compañía, que representan el 85% del accionariado, no estuvieron detrás de esa venta. Hemos hablado con ellos y ninguno tiene sensación negativa sobre la situación. Estábamos cerca de valoraciones de Continuo, y así ha sido considerado por varias bancas privadas que nos han dado esa valoración».

«Lo que queremos transmitir es tranquilidad y seguridad a los accionistas. EiDF seguirá cumpliendo objetivamente con su plan de negocio. Nos debemos a él y a nuestros accionistas», afirmó el consejero delegado de la compañía líder en España en instalaciones de paneles solares para autoconsumo fotovoltaico en empresas.

EiDF espera que a partir del lunes sus títulos vuelvan a la senda positiva y este viernes negro se quede en un mero accidente bursátil, fruto de la especulación, representando tan solo una pequeña mancha en la ejemplar trayectoria de la compañía en el BME Growth.


- Publicidad -