sábado, 28 mayo 2022 14:19

Endesa se enfrenta a una avalancha de salidas del mercado liberalizado

El ciudadano de a píe lleva cerca de un año haciendo un curso acelerado sobre el sector energético. Un área que era totalmente desconocida para los españoles, como demostraba una encuesta del sitio web Rastreator.com: seis de cada diez ciudadanos no entendía la factura; uno de cada dos no sabía que contrato tiene y el 43% desconocía la diferencia entre mercado regulado y libre. Pero ahora esos datos son mucho menores, como atestigua Endesa. Y es que ahora que muchos españoles ya conocen más del mercado, algunas eléctricas han empezado a retorcerse.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA

Una de ellas es Endesa. La firma que dirige José Bogas firmó un notable incremento en el número de clientes cuyos contratos están supeditados al mercado liberalizado. En total, la cifra aumentó en cerca de 600.000 en apenas unos meses, una evolución casi histórica por el tamaño y la velocidad en alcanzarla. La energética reconoce que se vio beneficiada tanto por las iniciativas que había llevado a cabo, por ejemplo, a través del marketing, como por la predisposición de los clientes. Una inclinación que se apoya en que actualmente el coste en el mercado libre es mucho más barato.

La energética reconoce que se vio beneficiada tanto por las iniciativas que había llevado A CABO

Sin ir más lejos, las desafortunadas palabras de Ignacio Sánchez Galán iban en esa misma línea. Aunque la forma de expresarlas no fueran las adecuadas, el presidente de Iberdrola dejó claro que en la actualidad el mercado regulado, que está supeditado al precio mayorista de la electricidad (ese que no para de subir), es mucho más caro. Pero no por mucho tiempo. De hecho, quizás eso vaya a cambiar próximamente, ya que la medida para topar el coste del gas en la generación que el Gobierno ha negociado con Bruselas afectará solo a los contratos regulados y no a los de libre mercado.

ENDESA y LA FUGA DE CLIENTES DEL MERCADO

En otras palabras, los consumidores se enfrentan de nuevo a un cambio drástico en el mercado que les puede llevar a cambiar el contrato. De hecho, es lo que teme Endesa pese a los buenos datos que ha obtenido en el primer trimestre en cuanto a clientes en el mercado regularizado. Así, el director financiero de Endesa, Luca Pasa, reconoció que la compañía había tenido “muy buena influencia en los clientes” durante el primer trimestre del 2022. Pero cuando tuvo que hacer una valoración de lo que puede ocurrir a lo largo del año advirtió de que “dependerá mucho de la nueva regulación”.

“La forma en que estos [los clientes] puedan evolucionar a lo largo del año dependerá mucho de la nueva regulación [tope del gas], porque obviamente si se implementa un límite reducido se beneficiarán principalmente los clientes regulados en el suministro. Por lo tanto, permítanme decir que la salida que hemos visto en los últimos trimestres de regulados básicamente mitiga y mitigará nuestras salidas futuras en el negocio liberalizado”, explicó Pasa a los inversores y analistas durante la conference call de los resultados.

el director financiero de Endesa, Luca Pasa, reconoció que habíaN tenido “muy buena influencia en los clientes”

Aun así, el ejecutivo italiano cree que la transición “llevará tiempo”. Además, Pasa hace referencia a que probablemente todavía haya adhesión positiva en el segundo trimestre del 2022. Al fin y al cabo, ya ha pasado la mitad del mismo y a la velocidad que se estaban produciendo las entradas en el mercado libre favorece la inercia positiva. Pero no será así por mucho tiempo una vez se apruebe la nueva normativa esta misma semana por dos motivos. El primero es que la rebaja es sustancial, con una reducción que puede ser de hasta el 30%. La segunda es que ese efecto será más notable a medida que el calor dispare la demanda eléctrica y las reservas hidroeléctricas se mantengan en mínimos.

ENDESA, ¿TRIMESTRE BUENO O MALO?

Endesa presentó unos resultados del primer trimestre de 2022 engañosos. Así, el dato que sobresalió (y que más titulares ha ocupado) es el de una caída del 30% de sus beneficios, lo que podría indicar que serían malos. Pero nada más lejos de la realidad y, es que se puede considerar bastantes buenos por varios motivos. El más simple es que en realidad no hubo caída de las ganancias, como se dice, sino un ajuste contable de los extraordinarios que recibió en 2021, pero no en este año. De hecho, su negocio core (el de generar y vender energía) le retornó 41 millones de euros más.

El segundo punto importante es que consiguió aumentar el retorno pese a la abultada caída de la generación renovable. Más en concreto, de la hidráulica que se desplomó en un 51%. Esa cifra supone un drama para cualquier eléctrica porque es la tecnología que más beneficios por unidad de energía producida se obtiene. Entonces, Endesa no solo habría sido capaz de amortiguar un fuerte golpe de una caída a la mitad en la venta de su producto más rentable, sino que aun así todavía ganó dinero. A lo que se añade, además, que tampoco la eólica llegó a niveles de 2021, sino que se quedo un 16% por debajo, lo que da todavía más valor a las cifras de la compañía.

a las eléctricas no les está yendo nada mal con los precios altos de la energía

En definitiva, los datos del primer trimestre ponen de manifiesto que a las eléctricas no les está yendo nada mal con los precios altos de la energía. Y que a medida que puedan colar en la generación más renovables sus beneficios escalarán todavía mucho más alto. El tope del gas intentará mitigar eso, pero solo llegará para una cuarta parte de los hogares y empresas españolas. El resto, por su parte, tienen la posibilidad de volver a enchufarse al contrato regulado. Al final, la buena noticia de la crisis es que los consumidores están aprendiendo más acerca de su contrato de electricidad. Eso es una buena noticia porque generará más competitividad, aunque no lo será para algunos gigantes del sector.


- Publicidad -