lunes, 23 mayo 2022 22:12

La verdadera baza que catapulta las ventas de Ferrovial

La autopista 407 ETR se encuentra localizada en Toronto, Ontario (Canadá) y discurre de manera paralela al primer anillo de circunvalación de la ciudad, la 401, que es una de las autopistas más congestionadas de Norteamérica. Esta carretera, la 407 ETR es la gallina de los huevos de oro de Ferrovial. 

La compañía que preside Rafael del Pino opera en el sector de las infraestructuras a través de cuatro divisiones: Autopistas, Aeropuertos, Construcción y Servicios. Sin embargo, dos son sus “niñas bonitas”, autopistas y aeropuertos, pero es la primera la que le da desde hace un tiempo las mejores noticias.

En su plan Horizon 2020-2024, la empresa tiene como objetivo reunir 4.000 euros de dividendos de su cartera de infraestructuras. El aeropuerto de Heathrow, su otra joya de la corona, no le aportó nada en 2021. Es más, le asestó un puñetazo de 238 millones por la mala productividad y fue la primera vez que no sumó en cuanto a dividendos. Sin embargo, la parte de autopistas de Ferrovial multiplica por seis en dividendos a la parte de aeropuertos. Por tanto, no es de extrañar ni sorprender a nadie, que la compañía de Rafael del Pino haya puesto toda su dedicación en mimar a su «niña bonita» a través del nuevo plan de desarrollo de autopistas bajo la modalidad de Managed Lanes en Georgia (Estados Unidos).

La 407 ETR cuenta con 40 enlaces y 198 accesos laterales de entrada o salida, todos ellos con un dispositivo electrónico de detección de vehículos. Siete de los enlaces son conexiones rápidas con otras autopistas. A lo largo de sus 108 km, hay 232 puentes. La 407 ETR fue la primera autopista con peaje electrónico de libre acceso en el mundo. El novedoso sistema de peaje de la autopista 407 ETR evita al usuario detenerse en los arcos de entrada y salida, los cuales detectan los vehículos mediante dispositivos transmisores de matrícula, calculan la ruta realizada y gestionan la facturación. El cliente recibe la factura de forma automática, gestionándose al año más de 20 millones de facturas.

Por utilizar la autopista 407 ETR, los conductores emiten 108 mil toneladas métricas de CO2 menos cada año. Esto es debido a las velocidades más elevadas y consistentes que están más cercanas a la velocidad en que las emisiones son minimizadas comparado con las velocidades habituales en las congestionadas vías alternativas.

Ferrovial ha aumentado un 5% su beneficio operativo gracias a las autopistas americanas en el primer trimestre

Desde 2019 a 2021, los dividendos que ha recibido Ferrovial de autopistas suman 1.283 millones de euros. En 2021, Ferrovial consiguió dividendos por 550 millones de euros. De esa cantidad, 469 tuvieron como origen autopistas. Así, la denominada como joya de la corona, la 407 ETR canadiense, aportó a las arcas de Ferrovial 164 millones de euros. 

Las Managed Lanes de Texas, por su parte, supusieron 220 millones (167 millones de la LBJ y 53 millones de la NTE). Y el resto de autopistas sumaron otros 85 millones en dividendos. Si nos remitimos a 2020, la ecuación es muy similar. De los 458 millones de euros recibidos por Ferrovial, las autopistas sumaron 339 millones de euros. Una vez más, la 407 ETR fue su particular «gallina de los huevos de oro», con 160 millones. La LBJ sumó 109 millones y la NTE, otros 25 millones. El resto de autopistas añadieron 45 millones más.

Y, en 2019, el año previo a la pandemia, las autopistas siguieron por encima de los aeropuertos. Aunque las diferencias no fueron tan amplias. Así, las autopistas aportaron 475 millones de euros en dividendos, frente a los 162 de los aeropuertos. Es decir, tres veces más. No seis veces, como ha sucedido en el último trienio. En este año prepandemia, la ETR 407 aportó 309 millones; y la NTE, 166 millones. 

HEATHROW, SU JOYA DAÑADA

Como hemos señalado anteriormente, Ferrovial tiene dos «niñas bonitas», pero hay una que no le sigue el ritmo a la otra. Se trata de aeropuertos. La compañía ha comprado en Turquía el 60% del aeropuerto turístico Dalamamn por 140 millones de euros. Una concesión que se alarga hasta 2042. Y ha alcanzado un acuerdo de exclusividad para negociar con Carlyle su participación en el consorcio de la nueva terminal del aeropuerto T1 en el aeropuerto JFK de Nueva York. El importe de la transacción es de unos 880 millones de euros.

Dentro de aeropuertos, encontramos su otra joya de la corona: el aeropuerto de Heathrow, que por primera vez en 2022 no le ha aportado dividendos. La empresa de Rafael del Pino posee el 25% del capital de Heathrow Airports Holdings (HAH), la sociedad titular del aeropuerto en la que también participan otros socios. Este porcentaje le lleva a ser el principal accionista y, además, el único con perfil industrial. El resto de titulares significativos de la compañía son el fondo soberano de Qatar (20,00%), el de Singapur (11,20%) y el fondo de pensiones canadiense CDPQ (10%).

La importancia del aeropuerto Heathrow es muy significativa para Ferrovial, por la cantidad de pasajeros que pasan por él y su posición estratégica. Y aunque lleve tiempo sin dar motivos de alegría, Ferrovial tiene que ser paciente y no puede deshacerse de él. En algún momento volverá a sacarle partido, pero hasta entonces, su verdadera baza se encuentra en Canadá.


- Publicidad -