lunes, 23 mayo 2022 21:50

La paciencia infinita de Ferrovial con el aeropuerto de Heathrow

Heathrow, el aeropuerto más utilizado de Europa hasta antes de la crisis del tráfico aéreo, ha seguido haciéndoselo pasar mal durante 2021 por las restricciones del Gobierno británico a Ferrovial. Las medidas para poner fin a la crisis del covid-19 pasaron factura en sus cifras vitales, pero también en las de sus propietarios. Ferrovial, uno de sus accionistas y único socio industrial del proyecto, asestó un puñetazo de 238 millones por la mala productividad de la empresa que, además, es la primera vez que no suma dividendos a la compañía que cotiza en el parqué bursátil español desde el comienzo de la pandemia. Y es que, aeropuertos y autopistas son las dos patas principales que sostienen a Ferrovial. En su plan Horizon 2020-2024, la compañía debe reunir 4.000 euros de dividendos de su cartera de infraestructuras. Pero desde hace un tiempo, la pata que pertenece a aeropuertos cojea. la Para 2022, el reparto de beneficios estará condicionado por las condiciones que pauten sus acreedores.

Así lo explica la compañía presidida por Rafael del Pino en el informe que ha facilitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que hace referencia a cuáles fueron las cifras del gran aeropuerto londinense a cierre de 2021. Una pequeña mejora de las ventas del 3% hasta alcanzar los 1.214 millones de euros de ingresos, cifra insuficiente para evitar las pérdidas. El resultado financiero fue negativo y los números rojos terminaron siendo de 1.162 millones, superiores incluso a los de año anterior.

La pandemia ha venido a trastocar los planes que Ferrovial tenía en cuanto a dividendos en su Plan Horizon 2020-2024. En dicho plan, y para esos años, la compañía debía sumar 4.000 euros de dividendos de su cartera de infraestructuras.

De esa cantidad, el 78% correspondería a autopista: 3.280 millones. El 22% restante, a aeropuertos y otros servicios. En los dos primeros años, autopistas suma 808 millones; aeropuertos, 29 millones; y servicios, 132 millones. En total, 969 millones. En los próximos tres años, Ferrovial debe sumar 3.031 millones en dividendos para cumplir con su Plan Horizon.

Aeropuertos y autopistas son las dos joyas de la corona de Ferrovial. Tanto es así que la compañía presidida por Rafael del Pino ha puesto el foco en el nuevo plan de desarrollo de autopistas bajo la modalidad de Managed Lanes en Georgia (Estados Unidos). También busca crecer en la India, tras su entrada en la firma de autopistas IRB con un 14,86% del capital por 369 millones de euros.

Aeropuertos no le sigue el ritmo. Ha comprado en Turquía el 60% del aeropuerto turístico Dalamamn por 140 millones de euros. Una concesión que se alarga hasta 2042. Y ha alcanzado un acuerdo de exclusividad para negociar con Carlyle su participación en el consorcio de la nueva terminal del aeropuerto T1 en el aeropuerto JFK de Nueva York. El importe de la transacción es de unos 880 millones de euros.

La parte de autopistas de Ferrovial multiplica por seis en dividendos a la parte de aeropuertos

No obstante, y desde 2020, una de las joyas de la corona le está proporcionando más buenas noticias que la otra en lo que se refiere a dividendos recibidos. Se trata de autopistas. Desde 2019 a 2021, los dividendos que ha recibido Ferrovial de autopistas suman 1.283 millones de euros. En el caso de los aeropuertos, esa cantidad se ha quedado en 191 millones. Por tanto, autopistas multiplica por seis los dividendos de aeropuertos.

SU GALLINA DE HUEVOS DE ORO

La importancia de Heathrow es muy significativa para Ferrovial. Y aunque lleve tiempo sin reportarle beneficios, no puede deshacerse de ella. En algún momento volverá a sacarle partido.

La empresa de Rafael del Pino posee el 25% del capital de Heathrow Airports Holdings (HAH), la sociedad titular del aeropuerto en la que también participan otros socios. Este porcentaje le lleva a ser el principal accionista y, además, el único con perfil industrial. El resto de titulares significativos de la compañía son el fondo soberano de Qatar (20,00%), el de Singapur (11,20%) y el fondo de pensiones canadiense CDPQ (10%).

El porrazo de 238 millones de Heathrow en Ferrovial por hacer más fuerte su participación gracias a la fórmula de puesta en equivalencia es el de mayor envergadura de todas sus participadas. El otro golpe fue de 20 millones y los protagonistas fueron el resto de aeropuertos extranjeros agrupados en la sociedad AGS (Aberdeen, Glasgow y Southampton). Solventó el resultado final la autopista 407 de Canadá, que aportó 81 millones a Ferrovial. Estos ajustes de consolidación por la influencia que tiene Ferrovial en estas participadas no impidieron que la cotizada española registrase unos beneficios globales de 1.197 millones de euros. El resultado bruto de explotación de la compañía también mejoró (fue de 596 millones de euros, un 39,5% más en términos comparables) y las ventas alcanzaron cifras prepandemia. En concreto, se elevaron un 5,4% -también en términos comparables- hasta los 6.778 millones de euros.


- Publicidad -