lunes, 23 mayo 2022 18:40

Bruselas se impone a las pretensiones de Ribera

Teresa Ribera empieza a acostumbrarse a que sus propuestas no prosperen en la Comisión Europea, aunque después ella venda los resultados, por muy pírricos que sean, como grandes victorias. En esta ocasión la ministra para la Transición Ecológica fue convocada de urgencia, junto al ministro de Medio Ambiente portugués, José Duarte, para mantener una reunión con la comisaria europea de Competencia, la danesa Margrethe Vestager. El objetivo con el que Ribera y Duarte llegaron a la reunión era limitar el precio del gas en 30 euros MWh en el mercado eléctrico ibérico y el resultado quedó lejos.

En dicha reunión la comisaria europea dejó bien claro que la Comisión estaba por la labor de ayudar a España y Portugal a conseguir rebajar el precio de la electricidad a través de limitar el precio del gas, pero que no aceptaba la propuesta de los 30 euros el MWh con la que llegaban ambos políticos. La idea de Bruselas era marcar un precio de 50 € MWh, como había filtrado en las últimas fechas, pero Ribera y Duarte, consiguieron que ese precio se rebajara durante los primeros meses hasta los 40 euros.

Como la medida, según las propias palabras de Teresa Ribera tras la reunión, se extenderá por un periodo de 12 meses, la limitación del precio del gas comenzará en los 40 euros, para posiblemente a partir del cuarto mes subirla hasta los 50 euros y que pase a 60 euros en los últimos tres meses, según apuntan fuentes del sector consultadas por MERCA2. Al margen de la duración de cada período, aún por determinar, la consecuencia será que la media de los 12 meses acabará con el precio fijado de 50 euros. Estos plazos deben ser acordados en los próximos días y podrían sufrir algunas variaciones mínimas.

CRÍTICAS A RIBERA: LA FACTURA DE LA LUZ SEGUIRÁ «INFLADÍSIMA»

Una de las primeras organizaciones en valorar el resultado de la reunión ha sido Facua-Consumidores en Acción, que no considera que Teresa Ribera haya vuelto de Bruselas con un triunfo bajo el brazo.

Así, Facua advierte de que los 50 euros/MWh para el gas se traducirán en unos 140 euros/MWh para la electricidad en la subasta diaria. El importe, aunque por debajo de la aberración que viene produciéndose en el mercado en los últimos meses, seguirá provocando un recibo «infladísimo» durante los próximos meses.

Para propiciar una factura razonable, la asociación viene reclamando a Teresa Ribera una fórmula de intervención tarifaria que limite a un máximo de 50 euros/MWh el precio de la electricidad en la subasta diaria -desde finales de los 90 y hasta mediados del año pasado estaba fijado en España en 180 euros, frente a los 3.000 actuales-. Con la fórmula de poner un tope al gas, éste debería situarse en poco más de 10 euros para lograr este objetivo.

Facua advierte de que los 50 euros/MWh para el gas se traducirán en unos 140 euros/MWh para la electricidad en la subasta diaria

Asimismo, Facua insiste en exigir al Gobierno que proteja a las familias por la vía de declararlas a todas -excepto las rentas más altas- consumidores vulnerables, de manera que puedan acogerse coyunturalmente a un bono social especial, que les permitiría pagar tarifas con grandes descuentos sobre lo que dicta el mercado. Se trata de una fórmula que, en opinión de la asociación, respeta el derecho comunitario en materia eléctrica.

PREOCUPACIÓN SOBRE LA ARTICULACIÓN DEL MECANISMO

Sobre el acuerdo alcanzado este martes por Teresa Ribera con la Comisión Europea para limitar el precio del gas también se ha pronunciado también, Feníe Energía. La comercializadora independiente ha mostrado su preocupación sobre cómo se articulará este mecanismo de compensación entre todos los actores del mercado eléctrico.

En este sentido, la compañía ha indicado que la fórmula propuesta por el Gobierno «aboca a las comercializadoras independientes a tener que repercutir a los clientes finales unas cantidades que serían siempre imprevisibles, al depender del precio puntual del gas».

Una situación que, a su parecer, haría «prácticamente imposible» ofrecer precios fijos y condiciones estables a los consumidores e impediría la competencia con las grandes compañías productoras y sus propias comercializadoras.

Feníe Energía defiende que esta compensación provisional en el tiempo se articule mediante un nuevo concepto regulado en la factura de la luz, lo que permitiría que la CNMC pudiera controlar su correcta aplicación a los clientes y también su eliminación cuando finalice esta medida temporal.

En este contexto, la firma ha iniciado una ronda de contactos y reuniones con todos los grupos parlamentarios del Congreso de cara a la próxima tramitación del Real Decreto-ley 6/2022, por el que se adoptan medidas urgentes para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania.

El director de regulación e innovación de Feníe Energía, Javier Bescós, ha manifestado que las decisiones que se tienen que tomar para bajar el precio de la electricidad «pueden tener consecuencias a medio y largo plazo en el mercado eléctrico y que, en función de la forma en que se adopten, podrían resultar lesivas a la larga para los intereses de los consumidores».

Además, Feníe Energía considera que se debe normalizar inmediatamente la tarifa regulada del gas, toda vez que se ha superado la urgencia provocada por los meses más fríos del invierno.

Por otra parte, la empresa pide que se regulen las subastas de energía de los operadores dominantes de generación, ya que «no es posible que se siga permitiendo y fomentando que la energía de los operadores dominantes solo sea vendida a las comercializadoras de su mismo grupo».


- Publicidad -