domingo, 3 julio 2022 21:18

La trampa del seguro deportivo: lo que la ley te da, la ley te lo quita

La Ley del Deporte está abocada al cambio. Tras más de 30 años, todo indica que en los próximos meses entrará en vigor la nueva legislación deportiva. Aún ello, hoy por hoy sigue vigente la actual Ley del Deporte, la cual se ha convertido en un escollo para varios deportistas. Desde Merca2 venimos lanzando una serie de artículos explicando las complicaciones que genera dicha ley, sobre todo para aquellos atletas accidentados con lesiones medulares. 

El papel de las federaciones es clave en esta historia. Y es que son estos organismos los encargados de amparar a los deportistas a través de un seguro deportivo. Las federaciones tienen la obligación de suscribir a todos sus afiliados a un seguro que les cubra en caso de lesiones.

Pese a ello, la realidad es que los deportistas que sufren lesiones graves se ven desamparados. Y es que todo parte desde una ley que está desactualizada. Ésta no ofrece las prestaciones correctas para los deportistas en materia de aseguramiento. La Ley del Deporte viene acompañada de un Real Decreto que data de 1993: Seguro Obligatorio Deportivo. 

LA LEY SE QUEDA LEJOS DE LAS EXPECTATIVAS

El decreto viene a decir que todos los deportistas federados están amparados bajo este seguro que, por supuesto, es obligatorio. La norma determina que en caso de accidente que acabe con invalidez absoluta, el deportista percibirá una cuantía de 12.020,24 euros. En caso de muerte, la indemnización es ligeramente superior a los 6.000 euros. Sea como fuere, estos pagos se quedan lejos de las exigencias de aquellos deportistas que lamentablemente viven la peor cara del deporte. 

EL ASEGURAMIENTO DEPORTIVO ES UNO DE LOS LASTRES DE LA LEY DEL DEPORTE

Además de esto, otra evidencia de que la Ley del Deporte es una norma desactualizada la cual no ampara a los deportistas como debe es que no trata por igual a todos los atletas. En Merca2 hemos contado varios casos en los que los deportistas tienen un accidente y les toca batallar con el seguro para percibir una indemnización que en algunos casos no llega. El ejemplo de Lucas de Ulacia, motociclista que sufrió un accidente grave, es el mejor. El deportista se quedó tetrapléjico a raíz del accidente, y en su caso percibió algo más de 18.000 euros, una cantidad ínfima para cubrir todos los tratamientos que necesita. 

6.000 EUROS POR UN CORTE

Pese a esto, hay casos en los que por accidentes menores se ha llegado a indemnizar al deportista con cuantías superiores a proporción de la lesión que sufren. Por ejemplo, en 2008, una jugadora de voleibol playa percibió una indemnización cercana a los 6.000 euros por un corte que sufrió en su rodilla izquierda, tal y como detalla el BOE. La jugadora reclamó directamente a la Administración Pública debido al que el corte se produjo por un ladrillo que estaba en la arena de la playa. En este caso, se dictaminó que la organización debió revisar la cancha de juego, y que por ello la jugadora sufrió dicho daño.

los parámetros jurídicos NO deben FIJAR si una persona vale más o menos

Teniendo en cuenta que este tipo de accidentes se encuadra dentro de un seguro de responsabilidad civil, la indemnización que recibió fue correcta. Y es que el único baremo legal que hay hoy en día para determinar el daño corporal es el de tráfico. Pese a ello, la jugadora no dejó de sufrir un accidente en medio de una práctica deportiva, y recibió 5.747,49 euros por ello. 

Naturalmente cada caso es un mundo, y basándonos en lo que determina la ley, el seguro deportivo no es igual que un seguro de responsabilidad civil. Aún ello, es sorprendente que a un deportista que tiene una lesión medular se le indemnice con algo más de 12.000 euros, mientras que a otros deportistas (alegando de forma correcta el motivo del accidente) se le pague con casi 6.000 euros por una lesión tremendamente menor que una tetraplejia.

Al fin y al cabo, lejos de la situación en la que se produjeran los accidentes, estos atletas se lesionaron practicando deporte. Obviamente cada actor de estas historias mira por sí mismo, pero la realidad es que los únicos que pierden son los deportistas. 

LA LEY DEL DEPORTE NO ES JUSTA

Lejos de determinar si el seguro de responsabilidad civil es adecuado o no, el quid de la cuestión va en que el aseguramiento deportivo es paupérrimo. No da la cobertura suficiente a los deportistas, y este tipo de casos lo evidencia. Los deportistas deben ser tratados de forma justa y, en ningún caso los parámetros jurídicos deben determinar si una persona vale más o menos. La nueva Ley del Deporte debe reformar el aseguramiento deportivo. Se trata de uno de los lastres de la norma aún vigente. Es evidente que a todos les gustaría que hubiese una legislación que diese una mayor cobertura a todos los deportistas. 

TODO APUNTA A QUE LA NUEVA LEY DEL DEPORTE ENTRARÁ EN VIGOR ESTE AÑO

La actual Ley del Deporte no es equitativa, es algo evidente. Pese a que la nueva legislación deportiva está cerca, la realidad es que aquellos deportistas lesionados ya no podrán hacer nada. La aún ley vigente no responde de la misma forma por todos los atletas, algo paradójico teniendo en cuenta que se trata de la norma que debe cubrir a todos los deportistas por igual. 

Viendo la cantidad de ejemplos que muestran la dejadez que han sufrido los deportistas por parte de la Ley del Deporte y de las federaciones correspondientes, se antoja clave que esto no vuelva a pasar. La nueva legislación debe ser justa, y ofrecer unas prestaciones correctas a los atletas. Hoy por hoy, es una ley confusa, en la que intervienen más factores jurídicos. La solución puede estar en ofrecer un seguro universal mucho mejor, o marcar unas pautas en las que se estimen unas indemnizaciones a proporción del riesgo asociado por el deporte. Lejos de hipótesis, está por ver cómo es la nueva Ley del Deporte y si realmente logra satisfacer a todos los deportistas. 


- Publicidad -