martes, 28 junio 2022 20:02

Sánchez-Prieto (Iberia): la fusión con Air Europa es «una apuesta» por Barajas

El presidente y consejero delegado de Iberia, Javier Sánchez-Prieto, ha destacado la importancia de alcanzar un acuerdo con Air Europa que permita la creación de un gran operador en Barajas que le permita competir a nivel global como un gran ‘hub’.

Durante su intervención en el Foro de Aviación y Turismo organizado por Ciudadanos y el eurodiputado José Ramón Bauzá este lunes en Madrid, Sánchez-Prieto ha reivindicado el aeropuerto de Barajas como nexo de unión entre continentes, ya que dispone de una posición geográfica privilegiada y una infraestructura adecuada.

No obstante, ha abogado por mejorar la interconexión en el aeropuerto de Madrid, en concreto potenciando su conexión ferroviaria directa.

«A Barajas le falta el desarrollo de la carga aérea y una actividad menos estacional»

Asimismo, ha indicado que al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas le “falta” el desarrollo de la carga aérea, “muy importante para soportar el negocio” y una actividad “menos estacional”, por lo que ha defendido que el aeropuerto necesita desarrollar más ese ámbito. En este sentido, ha incidido en la necesidad de disponer de un operador que sea capaz de desarrollar la actividad en Barajas como ‘hub’, momento en el que ha señalado que la adquisición de Air Europa es “necesaria para tener ese operador que permita” desarrollar esa actividad.

Asimismo, ha comentado la mala conexión que tiene el aeropuerto con Asia, algo que debe mejorar para mantener la competitividad, sobre todo teniendo en cuenta que el futuro del turismo estará “en el sureste asiático”, donde el auge de las clases medias derivará en millones de turistas nuevos.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha inaugurado el acto, ha mostrado su determinación por que el aeropuerto de Barajas se convierta en un gran centro de conexiones aéreas y ha transmitido su apoyo al sector aéreo como motor de “prosperidad”.

Por otro lado, el consejero delegado de Iberia ha indicado que la pandemia ha sido una “demostración de la ceremonia de la confusión”, con una gran descoordinación entre países y “una locura”, en la que la compañía que dirige ha “palmado mucho dinero”.

No obstante, pese a quejarse de no haber recibido ayudas directas, ha resaltado que el mecanismo de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ha funcionado “muy bien”.

El vicepresidente de Qatar Airways, Paul Robert Starrs, ha coincidido en la mala gestión durante la pandemia y ha lamentado que hay ciertos tipos de viajes, como los corporativos, a los que les va a costar más volver, porque ha cambiado la forma de hacer los negocios pasando a las reuniones telemáticas. “Es terrible”, ha resumido el directivo, incidiendo en que si esta forma de trabajo telemática se mantiene los viajes de negocios tardarán en volver.

EL IMPACTO DE LA GUERRA EN UCRANIA

Tras la crisis del coronavirus, Sánchez-Prieto considera que no se ha recuperado la calma y que sigue siendo “un mundo turbulento”, en especial por el conflicto bélico en Ucrania, que incrementa los vuelos internacionales que atraviesan la zona en hasta cuatro horas y con el combustible marcando récords de precio.

Aún así, ha lanzado un mensaje de “optimismo”, subrayando que la demanda “vuelve súper rápido”, que la gente “quiere salir, quiere viajar”, ya que “hemos conocido un mundo sin viajar y no nos ha gustado”.

Por su parte, el director general de la Asociación Internacional de Aviación Civil (IATA, por sus siglas en inglés), Willie Walsh, ha calificado de “terrible” lo que está ocurriendo en Ucrania y ha resaltado que existe un “desafío” en cuanto a si la industria será capaz de absorber el coste adicional del petróleo, esgrimiendo que no cree “que sea posible”.

Asimismo, ha señalado que el conflicto tendrá impacto en la demanda y, sobre todo, en los tiempos de vuelo, ya que el espacio aéreo de Rusia y de Ucrania está cerrado y, al igual que Sánchez-Prieto, ha subrayado que el tiempo de vuelo entre Europa y Asia se ha incrementado en unas cuatro o cuatro horas y media.

Por último, los tres ejecutivos de la aviación han coincidido en que el sector debe apostar y transformarse hacia la sostenibilidad a través de aviones más eficientes pero, sobre todo, a través de combustibles de aviación sostenibles (SAF), por sus siglas en inglés.

PRÉSTAMO DE 100 MILLONES A GLOBALIA

Tal y como se anunció hace poco más de diez días, International Airlines Group (IAGy Globalia han llegado a un acuerdo por el que el Grupo de aerolíneas propietaria de Iberia, concederá a Globalia, matriz de Air Europa, un préstamo no garantizado de 100 millones de euros a siete años con la opción de convertirlo en una participación de hasta un 20% en el capital de Air Europa.

Según el comunicado de IAG a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el acuerdo prevé un periodo de exclusividad de un año mientras se llevan a cabo las conversaciones y va acompañado de un derecho a igualar cualquier oferta de terceros por la aerolínea en los próximos tres años, junto con un derecho de salida junto a Globalia en caso de que ésta decida vender Air Europa en cualquier momento en el futuro.

Esta operación está condicionada a que Globalia reciba la aprobación de los bancos sindicados que facilitaron el contrato de préstamo parcialmente garantizado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

En concreto, el Gobierno español inyectó 615 millones de euros en la aerolínea de Globalia mediante un préstamo avalado por el ICO por importe de 140 millones y un rescate de 475 millones autorizado por la SEPI.

En principio, Globalia no tiene que devolver el dinero hasta 2024, pero tiene que resolver su situación antes del 1 de julio, que es cuando vence la moratoria a compañías con patrimonio negativo.

La delicada situación de la aerolínea de Globalia, con una elevada deuda (cerca de 800 millones), pérdidas que arrastra del pasado año (428 millones de euros) y el dinero público que debe (más de 600 millones), podría requerir una nueva inyección de al menos 200 millones para evitar el preconcurso cuando expire la moratoria decretada por el Gobierno.


- Publicidad -