miércoles, 17 agosto 2022 13:22

Berlusconi y Prado asaltan Mediaset España

Cuando Borja Prado dejó la presidencia de Endesa en 2019 no abandonó su puesto de consejero en Mediaset España. Dos años más tarde, Borja Prado será el nuevo presidente de Mediaset España, tras sustitutir al eterno Alejandro Echevarría, tras 26 años en el cargo y será el presidente de Honor de la empresa española.

El exbanquero fue nombrado presidente no ejecutivo de la compañía controlada en un 51% por Silvio Berlusconi. Ahora, la dupla trata de nuevo de hacerse con el control total de la compañía. Su primer intento fue en 2019, cuando Prado se encontraba en el consejo de administración.

El magnate italiano intentó su asalto hace tres años, cuando Prado se marchó de la eléctrica, pero la opa no cuajó. Tres años más tarde intenta ahora un movimiento de mayor envergadura, crear el grupo televisivo más importante de Europa. Este gigante europeo es el gran proyecto de Berlusconi, que pilota la operación desde MFE –Media For Europe, la antigua Mediaset Spa-. El movimiento de Berlusconi sobre Mediaset España ha obligado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a suspender su cotización.

MEDIASET INTENTÓ ESTE ASALTO QUE NO CUAJÓ EN 2019

Su intención fue lanzar una opa en 2019, pero no cuajó. Ahora, dos años y medio después, vuelve a la carga pero con Prado en la presidencia no ejecutiva de Mediaset España, la dueña de Telecinco y Cuatro. Y es que, es la única pata que falta para que la antigua Mediaset Spa tome el control de la alemana ProsiebenSat.1.

Mediaset España controla el 9,7% del capital de la alemana, mientras que la matriz italiana ostenta el 8,1%. De esta forma, ambos grupos de la órbita de Berlusconi ostentan el 17,8% y añaden otro 6,5% en derivados. Mediaset España, con Prado al frente, cortó de raíz la retribución a los accionistas y utiliza el capital para engrosar el paquete de ProsebenSat1.

Hace dos y medio, Vivendi y Vicent Bolloré bloquearon la operación de Berlusconi, una opa que terminó en los tribunales. Mediaset quería blindar su participación con las “acciones de lealtad”, que otorgaban derechos de voto sin incrementar la participación de la compañía. De esta forma, Vivendi no hubiera tenido la voz representativa que le otorgaba su 30%. En 2021, se selló la paz con la retirada de Vivendi, despejando así el camino para el italiano.

BORJA PRADO, EL HOMBRE PUENTE ENTRE ITALIA Y ESPAÑA

No es la primera vez que Prado actúa como el hombre de confianza de empresas italianas. Con Endesa, el grupo del país trasalpino Enel le puso en lo más alto en 2009, tras comprar a Acciona la participación en la eléctrica. Fulvio Conti, el consejero delegado y ejecutor de la operación, terminó con el control del 90% de Endesa.

El nombramiento de Prado se debió en gran parte a su gestión en el italiano Mediobanca, así como en sus cargos en UBS, Rothschild y Lazard. En 2014, Francesco Starace tomó las riendas de Enel y comenzó un duro periplo para Endesa. Primero se traspasaron todos los activos de Latinoamérica a Enel y después se engordaron las arcas con los dividendos de la española, cuyos activos se centraron básicamente en España. Poco después llegaría José Bogas, con una extensa experiencia en la empresa.

Prado tiene ahora un alto poder de decisión, aunque no sea ejecutivo. Y es que, el ex de Endesa maneja con gran soltura las relaciones institucionales y sólo tendría que convencer al consejo para que Berlusconi obtuviera su mayor premio.

BERLUSCONI SE APOYA EN PRADO PARA CONVENCER AL CONSEJO

Berlusconi asegura que tan sólo estudia, entre otras operaciones, su estrategia en relación con su participación en Mediaset España. Entre este lunes y este martes, el consejo tomará la decisión de si lanzar una opa sobre Mediaset España es el camino adecuado. Con esta operación, MFE se haría con el 44,3% del capital que no posee de Mediaset España. Una vez ejecutada, se integraría en la matriz. Al precio actual del mercado, la operación supondría unos 700 millones de euros.

Sin embargo, los analistas consultados por MERCA2 apuntan a precios más elevados. “Berlusconi busca fusionar ambas entidades, y esto es algo que llevan queriendo hacer la compañía desde hace tiempo, sobre todo en el año 2019 cuando la operación se vio frustrada”, ha destacado Diego Morín, analista de IG Markets. Además, con Prado en la presidencia la operación será más factible debido a su experiencia en “adquisiciones y también en fusiones, un movimiento estratégico del grupo”.

BERLUSCONI VOLARARÍA A MEDIASET ESPAÑA EN NO MENOS DE 800 MILLONES

La OPA podría alcanzar, según sus cálculos, entre los 800 y 830 millones de euros, entre un 15% y un 18% de prima respecto a los 5,12 euros que ha marcado Mediaset España antes de la suspensión. De esta forma, la opa tendría entre unos 6 y los 6,3 euros por acción. Sin embargo, tal y como ha apuntado Morín, “todo está en el aire”.

En el caso de ser un inversor de Mediaset, Morín ha indicado que habría que acudir dependiendo del precio de la operación. “En principio, cualquier precio posterior al actual, sería interesante de seguir”, ha considerado.

Asimismo, cree que Mediaset España terminará en el perímetro de Media For Europe (MFE), con posibilidad incluso de poder sobreponderar el valor a zonas de 6,5 o incluso 7 euros de cara a los inversores”.


- Publicidad -