miércoles, 29 junio 2022 20:55

Así son los presagios de Francisco Reynés tras la escisión de Naturgy

No se imaginaba Francisco Reynés que el anuncio a bombo y platillo del spin-off de Naturgy iba a ser tan duramente castigado por los inversores en la última jornada bursátil de la semana. Las acciones del gigante energético se desplomaron en una sesión para olvidar en la que su cotización mermó un 11,94% salvando a duras penas la resistencia de los 25 euros (25,01 euros). Pudo ser peor, porque 20 minutos antes del cierre caía más de un 12%. Sin embargo el presidente ejecutivo de Naturgy no se pone nervioso y considera que la escisión del grupo en dos compañías permitirá ser «más competitivos» a la hora de buscar «nuevos proyectos de crecimiento en el futuro».

Ya desde primera hora de la mañana del viernes se podía comprobar el temor que se cernía sobre la operación y a mediodía la caída rozaba el 10%. Desde entonces se mantuvo en esos niveles hasta que retrocedió un poco más en los últimos movimientos de la jornada.

Reynés presentó a los analistas el ‘proyecto Géminis’, que supondrá la división de Naturgy en dos compañías, una con los activos regulados de gas y electricidad (infraestructuras de red) en España y el resto de países donde está presente, y la otra con los negocios liberalizados (generación, tanto convencional como renovable, y comercialización). Nada nuevo en el panorama empresarial mundial, donde cada vez son más habituales este tipo de operaciones, pero si en España, donde todavía no estamos acostumbrados, aunque pronto veremos otras escisiones en empresas importantes.

En la conferencia, el ejecutivo de la energética defendió que el coste de la pérdida de sinergias por la nueva estructura que supondrá la escisión de Naturgy en estos dos grupos cotizados será «absolutamente insignificante».

Además, Reynés insistió ante los analistas en que el objetivo del  ‘proyecto Géminis’ es «la creación de valor», a través de la focalización del negocio. Desde la cúpula de la gasista se entiende el nerviosismo de los inversores, pero se espera que pronto las aguas vuelvan a su cauce y el castigo al valor no se prolongue.

DE OPA EN OPA Y …

El proyecto Géminis ha sido la noticia energética de la semana, y los análisis no se han hecho esperar. Goldman Sachs cree que, tras este movimiento, Naturgy tiene entre un 30 y un 50% de posibilidades de convertirse en el objetivo de una opa, y recordemos cómo sentó en la gasista la opa parcial del fondo australiano IFM que de resolvió hace apenas cuatro meses (octubre de 2021).

El análisis indica que la decisión de escisión de sus negocios puede incrementar el valor de las partes resultantes, pero del mismo modo abre la puerta a la llegada de ofertas por el menor volumen del ticket a la hora de acometer una posible adquisición.

El grupo de banca de inversión y de valores ha elevado el precio objetivo de la acción de Naturgy desde los 19 euros a los 25 euros para los próximos doce meses. Precisamente el precio al que cerró el pasado viernes.

ENFOQUE “OPORTUNISTA” ANTE FUSIONES Y ADQUISICIONES

Los directivos de la energética, no quieren oír hablar de ser objeto de otra opa y destacaron que el grupo mantendrá su enfoque «oportunista» ante posibles fusiones y adquisiciones.

Respecto al calendario previsto, el plan de la compañía pasa por la votación de la escisión en una Junta General de accionistas extraordinaria el próximo otoño, para dar por concluida la división antes de finales de 2022.

LOS ANALISTAS VEN DIFÍCIL LA CREACIÓN DE MÁS VALOR

Los analistas financieros han acogido con frialdad la operación al considerar que será difícil la creación de más valor. En un informe sobre la operación, Credit Suisse señala que al precio actual de las acciones, éstas «ya descuentan los múltiplos de fusiones y adquisiciones para sus divisiones clave», por lo que, «extraer más valor será un desafío».

Mientras, los analistas de Bankinter creen que la operación representa «una buena noticia», aunque «no ven mucho potencial de revalorización», desde el Banco Sabadell se estima que la creación de valor» será a medio plazo y podría ser «asimétrica» entre las dos compañías surgidas de la escisión de Naturgy.

Además, los analistas de Sabadell advierten de que la actual cotización de Naturgy «ya estaría descontando un escenario optimista de rotación de activos (a múltiplos atractivos) y desarrollo renovable».

Lo que está claro es que los accionistas de la gasista no ganan para sobresaltos. Desde que en enero de 2021 IFM lanzara su opa parcial, han pasado poco más de 12 meses en los que sus acciones han estado en boca de todos, revalorizándose ante el deseo de compra de IFM y Criteria y devaluándose como ahora, ante el temor una operación de esta magnitud.


- Publicidad -