lunes, 17 enero 2022 15:37

Así es la alternativa de Seat para evitar su propio ‘caso Nissan’

Después de casi un mes parada, la planta de Seat en Martorell ha vuelto a funcionar. A pesar de los buenos resultados de ventas, la marca de automóviles no consigue remontar de la grave crisis que están viviendo a causa de la falta de microchips. Sin embargo, la fábrica ya está pensando en su posible solución para levantarse de nuevo.

Según han confirmado fuentes de la empresa, la planta ha reabierto con un turno en la línea 1, dos turnos en la línea 2 y ninguno en la línea 3. Pero, esta reactivación de Seat en Martorell se está viendo empañada con la posible renegociación del ERTE, para ampliarlo a más trabajadores.

Matías Carnero, el presidente del comité de empresa de Seat, ha recordado que aún hay 3.000 trabajadores afectados por el expediente de regulación temporal de empleo y que «esto se puede mantener durante todo el primer trimestre». Este ERTE está aprobado y asegurado hasta junio. Sin embargo, plantea que, con la situación actual, los turnos que se pueden ver afectados por el paro se cubrirán antes de plazo, por lo que será necesario volver a negociarlo.

Esta crisis le ha afectado en su presencia en el mercado. Por primera vez, Stellantis ha conseguido imponerse a Seat en cuota de mercado, registrando un 25,4% gracias, entre otras cosas, a la adquisición de Fiat. Sin embargo, el Seat Arona ha sido el vehículo más vendido de España con 21.946 unidades de las 859.477 matriculaciones que se han hecho en España en 2021. Además, Cupra también ha batido récords con 11.090 vehículos vendidos.

Los sindicatos no ven con buenos ojos el plan de Seat de electrificar Martorell

ELECTRIFICACIÓN DE SEAT EN MARTORELL

Ni los buenos datos de ventas que ha cosechado Seat en 2021 ha conseguido frenar sus problemas en la planta de Martorell con la escasez de microchips que le lleva azotando a las fábricas de automóviles más de un año. Es por eso que las factorías españolas ya están buscando alternativas para poder garantizar el futuro de sus plantas y no verse en la misma situación que Nissan.

El plan de todas las marcas pasa por la electrificación. Sin embargo, la situación varía mucho de unas a otras. Como ya ha contado MERCA2, Ford es la que más se está agarrando a esta alternativa para conseguir imponerse sobre la planta alemana situada en Saarlouis.

Sin embargo, es Seat la que lleva más camino andado en el mundo del vehículo eléctrico gracias a la gran apuesta de la planta catalana por Cupra. Desde que esta marca viese la luz en 2018, no ha parado de crecer y más desde que incorporaron el Cupra Born, el primer modelo de esta marca 100% eléctrico.

El objetivo que tiene el grupo Volkswagen con Martorell es convertirla en una planta completamente eléctrica. A pesar de que las cláusulas europeas impuestas por la Unión Europea impidan que el proyecto de construir una gigafactorías de baterías en esta parcela catalana, el grupo alemán ya tenía su propia alternativa.

Antes de cerrar el pasado año, Seat inauguraba el Test Center Energy, un nuevo centro de investigación y desarrollo de baterías para coches eléctricos e híbridos enchufables. Para poner a rodar este proyecto, la compañía ha invertido más de 7 millones de euros. Este centro es el primero que el conglomerado abre en Europa fuera de Alemania, su país natal. Además de estos dos centros, tiene otros en China y Estados Unidos.

El objetivo del grupo, a través de Seat, es claro: convertir a España en un ‘hub’ europeo líder en movilidad eléctrica. Para liderar este sector, la marca automovilística ha desarrollado un plan de inversiones de 5.000 millones de euros, que forma parte del proyecto de electrificación en España.

LOS SINDICATOS NO ESTÁN DE ACUERDO

Sin embargo, parece que este plan de electrificación de la planta no está siendo bien recibido por los sindicatos de Seat. En el plan del conglomerado alemán, el grupo espera poder fabricar en Martorell tres modelos eléctricos de Cupra, Skoda y Volkswagen, con una previsión ya anunciada hace meses de llegar a los 500.000 vehículos al año.

Sin embargo, para los sindicatos estas previsiones harán que sobre mano de obra. Según declaran los sindicatos, para fabricar un coche de combustión se destinaban entre 17 y 23 horas de trabajo por unidad en función del modelo. Pero, en el nuevo modelo eléctrico compacto, el tiempo se reducirá a 12 horas. «Con un volumen de 500.000 vehículos al año tenemos un problema de empleo a la vista. Los números no salen», asegura el secretario general de CCOO en Seat, Rafa Guerrero.

Además, piden tener en cuenta los puestos de trabajos indirectos que generan, como la fábrica que realiza las cajas de cambios manuales para Seat situada en El Prat. Con el nuevo modelo de vehículo que quieren implantar en Martorell no habría demanda que cubrir por parte de los 1.000 trabajadores de esa factoría.

Otro punto que tampoco aceptan los sindicatos de la planta catalana es que se potenciaría la rivalidad con su homóloga de Navarra. Los sindicatos temen que las relaciones laborales se puedan tensar si las dos plantas entran en competencia en la nueva etapa que se abrirá con la electrificación de ambas fábricas.


- Publicidad -