jueves, 18 agosto 2022 3:57

El MWh en 2021: el año en que España se hizo experta en energía

El 2021 será recordado durante mucho tiempo como el año en el que España se hizo experta en energía, más concretamente en generación, comercialización de la electricidad y en los precios del gas. Pocos son los españoles que no se han preocupado de saber un poco o bastante más sobre energía de lo que conocían. Y esto no responde a una moda o a una nueva tendencia, sino a la imperiosa necesidad de informarse sobre cómo afectarían a las economías familiares y empresariales los continuos récords del precio de la electricidad registrados en el mercado mayorista.

El año comenzó con el MWh a 42,51 euros de media el día 1 de enero. Un precio normal, que suponía un incremento de unos cinco euros con respecto al mismo día de 2020, algo asumible. Pero en esos primeros días de 2021, todos los meteorólogos anunciaban que se aproximaba una borrasca a la cual llamaron Filomena que iba a teñirlo todo de blanco e iba a poner al país patas arriba, con un frío extremo y duradero.

La borrasca cruzó el país y la tormenta de nieve que dejó a su paso fue histórica, como también fue histórica en ese momento la subida del precio del MWh, que el 7 de enero ya duplicaba el precio de inicio de año pagándose a 88,93 euros.

Pasada filomena, el mercado se tranquilizó, para acabar el mes de enero con un precio medio de 62,85 euros, un 50% más caro que en el mes anterior (diciembre de 2020).

El precio medio en el mercado mayorista en este año 2021 asciende a 111,85 euros/MWh

El mes de febrero dio un respiro a los españoles (28,49 euros MWh de media en todo el mes), que quisimos hacer caso a las palabras de la ministra de Economía, Nadia Calviño, en las que afirmaba que lo ocurrido en enero con la borrasca Filomena se trataba de un episodio «puntual» y que «no podemos hacer pensar que la reforma del sector eléctrico supone que no pueden darse subidas puntuales de la luz». La ministra andaba bastante perdida en un momento en el que los futuros ya auguraban algo de lo que estaba por venir.

Marzo situó el precio de la electricidad al nivel del final de 2020, con unos 45,45 euros de media que, para terminar el invierno, era un precio razonable. Los españoles, ajenos todavía a lo que se venía encima pensaban que en la primavera bajaría un poco ese precio. Pero la sorpresa llegó en abril con el comienzo de la escalada sin igual que ha roto con todos los vaticinios de analistas y, por supuesto, de un Gobierno al que le pilló con el pie cambiado.

Porque en abril el precio medio del MWh volvió a superar los 60 euros, llegando exactamente a los 65,02 euros y mayo se cerró con 65,94 euros de media. Para entonces el Gobierno solo pensaba en sacar adelante su ‘tarifazo’ del mes de junio. Con el que iba a obligar a los españoles acogidos al mercado regulado a cambiar de hábitos, ya saben lo de poner las lavadoras y cocinar a partir de las 12 de la noche o solo los fines de semana, para conseguir un ahorro de un par de euros al mes.

En la nueva tarifa de la luz, que entró en vigor el 1 de junio, bajaba el peso de la potencia contratada en el recibo para subir el del consumo, con lo cual si el precio del MWh subía, como así ha sido y de qué manera, penalizaba más a los consumidores.

¿Y que fue lo que pasó? Pues que en junio el precio se empezó a desbocar de una manera que no se había visto antes. La ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, no le daba importancia y prometía que el nuevo ‘tarifazo’ iba a contribuir a un consumo más responsable y con muy poco esfuerzo los españoles iban a poder ahorrar unos pocos euros.

El devenir de los días le fue haciendo recular hasta que el 24 de junio anunció la bajada del IVA del 21% al 10% y la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica. Unas medidas con las que se esperaba paliar el efecto de la subida de la electricidad, pero que solo se aplicaban a aquellos que tuvieran menos de 10 KW de potencia contratada.

El mes de junio concluyó con el MWh hora a 83,30 euros de media, acercándose peligrosamente a la barrera psicológica de los 100 euros.

SE TRASPASA LA BARRERA DE LOS 100 EUROS

La barrera de los 100€ se traspasó en el mes de julio. Concretamente el martes 20 de julio, que cerró con un precio de 101,82 euros el MWh. El precio más elevado en casi dos décadas, y el segundo más alto de la historia tras el anecdótico registrado el 11 de enero de 2002, cuando se llegó a los 103,76 euros (primera y única vez que se superaban los 100 euros en la historia en España). Fue la antesala del récord absoluto del precio del MWh que se batió un día después, al pagarse el 21 de julio a 106,57 euros.

La tendencia alcista estaba descontrolada y desde el Gobierno no se movía ni un solo dedo a pesar de que las medidas tomadas en junio ya habían sido engullidas por el alza del precio del MWh, que los futuros marcaban precios nunca vistos para los siguientes meses y que muchos pequeños empresarios empezaban a denunciar unas facturas de electricidad inasumibles para sus ya de por sí maltrechos negocios por el efecto de la pandemia. 92,42 euros fue el precio medio del MWh en el séptimo mes del año.

Agosto nos acostumbró a pagar el MWh por encima de 100 euros. Los récords iban cayendo día tras día, y todos los medios de comunicación abrían con la noticia del precio de la electricidad. Sin embargo, eso no era suficiente para que el presidente Pedro Sánchez diera ninguna explicación, ni para que no prolongara una semana sus vacaciones en Canarias.

Los consumidores observaban cada día con estupor el nuevo precio registrado y empezaron a ser habituales las conversaciones sobre el precio del gas natural ruso o argelino, o sobre los precios del gas licuado trasportado en barcos metaneros y, cómo no, sobre la especulación con los derechos de emisión de CO2. El mes acabó con 105,94 euros de media el MWh.

En septiembre la popularidad del Gobierno estaba bajo mínimos y Pedro Sánchez empujó a la ministra Ribera a presentar el ‘decretazo’ con el famoso ‘hachazo’ a los beneficios de las eléctricas y más recortes en las tasas del recibo de la luz. Todo con el fin de que se pagara a final de año lo mismo que en 2018. Promesa que, por mucho que quiera decir lo contrario, no ha cumplido el presidente del Gobierno.

De las consecuencias económicas que tuvo el ‘decretazo’, presentado a toda prisa y con gravísimos errores, ya se ha hablado mucho. Y también de la rectificación que tuvo que hacer a los pocos días la ministra, ante la presión de los mercados y de las grandes eléctricas con las que no se había dignado a negociar. Pero el precio del MWh siguió su escalada imparable para cerrar septiembre a 156,15 euros, un 50% más caro que el mes anterior.

El MWH SUPERA LOS 200 EUROS POR PRIMERA VEZ

Y el primer día de octubre se superó otra de esas barreras psicológicas, los 200 euros. Y no se sobrepasó esa cifra por un poquito, no, se superó a lo grande, porque ya desde unos días antes, cada subidón de precio era de un porcentaje escandaloso: un 13% más en un solo día, hasta los 216,01 euros por megavatio hora.

Fue el anticipo de un mes para echarse a temblar, que concluyó con un precio medio de 204,09 euros. Lo que hacía pocos meses parecía imposible se volvió habitual y pagar el MWh a más de 200 euros fue lo normal a lo largo de todo el mes. El mes más caro de la historia, galardón que le arrebató a septiembre, que a su vez se lo había usurpado al de agosto, que había superado a julio…

EL MWH LLEGA A 300 EUROS Y CASI ALCANZA 400

Noviembre le anduvo cerca a octubre, pero fue un poco menos gravoso para el bolsillo de los ciudadanos. Aunque se batieron algunos récords más, el precio medio del MWh en este mes fue de 193,43 euros. Pero llegó diciembre y como un año así no podía acabar más que a la tremenda, pues eso es lo que se ha vivido.

El día 16 el MWh superó la barrera de los 300 euros, con 302,48 euros, pero tan solo siete días después, el día 23 se quedó a poco de superar la barrera de los 400 euros, marcando unos 383,67 euros que, a día de hoy, es el récord absoluto en la historia de este país. Ese día hubo varios picos por encima de los 400 euros, llegando casi a los 410 euros en horas determinadas.

Este 31 de diciembre, en España se paga el MWh a 140,82 euros, con lo que se cierra el mes con el MWh a 239,17 euros de media, dejando lo de octubre en pecata minuta, y el año 2021 con una media de 111,85 euros el MWh.

La llegada de gas desde Australia, Estados Unidos o Qatar, ha conseguido bajar su precio durante unos pocos días, pero no conviene echar las campanas al vuelo: es casi seguro que en 2022 el MWh supere los 400 euros y más, y como se tuerzan un poco las cosas en los conflictos entre Argelia y Marruecos y entre Rusia y Ucrania, la mítica cifra de los 1.000 euros se podría llegar a ver en momentos de máxima tensión.


- Publicidad -