domingo, 28 noviembre 2021 16:10

Las renovables preparan un alud de demandas contra el bloqueo catalán

Cataluña es la Comunidad Autónoma más rezagada en el desarrollo de las energías renovables. Desde hace diez años no se tramita ningún gran proyecto y un total de 11.455 MW aún esperan su tramitación.

La Generalitat, en vez de apostar por un rápido desarrollo, continúa incrementando los requisitos para continuar con esta paralización. El motivo, según fuentes consultadas, es la presión de los agricultores catalanes, que se quejan de la falta de suelo.

De hecho, la Generalitat ha recogido estas quejas y limitado la superficie en estos campos de cultivo para desarrollar parques fotovoltaico. Según los propios datos del Gobierno catalán, proyectos fotovoltaicos y eólicos, con un total de 11.455 megavatios (MW), permanecen a la espera de la aprobación de la tramitación. «Algunos de ellos desde hace años«, han denunciado las fuentes consultadas.

Los nuevos requisitos de la Generalitat no tienen en cuenta el criterio energético

La Generalitat mantiene su silencio ante esta situación, aunque es muy consciente del problema. Sin embargo, el último decreto aprobado a finales de octubre ha puesto más nervioso a los promotores de estos proyectos. Y es que, aquellos que no pasen el corte antes del 25 de abril perderán los avales. Cada uno de los MW cuenta obligatoriamente con un aval de 40.000 euros, según el nuevo decreto catalán. Por esta razón, los promotores preparan un alud de demandas para reclamar la responsabilidad patrimonial de la Administración si se mantiene el silencio administrativo.

LA GENERALITAT BUSCA TRASLADAR EL PROBLEMA A LOS AYUNTAMIENTOS

Si hay silencio administrativo, como hasta ahora, «los promotores y desarrolladores de estos proyectos acudiremos a los tribunales«, según han confirmado fuentes del sector consultadas por MERCA2.

Así, se pone en juego toda la transformación energética de Cataluña para cumplir con los objetivos de la Agenda 2030. Esta exigencia de Bruselas estipula que el 40% de la energía consumida en Cataluña debe proceder de instalaciones de renovables. En Cataluña no se llega ni al 10%.

Teresa Jordà, consejera de la Generalitat
Teresa Jordà, consejera de la Generalitat

La Generalitat quiere echar balones fuera y deja en manos de los municipios la tramitación de estos proyectos. Sin embargo, ni hay personal ni tampoco éste está cualificado para poder realizar los pertinentes estudios medioambientales. Ahora, la Generalitat ha aprobado recientemente un nuevo decreto a las renovables, que ha sido definido como un nuevo hachazo a la promoción de proyectos de energías renovables al tratarse de una «moratoria encubierta» por los nuevos requisitos exigidos.

LAS RENOVABLES SE JUEGAN CIENTOS DE MILLONES DE EUROS

En Cataluña hay solicitadas un total de 1.397 aerogeneradores y otras 3.689 hectáreas para destinarlas a huertos solares en suelo agrícola, según las cifras públicas del Gobierno catalán. Asimismo, hay solicitadas un total de 14.269 hectáreas.

Hay muchos intereses partidistas para bloquear nuestros proyectos

«De todos estos proyectos no se ha ejecutado ni conectado a la red ni uno solo, básicamente porque las resoluciones de la ponencia de renovables no son vinculantes«, ha destacado Albert Martí, coordinador del GT de Fotovoltaica del CEEC y consultor.

LA GENERALITAT TRATA DE TRASLADAR EL PROBLEMA A LOS AYUNTAMIENTOS

Y es que, la Generalitat entierra los proyectos en un mar de trámites administrativos. Las fuentes consultadas tildan estos requisitos de «excesivos». Pero no son los únicos impedimentos. «El Govern ha incorporado unos baremos para catalogar una instalación como viable o no viable en función del tipo de suelo y uso agrícola«, ha subrayado. «No tiene en cuenta el criterio energético«, ha sostenido. De hecho, según la nueva normativa, está prohibido instalar paneles fotovoltaicos en terrenos muy fértiles.

«Se han plegado a las exigencias de asociaciones de ecologistas y de los sindicatos agrarios», han afirmado otras fuentes consultadas. En concreto, las críticas apuntan directamente a la la Unió de Pagesos, con un importante peso en el campo catalán y cuyos votos se dirigen preferentemente al bloque independentista. «Hay muchos intereses partidistas para bloquear nuestros proyectos«, ha destacado otro promotor.

Estos empresarios tienen paralizados todo el negocio en Cataluña en cuanto a los proyectos en zonas agrícolas y terrenos municipales cuyo propietario ha permitido su instalación. Ahora, los Ayuntamientos tendrán que estar no sólo informados, sino que la Generalitat pretende que sean estos consistorios quien dé el último visto bueno. «Se quitan el huerto de encima«, han ironizado las fuentes consultadas. Y no es para menos. La Generalitat se está jugando un alud de demandas sin precedentes en Cataluña parte de los promotores en Cataluña.

SE PONDRÁN DEMANDAS SI CONTINÚA EL SILENCIO ADMINISTRATIVO

Y es que, los abogados consultados apuntan directamente a la Responsabilidad Patrimonial de la Administración. La Generalitat ha fijado como plazo el 25 de abril para resolver los trámites administrativos y obtener la licencia. Si el proyecto no se ejecuta, los promotores se enfrentarían a la petición de los avales, y tendrían que devolverlos. Por esta razón se activarían las demandas, que se están redactando para poder presentarlas una vez expiren los plazos para tramitar estas instalaciones.

«Sí se pondrán demandas contra la Generalitat por el riesgo de perder o la ejecución de los avales» si ha expirado el plazo para dar luz verde a los proyectos. La Generalitat se ha dado de plazo estos cuatro meses para resolver favorablemente la mayoría de los proyectos que tienen la autorización de la ponencia. Está aún por ver si se concederán finalmente.

En concreto, según las metas de la agenda 2030, Cataluña tendría que tener instalados en energías renovables el 40% de la energía que consume. Por ahora, no llega ni al 3%, dependiendo de Aragón y Francia para poder abastecerse.

EL ELEVADO COSTE DE OPORTUNIDAD DE LAS RENOVABLES EN CATALUÑA

Las cuentas de las empresas, además, se resienten por el «elevado» coste de oportunidad. Cataluña depende energéticamente de la importación de energía, pese a tener los recursos para implementar la viabilidad de los proyectos. La pérdida de estos proyectos supondría menos empleo y una menor actividad económica.

Asimismo, la Generalitat es muy consciente del problema de la falta de personal para poder tramitar estos proyectos. Tal es así que el presidente del Govern, Pere Aragonès, anunció un refuerzo de unos 20 funcionarios para poder acelerar los procesos administrativos. Sin embargo, aún no están en sus puestos de trabajo, ni tampoco hay convocadas plazas para las mesas técnicas.

LA GENERALITAT EVITA TRAMITAR LOS PROYECTOS RENOVABLES SIN JUSTIFICACIÓN

El problema radica en que los «proyectos no se tramitan«, ha afirmado Jorge Andrey Stener, miembro del GT de Fotovolataica del Clúster de la Energía Eficiente de Cataluña (CEEC) y abogado especialista en derecho de las energías renovables, a preguntas de MERCA2.

Y es que, Cataluña viene de un fuerte parón desde hace un década. Ningún gran proyecto se ha instalado en la Comunidad, otros esperan desde hace años pasar los trámites administrativos. En algunas comarcas, como el Solsonés, Alt Penedès, Nogal o Alt Ampurdà, no se ha instalado ni uno solo pese a que las peticiones superan los 230 MW.

Algunos de los proyectos fotovoltaicos y eólicos de Cataluña «llevan años paralizados». «Es un drama», ha afirmado Stener. Con esta nueva normativa, la Generalitat se hace trampas al solitario. «Busca impulsar las renovables, pero pone más requisitos«, ha sostenido el miembro de este Clúster. «Ahora deben ser consecuentes» con su discurso.

MUCHAS RENOVABLES ESPERAN AÚN SALIR AL TRÁMITE DE INFORMACIÓN PÚBLICA

Si la Generalitat mantiene el silencio administrativo sería la ruina del sector instalado en la Comunidad. En caso contrario, se acercaría a los objetivos de la Agenda 2030. «Es un doble o nada», ha señalado el miembro del Clúster.

Mal vamos «si se mantiene la parálisis y no se hacen proyectos», ha indicado. Hasta ahora, según el miembro del Clúster, «hay muchos proyectos que están esperando a salir al trámite de información pública», ha asegurado. Los promotores consultados, por otro lado, creen que si la Generalitat facilita estos proyectos se podría «recuperar el tiempo perdido«.

Por el momento, la Generalitat no ha tomado cartas. La principal preocupación pasa por sacar adelante los Presupuestos. Eso sí, aún no se ha dado una justificación oficial a este silencio administrativo.


- Publicidad -