lunes, 6 diciembre 2021 8:59

Telefónica compra la filial comercial de Prosegur para vender más alarmas

El grupo Telefónica está dispuesto a luchar por el liderazgo del mercado de la seguridad doméstica, en el que Securitas Direct es el principal competidor a batir, y para ello ha decidido tomar las riendas de la joint venture que forma con Prosegur y potenciar su área comercial. Con este objetivo ha impulsado la compra del 100% de Prosegur Soluciones, filial de la compañía que dirige Christian Gut, que aportará 700 empleados al área de ventas, una plantilla que, a su vez, será completada con otros 400 comerciales que contratará la operadora que preside José María Álvarez Pallete.

Así lo han confirmado fuentes del mercado de las telecomunicaciones a MERCA2, indicando que la adquisición se ha realizado a través de Movistar Prosegur Alarmas (MPA) que es el nombre de la alianza que mantienen ambas empresas con una participación del 50% cada una en el capital. Un equilibrio que podría variar en los próximos meses si Telefónica decide elevar su peso en la firma, algo que por el momento no contempla porque dispone de vía libre tanto en el área tecnológica como en la comercial.

Los números respaldan la gestión que está realizando el equipo de Telefónica, ya que desde que se creó la alianza MPA ha logrado duplicar la base de clientes, superando los 300.000 y aspirando a lograr un millón. Una cifra que le permitiría poner nervioso a Antonio Anguita, presidente ejecutivo de Securitas Direct, líder del mercado con 1,5 millones de sistemas de seguridad en viviendas y locales comerciales.

“La operación de compra de Prosegur Soluciones encaja en la estrategia de MPA de potenciar su área comercial para así poder elevar las ventas. En lugar de contratar personal y formarlo para aumentar los clientes del negocio de las alarmas, Telefónica ha preferido apostar sobre seguro y disponer de la fuerza laboral de la filial de Prosegur, a la que sumará otros 400 empleados. El desarrollo tecnológico va sobre ruedas, pero le faltaba fuerza comercial y por eso realiza la adquisición”, explican las fuentes consultadas.

AUMENTAR EL PESO EN MPA POR ENCIMA DEL 50%

La gran cuestión ahora es saber si Álvarez–Pallete dará un paso más y comprará a Prosegur su 50% en MPA, o al menos un porcentaje suficiente para tener mayoría en el capital y, por lo tanto, el control efectivo sobre el papel, lo cual le permitiría integrar completamente el servicio que da a sus clientes y evitar problemas en el ámbito de la regulación de competencia.

Fuentes internas de la operadora indican que por el momento la estructura accionarial permite a la compañía seguir adelante con su plan estratégico y que no se plantean elevar su peso en la joint venture, al menos en los próximos doce meses.

Sin embargo el mercado espera que tarde o temprano Telefónica se quede con la totalidad de la firma. “De momento es pronto para pensar en una ampliación de la participación, ya que la alianza tiene poco tiempo de vida, pero es indudable que en algún momento la operadora de telecomunicaciones dará un paso al frente y llegará a un acuerdo con Prosegur para modificar las condiciones del pacto corporativo”, indica a este diario un consultor que asesora a varias compañías del sector.

Y es que la compañía que preside Álvarez–Pallete considera que su apuesta le va a dar sus frutos debido a que en España el mercado de la seguridad no está maduro, todo lo contrario que sucede en el área de la telefonía móvil o en del acceso a Internet en los hogares. El hecho de que la gran mayoría de las familias dispongan de casa en propiedad y que se haya democratizado el acceso a los servicios de seguridad privada son elementos que favorecen el crecimiento de la base de clientes.

UN MERCADO CON MUCHO RECORRIDO

Además, aunque la pandemia haya reducido las llegadas de visitantes extranjeros, España es un país que tiene un importante parque de viviendas cuyos propietarios son ciudadanos europeos que necesitan disponer de este tipo de servicios cuando viajan a sus países de origen. Si todo ello se acompaña con agresivas campañas publicitarias –como se está haciendo– y con un aumento de la capacidad comercial las perspectivas para MPA son positivas.

El sector de la seguridad en viviendas y pequeños locales tiene un elevado potencial de crecimiento en España, ya que su cuota de penetración es muy baja si la comparamos con el resto de países europeos. La tasa de penetración no alcanza el 10%, lejos del 15% y 20% que existe en el Viejo Continente y en Estados Unidos, donde el sector está más desarrollado. Lo cual supone una oportunidad no sólo para las compañías de telecomunicaciones, sino también para el sector financiero.

No en vano el banco Santander ha entrado en el negocio firmando un acuerdo de colaboración con MPA por el cual la entidad financiera ofrecerá a sus clientes del segmento residencial y de negocios contratar los sistemas de alarmas que proporciona la compañía. Para ello utilizará su red de oficinas físicas y plataformas digitales. El acuerdo comenzó hace unas semanas en su fase piloto en 70 oficinas de Madrid y estará plenamente operativo cuando finalice el presente mes de noviembre.

INNOVACIÓN: LA IA AL SERVICIO DE LA SEGURIDAD

Además, el sector de la seguridad es atractivo desde el punto de vista de la innovación y el desarrollo de la nueva economía digital, un área en la que se centran los planes de gasto público ligados al proyecto Next Generation EU. En este sentido los equipos de trabajo de Telefónica están utilizando tecnologías basadas en la Inteligencia Artificial (IA), que han dejado de ser ciencia ficción para llegar a los hogares y locales comerciales en los que presta el servicio.

De hecho, desde el pasado septiembre los clientes de MPA disponen de servicios de reconocimiento inteligente y automatización de los sistema de seguridad, detectando y diferenciando la presencia de animales, mascotas o ruidos, así como enviando notificaciones en tiempo real a los dispositivos móviles del usuario. Una funcionalidad que, como novedad, está disponible aunque la alarma no haya sido conectada gracias a una cámara de 360 grados que está trabajando en todo momento.

Además, mediante esta IA el sistema aprende de los hábitos del usuario, ayudándole a configurar la conexión, las notificaciones que desea recibir y sugiriendo determinadas acciones si interpreta que al usuario se le ha olvidado realizar alguna acción. La domótica en España todavía es terreno virgen con un gran potencial de crecimiento y el objetivo de Telefónica es conseguir una masa de clientes que le permita ser rentable en el negocio de la seguridad (una cantidad que cifra en el citado millón de usuarios).


- Publicidad -