miércoles, 19 enero 2022 15:13

El dilema de los hoteles: subir precios pese a la falta de clientes

El sector hotelero se encuentra en una encrucijada en esta crisis sanitaria y rompe con la tradicional ley de la oferta y la demanda. Con una ocupación de tan sólo el 25% sobre el total de las plazas, estos establecimientos han cambiado el paso para incrementar los precios. En algunas zonas, se han recuperado niveles previos a la pandemia, pese a la escasa demanda.

Hasta ahora, el sector hotelero había afrontado las crisis con bajadas de precios, una solución que no tuvo el efecto deseado. Por más que se bajen los precios no sube la demanda y por esta razón los hoteles han decidido incrementarlos tras bajarlos durante la pandemia del Covid-19.

En muchos destinos con fuerte demanda interna en España, los hoteles sí han disparado los precios a niveles anteriores a la pandemia. En otros, con numerosos hoteles cerrados, como en Barcelona, se ha decidido subir ligeramente los precios ante la expectativa de una recuperación del sector turístico en 2022. «Bajar los precios es sencillo, lo complicado es volver a subirlos. Cuanto antes se comience mejor», han indicado fuentes del sector a MERCA2.

En España, la demanda ha despertado este verano, aunque si bien es cierto de forma tímida. «Han estado confinados y el nivel de ahorro se ha incrementado. Por este motivo, cuando salen tienen ganas de gastar y no les importa hacer un esfuerzo mayor para disponer de hotel y sus servicios«, han destacado fuentes del sector.

Algunos hoteles, por su parte, han optado por otras soluciones, como abrir únicamente los fines de semana, disparando sus tarifas; mientras en algunas ciudades, como en Barcelona, han optado por el cierre hasta que se recupere la demanda. Otros, sin embargo, no han podido hacer frente a la misma y se han vendido.

LA DEMANDA NACIONAL INCIDE EN LOS PRECIOS

La tasa de ocupación real es más elevada respecto al total. Si se tienen en cuenta únicamente los establecimientos abiertos, las tasas de ocupación es el doble de la registrada en el último barómetro hotelero de Cushman & Wakefield, según sus propios datos.

«En destinos con mucha demanda nacional han registrado precios por encima de los registrados en 2019», ha indicado Albert Grau, codirector de Cushman & Wakefield Hospitality en España en declaraciones a MERCA2. El turismo nacional esperaba volver a salir tras el confinamiento. Los niveles de ahorro se habían disparado y cuando salen tienen ganas de gastar. «No les importa gastar un poco más para disponer de hotel y sus servicios, incluido el gastronómico», ha indicado Grau. Asimismo, ha destacado que por más que bajen los precios no subiría la demanda.

«Si la pandemia sigue controlada, veremos cómo los precios hoteleros también suben a los niveles de 2019», ha sostenido Grau. «La presión de los precios de energía también es importante sobre el sector, por lo que es necesaria una política de precios razonable a medida que se recupere la demanda», ha indicado.

Fontecruz Sevilla Seises

Y es que, los clientes son los que son, ni más ni menos. Y por tanto, se ha optado por seguir una estrategia que rompe con la anterior forma de afrontar la salida de la crisis. A su juicio, las expectativas apuntan a una importante recuperación a partir de 2022, cuando se espera que los precios suban por encima de los niveles de 2019.

Según el informe de esta consultora, el sector hotelero trata de consolidar su punto de inflexión, aunque algunos indicadores se encuentran aún lejos de los niveles previos a la pandemia. «El incremento de la movilidad apunta a una recuperación que debería confirmarse los próximos meses», ha destacado.

EL SECTOR HOTELERO SUBE LOS INGRESOS POR HABITACIÓN

Las principales conclusiones de esta macroencuesta realizada a más de 1.200 establecimientos hoteleros se centran en el incremento del 41% en los ingresos por habitación disponible, hasta alcanzar los 30 euros, y la subida del 17% en el precio medio diario por habitación, hasta los 116 euros. Ambas cifras se han incrementado en esos porcentajes entre junio y septiembre respecto al mismo periodo del 2020. En el caso del último mes del verano, la escalada de los ingresos por habitación ha sido de un 369% más, hasta los 56 euros, respecto al mismo mes del pasado ejercicio.

Pese a la escasa visibilidad futura, el sector ha mantenido el golpe y soportar la presión. El precio medio por habitación se sitúa apenas cuatro euros por debajo de los 120, nivel que se registró en los primeros nueve meses de 2019. Asimismo, se ha situado en 88 euros durante los seis primeros meses, levemente por debajo de los 91 euros del año pasado.

Es la primera vez desde la pandemia que se registran incrementos trimestrales. Para los autores del informe, el sector hotelero se encuentra en una incipiente tendencia alcista, aunque muestran prudencia. «Aún tiene que confirmarse«, han destacado.

A pesar de la falta de turistas y la no adjudicación del Imserso, el barómetro apunta que tanto la vacunación y la retirada de las restricciones han permitido «que el sector hotelero incremente su actividad e inicie el proceso de una recuperación«. No obstante, el sector espera recuperar los niveles previos a la pandemia de cara al 2022, cuando se espera el fin de la práctica totalidad de las prohibiciones en los viajes y por tanto la vuelta de los turistas a las principales plazas.

LA TASA DE OCUPACIÓN, AÚN EN TASAS MUY BAJAS RESPECTO A 2019

«La ocupación se ha situado en septiembre en el 49%, más del triple que el 16% de septiembre del año pasado», han destacado el informe. Este incremento de la actividad tiene su pico en Islas Baleares donde se ha situado en el 44%, que supone un incremento del 577% respecto a septiembre del año pasado.

Los precios por habitación del sector hotelero en las principales zonas turísticas de España

La zona de Marbella lidera el precio por habitación en España, con cerca de 300 euros, seguida de Baleares y Alicante. En Barcelona, Málaga y Madrid los precios se sitúan entre los 100 y 89 euros, respectivamente.

MARBELLA E ISLAS BALEARES DISPARAN LOS PRECIOS

En cuanto a la ocupación se refiere, la tasa alcanza el 26% sobre el total en el acumulado de este 2021. Aunque el dato supone un incremento del 20% respecto al año pasado, «estamos todavía lejos de las ocupaciones habituales anteriores a la pandemia», han destacado en el informe. Y es que, en los nueve primeros meses de 2019, la ocupación fue del 76%.

Desde enero, las tasas de ocupación más elevadas se registran en Málaga y Zaragoza, con un 44%, respectivamente, seguido de Alicante, con el 42%. Por contra, en Madrid y Barcelona tan sólo se registra una tasa del 27% y del 25%, respectivamente. Más bajas se encuentran en las Islas, con Canarias, en el 19%, por debajo de Baleares, en el 20%. Estas bajas medidas se deben a «las restricciones al tránsito aéreo» y a la «fuerte estacionalidad«. En septiembre, por su parte, en Baleares se ha recuperado con fuerza, un 577% más que en el mismo mes del año pasado.


- Publicidad -