domingo, 24 octubre 2021 8:53

Ercros, ¿la siguiente en parar producción por la electricidad?

El infierno actual en el mercado energético se traslada a toda la industria, especialmente a Ercros y al resto de consumidores electrointensivos. La química presidida por Antonio Zabalza es uno de los principales consumidores de electricidad de España y a tenor de lo sucedido en otras industrias no se descarta que tenga que acometer medidas de calado para paliar el temido efecto en los costes.

La industria llevaba años quejándose de los precios los elevados precios energéticos. Un coste que no sólo resta competitividad sino que también está afectando directamente a las cuentas de resultados. Si la industria automovilística se está enfrentando al grave problema de los chips, la industria química y acerera está eliminando literalmente turnos de trabajo y cerrando fábricas por esta situación histórica en la electricidad.

En un año, el precio de la electricidad se ha cuadruplicado en la industria. Se llegan a pagar más de 260 euros por MWh, un nivel insostenible para poder producir conforme a la eficiencia financiera. Un ejemplo de ello es el grupo vasco Sidenor, que ha paralizado su actividad. La razón es sencilla, la producción no aumenta, mientras los costes se disparan cerca de un 25% diariamente en el último mes. No sólo por la luz sino también por las materias primas que registran una inusual subida libre.

SE PRODUCEN CIERRES TEMPORALES EN LA INDUSTRIA

Por el momento, la fábrica de Sidenor en Basauri cerrará 20 días porque el precio de la energía ha pasado de los 60 euros por MWh a los 260, un ascenso del 333%. Las fábricas de acero en Reino Unido han amenazado con paralizar completamente la producción ‘sine die’ ante la falta de ayudas del Gobierno.

Antonio Zabalza, presidente de Ercros
Antonio Zabalza, presidente de Ercros

«Otras industrias se están planteando seriamente abrir únicamente el turno nocturno«, según han señalado fuentes del sector a MERCA2. Ese es el momento en el que el precio de la luz, en teoría es más barato, aunque en algunas horas el mercado a marcado máximos del día a primeras horas de la noche.

En el caso de Ercros, la situación podría tensionarse aún más hasta finales de año debido a las expectativas sobre el precio de la electricidad, cuyo límite está fijado por ley en los 3.000 euros por MWh frente a los 180,3 estipulados antes del cambio de junio de este año. El cambio del Gobierno se debió a homogeneizar el mercado eléctrico en Europa, un giro que tiene consecuencias perversas en España debido al sistema marginal utilizado para calcular los precios. El país continúa pagando la electricidad más cara en la UE.

ERCROS LLEGA TARDE A LOS PPA

La química Ercros, para cumplir con el Estatuto del Consumidor Electrointensivo, tenía la obligación de firmar PPAs, los contratos de compraventa de electricidad a largo plazo. Estos contratos dan estabilidad y certidumbre sobre los costes de producción. Sin embargo, la química sólo ha firmado uno de ellos para dos de sus plantas y no entrará en funcionamiento hasta el próximo año. Mientras, tendrá que continuar pagando la electricidad al precio diario del mercado. Asimismo, está desarrollando un parque fotovoltaico para su planta en Tarragona y poder autoabastecerse sin depender de la red eléctrica.

La química anunció que firmaría nuevos pactos y actuaciones para tratar de controlar los costes de suministro y poder encarar mejor sus propios presupuestos. Mientras va desarrollando estas medidas, Ercros continúa enfrentándose a una mayor nivel de incertidumbre de cara al último trimestre del año.

Sin más barreras para atajar esta grave situación, el grupo químico tiene una gran caja de liquidez, más de 60 millones de euros, que podría utilizarlo en caso de necesidad sin recurrir a la toma de drásticas medidas, como el cierre temporal de alguna de las plantas. La empresa no ha respondido a las cuestiones planteadas por MERCA2, como si tiene planes para rebajar los costes de producción o cómo afecta el precio de la electricidad a sus propias cuentas.

LIQUIDEZ O CIERRE DE TURNOS, ALTERNATIVAS EN LA INDUSTRIA

En el primer semestre del año, Ercros ha multiplicado por cuatro su beneficio, hasta los 20,27 millones de euros. Sin embargo, continúa consumiendo el 1% de la electricidad total en España. Tras rendir sus cuentas, Zabalza apuntaba el riesgo del elevado precio de la luz.

«Los pronósticos adversos podrían erosionar los resultados habida cuenta de la naturaleza electrointensiva», afirmó el máximo dirigente de la química el pasado mes de junio. Era uno de los peligros que se ha hecho realidad, junto con el alza del precio de las materias primas y los costes de los fletes, que están en retroceso tras alcanzar máximos históricos.

Una de las viejas reivindicaciones de la industria española se centra en la falta de competitividad por los elevados precios de la energía. En concreto, el mismo producto con el mismo modelo de fabricación es más barato en Francia o Alemania que en España, una situación que ha derivado en una deslocalización de plantas y fábricas. Estos lamentos no han tenido el efecto deseado y numerosas empresas han deslocalizado sus filiales en España o directamente cerrado al no ser rentables.

Y es que, con las medidas aprobadas para este tipo de industria, el precio de la electricidad para la industria española casi triplica al de Francia y es un 45% más elevado que el de Alemania.

LA PATRONAL DE ERCROS ELEVA EL TONO Y ADVIERTE DE LAS CONSECUENCIAS

Hace tan sólo unos días, la patronal de los consumidores electrointensivos elevaba la voz ante la falta de soluciones para paliar los efectos del precio de la electricidad. «La situación es alarmante», ha asegurado Fernando Soto, director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE).

«La industria se verá abocada a cierres temporales de sus plantas» si no se ponen en marcha medidas para paliar los efectos del elevado precio de la luz. Las consecuencias son terribles para la economía: freno a la actividad y paro. Las dramáticas medidas no sólo afectarían a trabajadores directos, sino también a indirectos, dado que la industria es proveedora de productos para otras empresas.

El Gobierno, por su parte, espera que la UE mueva ficha ante estos elevados precios, pero aún no hay una solución para frenar esta escalada. Una de las opciones, aplaudida por la industria y las eléctricas, es la compra de gas conjunta entre los países de la UE, como se ha hecho con las vacunas. A la espera de una solución, la industria trata de renegociar con las eléctricas, pero éstas están sufriendo los recortes del Ejecutivo. Por este motivo, la única solución es paralizar la actividad, sea temporal o definitivamente. En este caso, la situación sería alarmante ya no sólo para un sector sino para la economía en su conjunto.


- Publicidad -