domingo, 26 septiembre 2021 21:02

Glovo evita contratar a repartidores con la compra de Lola Market

Glovo crece en el Quick Commerce, el sector de la gran compra semanal y mensual de los particulares, con la compra de Lola Market y la portuguesa Mercadão. Ninguna de estas empresas entrará en el perímetro de Glovo, sino que continuarán su negocio como hasta ahora.

De esta forma, Glovo ha evitado contratar a los ‘personal shopper’ de Lola Market, más cuando cerca del 25% de la plantilla está contratada por la empresa y el resto se reparten entre subcontratados y autónomos.

Las adquisiciones de la catalana Glovo suponen la entrada en las grandes compras, un paso más para hacerse con el control total del reparto a domicilio. Los dos modelos son muy diferentes. Glovo, hasta ahora, realiza entregas de pequeños paquetes, como pedidos a restaurantes u objetos pequeños. Sus repartidores, conocidos como ‘riders’, realizan el trayecto a pie o bicicleta, dependiendo de la cercanía al establecimiento o almacén fantasma situados en las grandes ciudades.

Lola Market, por su parte, realiza el 90% de los envíos en coche y la cesta media de su compra ha alcanzado los 90 euros durante la pandemia. Además, tiene acuerdos con las principales distribuidoras de España, como los supermercados Sánchez Romero, Mercadona, Día, Lidl, Makro… El beneficio de esta aplicación proviene de los gastos de envío, pero también de las diferencias de precios entre su tienda online y la de los supermercados. Así, por ejemplo, comprar cacao soluble cuesta un 16% más al consumidor que lo pide en su domicilio que ir a buscarlo él mismo.

GLOVO COMPRA A UNA EMPRESA EN PÉRDIDAS

En otros productos, la variación del precio es aún mayor, dependiendo de la tienda online con la que se compare. Al contrario que Glovo, el usuario de Lola Market establece el plazo de entrega, de al menos una hora desde que se realiza el pedido. Así, puede concretar cuando recibe la compra, en fecha y hora. Glovo, por su parte, trata de entregarlo en el menor tiempo posible al tratarse en su mayoría de trayectos cortos.

La operatividad de Lola Market, según ha explicado Glovo, será independiente a la actividad de la firma dirigida por Oscar Pierre. «Sumando los dos marketplace, vamos a poder construir relaciones aún más fuertes con los establecimientos con los que colaboramos y ofrecer un servicio más completo», ha asegurado el CEO y cofundador de Glovo.

Nuestra experiencia en compras planificadas y de gran volumen, sumado a nuestra tecnología y a una base de usuarios muy fiel, hace nuestra proposición de valor muy atractiva

La compañía está obligada a convertir a los falsos autónomos en asalariados, como el resto de aplicaciones de reparto a domicilio, desde la entrada en vigor de la conocida ‘Ley Rider’. Algunas plataformas, como Deliveroo, respondieron a la normativa con su salida de España. Otras tratan de negociar un convenio colectivo.

Glovo ha prometido mantener en nómina a 2.000 empleados antes de fin de año, cerca del 20% de la plantilla. Según CC OO, la aplicación no ha realizado aún el pago de ninguna nómina tras la entrada en vigor. Además, ha modificado el algoritmo para evitar mostrar la actividad, siempre según el sindicato, muy beligerante contra este unicornio.

CRECER EN LA ÚLTIMA MILLA

La estrategia de Glovo es introducirse en todas las grandes cadenas de supermercados y prestar el servicio de última milla a los particulares durante más tiempo, sin estar pendiente del horario de comidas y cenas, cuando la aplicación registra su actividad más elevada. Glovo no desvela el precio pagado por Lola Markets pero espera alcanzar una facturación de 300 millones este mismo año y superar los 1.000 millones el próximo ejercicio.

Lola Markets ha alcanzado acuerdos en los últimos años con las cadenas con las que opera. En 2020 disparó su facturación un 50% y el volumen de la cesta de la compra rondaba los 90 euros. Un estallido provocado principalmente por la pandemia tras seis años de servicio. No obstante, a pesar de ello, Glovo ha comprado una empresa en pérdidas, con 4,1 millones de euros, aunque la expectativa pasa por abrir aún más el negocio con el auge de la compra online.

El consejero delegado de esta aplicación, Luis Pérez del Val Sheriff, ha asegurado que «esta unión» ofrece una mejor experiencia a los usuarios en Europa. «Nuestra experiencia en compras planificadas y de gran volumen, sumado a nuestra tecnología y a una base de usuarios muy fiel, hace nuestra proposición de valor muy atractiva», ha afirmado. Con Lola Markets se puede comprar en Mercadona, El Corte Inglés, Sánchez Romero, Dia, Carrefour, Lidl, Alcampo, Eroski y Makro.


- Publicidad -