lunes, 18 octubre 2021 18:39

Aena oculta parte de la ampliación de El Prat: 1.700M€, en manos de Sánchez

El Documento de Ordenación y Regulación Aeroportuaria (DORA) 2022-2026, el plan de inversiones de Aena para el próximo lustro, ha desatado una fuerte polémica. El nuevo plan de Aena para mejorar su red aeroportuaria fue presentado en la Comisión de Coordinación Aeroportuaria de Catalunya pasa por invertir 1.700 millones de euros en El Prat, aunque no despeja la duda sobre cómo se realizará la ampliación de la tercera pista de El Prat.

Y es que, el gestor ha evitado dar detalles en el plano dado a conocer a los diputados cuántos metros se introduciría en La Ricarda, mientras que sí ha detallado el resto de inversiones que se llevarán a cabo, si finalmente el Gobierno de Pedro Sánchez, con Raquel Sánchez al frente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Aena evita señalar cómo será la ampliación de El Prat
Aena evita señalar cómo será la ampliación de El Prat

Este documento es el paso previo a la aprobación final del proyecto, sin que sea un documento definitivo. La última palabra la tendrá el Gobierno, que ha defendido por tierra, mar y aire esta inversión.

La diferencia entre las explicaciones sobre el resto de infraestructuras y la ampliación de la tercera pista es muy relevadora. Para la terminal satélite, se han designado nuevas isletas de facturación sobre patios existentes, eliminación de mostradores, supresión de líneas de facturación, 16 filtros de seguridad, núcleos de comunicación e incluso la reubicación de empleados, entre otros.

HACIA EL ESTE Y «AFECTARÍA» A LA RICARDA, PERO SIN DETALLE ALGUNO

Para la tercera pista, Aena resume su actuación con tres palabras. «Hacia el Este», ninguna información más, pese a ser el epicentro de todas las polémicas. El gestor ha evitado así introducirse en la polémica, pero ha desatado una encendida defensa de La Ricarda, con respuesta del presidente de la Generalitat.

«La ampliación del campo de vuelos, y concretamente de la pista 07R/25L, y sus rodaduras asociadas hacia el Este, manteniendo el umbral para aterrizajes en la ubicación actual, afectaría a zonas de la Red Natura 2000, por lo que precisa también la inclusión de las actuaciones correspondientes a las medidas compensatorias y de terrenos que fuera necesario adquirir a tal fin, en las inversiones 2022-2026″, afirma el documento.

Aena sí detalla su terminal satélite con la ampliación de El Prat
Aena sí detalla su terminal satélite con la ampliación de El Prat

Asimismo, pese a reconocer que afectaría a la zona de especial protección de Bruselas, Aena también oculta si la ampliación alcanzaría La Ricarda. Una detalle mantenido deliberadamente bajo secreto a tenor del detalle de cada una de las inversiones que se acometerán. Asimismo, el gestor dejó claro que la nueva terminal satélite dependía directamente de la construcción de la ampliación de la tercera pista. En su propuesta inicial, Aena aseguró que la ampliación de la tercera pista sería de 500 metros, es decir, alcanzaría la zona de La Laguna y dejaría en estado de coma toda la fauna y flora de este recinto.

EL PLAN DE AENA: AMPLIAR LA TERCERA PISTA PARA AVIONES QUE NO SE FABRICAN

El motivo de alargar esta pista no es otro que la de permitir el despegue y aterrizaje de los aviones más grandes de las aerolíneas comerciales. En concreto, la operatividad del aeropuerto para los A380 y B747. El avión de Airbus iba a competir de tú a tú con Boeing. Sin embargo, el pasado año y en plena pandemia, este modelo, con una capacidad para 853 pasajeros, cayó en desgracia. La compañía sólo entregará los pedidos pendientes y ha dejado de utilizarse. De hecho, hasta Emirates, la aerolínea que más aviones de este tipo ha adquirido, sólo mantiene estos vuelos con Madrid con este gigante del cielo.

La idea de las aerolíneas que utilizaban el A380 era agrupar a todos los pasajeros de largo recorrido en un único vuelo, ahorrando así costes y convirtiendo los aeropuertos en grandes hubs de conexiones. De esta forma, los vuelos hacia el otro lado del Atlántico se nutrirían en la capital de vuelos cortos y de media distancia. Sin embargo, los pasajeros, como se ha comprobado, descartan realizar escalas en la medida de lo posible. Visitar un aeropuerto supone tiempos de espera innecesarios en los tiempos que corren. Poder volar a Estados Unidos desde Barcelona es posible, ¿por qué hacerlo en un A380 con escala cuando hay vuelo directo?

La Generalitat y el Gobierno anunciaron la ampliación de El Prat a principios de agosto. En ningún momento se habló de cómo sería la ampliación ni del espacio que ocuparía el aeropuerto en La Ricarda. El acuerdo, alcanzado entre la ministra y exalcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, y el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, fue aplaudido y recibido con críticas a partes iguales.

NI RASTRO DE LA CONECTIVIDAD FERROVIARIA ENTRE AEROPUERTOS

Se vendió entonces una mejora de la conectividad entre El Prat y los aeropuertos de Reus y Girona a través de las líneas férreas del AVE. En el documento no se hace mención alguna a esta conexión ni tampoco a la edificación de crear un gran hub entre estos aeródromos.

El gestor no prevé nuevas infraestructuras en Girona, pero sí hace referencia al desarrollo del aeropuerto. La inversión en esta infraestructura apenas alcanza los 11 millones de euros. En total, se invertirán en la zona de la Costa Brava 24,32 millones de euros, insuficientes para un modelo vendido como un auténtico hub.

Para el aeropuerto de Reus tampoco hay líneas férreas. El presupuesto de la inversión para el próximo lustro es de 3,52 millones menos que el de Girona, que gestionará un millón de pasajeros el próximo año. Reus no llegará a esta cifra hasta 2025.

Además, con la ampliación, Aena competirá consigo misma en la rivalidad entre la capital y Barcelona. De hecho, del total de los 2.500 millones de inversión, El Prat se llevará 1.700, al tiempo que reduce las tasas un 3,2% en 2022. Asimismo, también pedirá una compensación por los efectos de la pandemia. Por otro lado, los ingresos máximos anuales por pasajero oscilarán entre los 9,94 euros de 2022 a los 10,43 en 2026.


- Publicidad -