miércoles, 17 agosto 2022 7:56

Escarrer reivindica la acción turística frente a la “alerta climática”

El último informe de la ONU sobre el cambio climático ha sido definitivo. Los expertos han hecho saltar todas las alertas y denuncian la gravedad del problema y la responsabilidad humana sin paliativos. Con ocasión de los recientes datos publicados sobre la alarmante situación del planeta, Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá, ha compartido “el fuerte compromiso” de la cadena hotelera y la relevancia de las empresas del sector y del turismo responsable en la carrera por unos objetivos que consigan paliar el calentamiento global.

Junto a Meliá Hotels International, “como empresa de referencia en el sector turístico”, Escarrer pone en valor la trascendencia del compromiso sectorial, “para combatir el cambio climático”. Su reflexión surge a partir del primero de los tres “capítulos” que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) ha publicado y que no deja lugar a dudas.

Según el informe, el alcance y el impacto del escenario ambiental actual y la importancia de la acción humana en sus consecuencias resultan innegables. También para Escarrer que se posiciona “fervientemente” a favor de la ONU “en el noble empeño de sensibilizar a los gobiernos y a la población mundial sobre la importancia de la alerta climática, sus consecuencias y la imperiosa necesidad de actuar”.

Escarrer insta a acelerar la acción climática “si queremos evitar la progresión de fenómenos meteorológicos cada vez más atípicos y agresivos como las recientes inundaciones en Centro Europa que, por otra parte, no son sino la punta del iceberg del proceso de deterioro de nuestro planeta”.

Las empresas turísticas nos ubicamos en parajes privilegiados y millones de personas nos confían sus vacaciones”

Al igual que la ONU y todos sus organismos, así como en los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) o en la Agenda 2030, el CEO de Meliá destaca la importancia de la “colaboración público-privada”, puesto que “el desarrollo sostenible no se podrá alcanzar sin contar con las empresas” en calidad de “agente social de primer orden, por su capacidad de influencia y por el propio impacto de su actividad”.

De manera especial, “las empresas turísticas -fundamentalmente la orientadas al ocio vacacional- tenemos una gran responsabilidad, pues normalmente nos ubicamos en parajes naturales privilegiados, (muy sensibles al cambio climático) y millones de personas -cada vez con una mayor conciencia medioambiental- nos confían la experiencia de sus vacaciones, por lo que no solo tenemos que actuar correctamente, sino también dar ejemplo y contribuir a sensibilizar a los ciudadanos sobre la importancia de dejar un impacto positivo en nuestro entorno”.

Escarrer se congratula en el artículo publicado en Linkedin de la estrategia desarrollada en este sentido por la cadena hotelera que lidera. En Meliá Hoteles “somos herederos de la sensibilidad medioambiental que nuestro fundador adquirió ya en los años 80”, al crear nuestro primer hotel en Bali (Meliá Bali) “un destino privilegiado y entonces virgen que tuvieron que desarrollar de forma sostenible y armoniosa, como marca la filosofía local Tri-Hita Karana, y que trató de trasladar desde entonces a otros destinos por todo el mundo”.

SEGUNDO GRUPO HOTELERO MÁS SOSTENIBLE DEL MUNDO

Según el Corporate Sustainability Assessment de S&P Global, el grupo hotelero dirigido por Escarrer es el segundo más sostenible del mundo en hotelería, “tras ocupar la primera posición en 2019, y estamos entre los European Climate Leaders según el Financial Times y Statista”, pero la dimensión del reto no permite “dormirnos en los laureles” y, tal y como incluye el último Informe de Gestión de enero a junio de 2021 de la cadena, “hemos reforzado nuestro compromiso contra el cambio climático”.

Si ya en 2019, Meliá certificó sus compromisos de reducción de emisiones en base a criterios científicos en línea con lo acordado en la COP21 de Paris, actualmente se han revisado y reforzado, en línea con las conclusiones de la COP24 de Katowice (Polonia) para intensificar el compromiso y los esfuerzos globales para no sobrepasar un aumento medio de 1,5ºC de la temperatura global para el final de este siglo (respecto a la temperatura de la era pre-industrial).

Así, en Meliá “hemos adaptado nuestra estrategia y redefinido nuestros objetivos de reducción de emisiones, basados en la ciencia, que pasan del objetivo de -17,5% a -29,4% para 2025, y del objetivo de -42,5% a -71,4% para 2035, para los alcances 1+2 & 3”, afirma Escarrer.

Durante el primer semestre de 2021 “no hemos perdido el tiempo, y hemos seguido extendiendo el alcance de nuestro proyecto Co2PERATE, (ya implantado en 74 hoteles) dotando a las máquinas enfriadoras de inteligencia artificial, así como haciendo un seguimiento continuo en los hoteles o detectando nuevas oportunidades de ahorro y eficiencia”.

En la misma línea de minimizar el consumo de recursos energéticos e hídricos (como por ejemplo el de los hoteles que han permanecido inactivos a consecuencia de la pandemia), “hemos seguido sustituyendo equipos y maquinarias por otros sistemas más modernos y eficientes”, subraya Escarrer.

El directivo de Meliá también destaca el importante apartado de la sensibilización e involucración de los grupos de interés de su órbita. En este contexto, el proyecto “The Planet We Love” diseñado en 2019 junto con nuestro partner Climate Trade, y presentado en la COP25 celebrada en Madrid, fue pionero en aplicar la tecnología blockchain a los clientes de una compañía hotelera, “mediante la conversión de sus puntos Meliá Rewards en créditos de carbono para proyectos medioambientales de su elección”.

Escarrer concluye su escrito incidiendo en la gran responsabilidad en el compromiso global de las empresas y de que la alerta climática lanzada por la ONU “nos concierne de manera muy importante e inmediata”, porque la solución podemos afrontarla “ahora o nunca”.


- Publicidad -