sábado, 16 octubre 2021 5:03

Las cifras de pasajeros dan la espalda a Aena y a su ampliación de El Prat

La ampliación del aeropuerto de El Prat está en entredicho. Las cifras no avalan la inversión de 1.700 millones que el gestor aeroportuario Aena trata de introducir para atraer los aviones más grandes de largo recorrido.

La infraestructura de Barcelona ha registrado el peor comportamiento de toda la red de Aena. Un desplome en el número de pasajeros del 53,9% y una cuota del 14,1%. A nivel nacional, los datos de pasajeros se han desplomado un 18,9% y un 68,7% de viajeros internacionales. En total, han pasado 3,8 millones de personas por esta infraestructura entre enero y junio.

Baleares ha incrementado el número de viajeros un 35,7% FRENTE A LA CAÍDA DEL 53% EN EL PRAT

En comparación con otros aeródromos de la red, el aeropuerto de El Prat se sitúa muy lejos de la recuperación prevista para este verano. Por ejemplo, Baleares ha incrementado el número de viajeros en un 35,7%, con un total de 3,3 millones de pasajeros. Canarias, con una caída del 40,3%, ha registrado un total de 5,8 millones de pasajeros, un 48% más respecto al de Barcelona.

LA CUOTA DE EL PRAT CAE SEIS PUNTOS EN RELACIÓN AL 2019

Por la red de Aena han pasado un total de 27,1 millones de pasajeros, de los que sólo el 14% han pisado el suelo de Barcelona, una cuota muy baja respecto a las previsiones de la ampliación. Al respecto, se estimaba que en unos pocos años, Barcelona alcanzara el límite máximo de los 55 millones de pasajeros anuales. De ahí las prisas de Aena y de los grandes grupos empresariales para acometer las obras.

Sin embargo, las cifras no muestran recuperación alguna en plena temporada alta. Las restricciones de los países emisores son la principal causa de este hundimiento, al situar a Cataluña como una de las zonas negras azotadas por el coronavirus. Y continuarán así durante el resto de este verano, por lo que los datos no avalarían que Aena recuperase el nivel en los próximos años, más cuando la enfermedad no se contiene ni con las campañas de vacunación. La quinta ola está presionando aún más al sistema sanitario catalán, que ha aprobado toques de queda que alejan aún más al turismo.

EN COMPARACIÓN CON 2019, EL NÚMERO DE PASAJEROS EN EL PRAT SE HUNDE CASI UN 60%

La inversión de los 1.700 millones de euros está en entredicho a tenor de los datos facilitados por Aena este miércoles en el marco de la presentación de resultados correspondientes al primer semestre del año. En comparación con junio de 2019, año de récord en el número de turistas, la red de Aena registró la llegada solo en ese mes de 27,2 millones de pasajeros, los mismos que en todo el primer semestre de 2021.

El aeropuerto de El Prat
Aeropuerto de Barcelona T1, edificio terminal.

El Prat registró un total de 5,1 millones de pasajeros solo en junio, casi un 40% más respecto a los seis primeros meses de este 2021.

Más sangrante es la comparación semestral con 2019, año en el que la infraestructura se acercaba a su máxima capacidad. Respecto a enero y junio de hace dos años, el desplome de pasajeros es del 85%. En ese periodo, El Prat registró 27,8 millones de pasajeros. La cuota rondaba el 20% y duplicaba al aeropuerto de Palma de Mallorca y se situaba por encima de Canarias, que registró 22,2 millones.

Las cifras de 2019 son muy relevantes puesto que fueron usadas como argumento para exigir con urgencia esta inversión de 1.700 millones en El Prat. Las patronales más importantes de Cataluña firmaron un manifiesto por el sí a la ampliación donde se afirmó que el aeropuerto contribuiría al 9% del PIB catalán, frente al 7%, pero siempre y cuando operase a su máximo rendimiento, es decir 55 millones de pasajeros.

Estos 55 millones son por ahora inalcanzables para este 2021 a tenor de las restricciones. Difícilmente, según las previsiones, se pueda volver a registrar en los próximos años debido a un virus que es inmune a las vacunas al no evitar el contagio.

FUERTE CAÍDA DE VIAJEROS DESDE LATINOAMÉRICA EN EL PRAT

La ampliación serviría para «incrementar su capacidad», con la construcción de una terminal satélite ya prevista y el alargamiento de una de las pistas, indicaba el documento de los empresarios. «Adicionalmente estas obras darían al aeropuerto una dimensión adecuada para lograr un papel destacado de hub«, apuntaba.

Sin embargo, las cifras para atraer los aviones más grandes desde Latinoamérica tampoco avalan esta polémica obra. Tan sólo 900.000 viajeros han llegado desde el continente suramericano en este trimestre frente a los 3,86 millones del mismo periodo de 2019, un 76% menos respecto a hace dos años.

Por otro lado, el rechazo de ERC y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a este proyecto también pone en duda la viabilidad de la ampliación de la infraestructura, como lo es también la presión de los ecologistas, con el Ayuntamiento de El Prat a la cabeza, que defienden el espacio natural de La Ricarda para evitar que sea pasto de la lengua de asfalto.

Los republicanos de Pere Aragonés se han pronunciado contra la ampliación del aeropuerto a nivel municipal, pero aún guardan silencio desde el Govern. Colau y los de Aragonés han tratado, sin éxito, aprobar una moción contra la ampliación. Es un fuerte revés para quienes pretenden desde la política oponerse a este plan, aún no anunciado oficialmente por Aena.

LA GUERRA DE COLAU CONTRA LA AMPLIACIÓN

Antes, el Ayuntamiento de Barcelona decidió no avalar, mientras esté Colau al frente, la construcción de la terminal satélite ni tampoco la ampliación de la tercera pista. Lo hicieron en la Comisión de Urbanismo para tumbar una propuesta para pedir el apoyo municipal al proyecto y convertir a El Prat en el segundo hub más importante de España. El texto no obtuvo la mayoría, pero sí ha mostrado las fuertes diferencias con el PSC, socio de gobierno de los morados.

Una avión, en pleno aterrizaje sobrevuela La Ricarda. AJM
Una avión, en pleno aterrizaje sobrevuela La Ricarda. AJM

Aún así, incluso si el Ayuntamiento y ERC rectificaran su postura, el otro gran escollo que debe solventar Aena es La Ricarda. El paraje inigualable en la desembocadura del Llobregat está protegido por Bruselas, que no da su brazo a torcer por los incumplimientos de la primera ampliación del aeropuerto, una obra realizada a mediados del 2000 y que debía proteger una extensa zona junto a la infraestructura estratégica.

La Comisión Europea ya ha dicho que no se fían de Aena por este motivo y consideran que La Ricarda, hasta el momento, no debe ser destruida, como quedaría si entraran las excavadoras. En la última carta, Bruselas consideró que La Ricarda no debe sufrir daños significativos y vigilará «especialmente los que marca la directiva de hábitats naturales». El gestor había propuesto aumentar el área protegida en un 25% a cambio de entrar en La Ricarda, pero para Bruselas es «insuficiente» el área propuesta.


- Publicidad -