jueves, 23 septiembre 2021 19:46

El vehículo de ocasión le hace el juego paralelo al coche eléctrico

La polémica por la prohibición de vender coches de combustión en 2035 sigue en aumento. El segmento del vehículo de ocasión no conoce qué implicaciones tendrá para esta modalidad concreta, que ha sido durante años una alternativa para muchos conductores. Expertos, fabricantes y otros agentes del sector de la automoción han levantado la voz para denunciar la falta de consenso, transparencia e información, sobre todo en relación a los ciudadanos que son los que van a pagar la fiesta de la movilidad eléctrica, si no se revisan plazos, medidas e incentivos.

Quedan muchos flecos sueltos que afectan a miles de negocios y a decenas de miles de empleos en España. Trabajadores que ven peligrar sus puestos en plena crisis ante las noticias de subida de impuestos al diésel, mayor gravamen a los coches de combustión o posible desaparición de negocios, como por ejemplo, el de los vehículos de ocasión, porque, ¿qué pasará con estos automóviles?

Para Marco Conde, CEO de Motoreto (plataforma especializada en la venta de coches de ocasión), esta normativa de la UE va “a afectar al consumidor de forma directa en la oferta, que se va a ver restringida”. En otras palabras, “se va a reducir drásticamente la oferta a la que va a tener acceso el consumidor”.

Y es que Conde se suma al pensamiento generalizado de que “a día de hoy comprar un coche eléctrico está fuera del alcance de la mayoría por los precios que tienen” y, si realmente es lo que se quiere potenciar, “debe de haber una rebaja significativa de los mismos para hacerlos más accesibles, y aquí entran en juego costes de producción, de distribución, mayores ventajas e incentivos fiscales y costes de mantenimiento”.

EL VEHÍCULO DE OCASIÓN EN 2020

El mercado de turismos de ocasión registró una caída de casi el 13% en 2020 respecto a 2019, hasta las 1.963.053 unidades, lo que supone que en 2020 por cada coche nuevo se comercializaron 2,3 usados, según datos de Ideauto para Ganvam.

Motoreto “seguirá apoyando la venta de coches de ocasión independientemente del motor que tengan”

Entre enero y mayo de este año se matricularon en España 360.057 turismos, el 35,9% menos que en 2019, de ellos las ventas de usados cayeron sólo el 6,4% y sumaron 784.441 unidades, según las asociaciones de fabricantes Anfac y de distribuidores, Faconauto y Ganvam.

Esto significa que el parque móvil de España ha envejecido medio año desde 2019, pasando la edad media de 12,6 a 13,1 años, y que los españoles seguimos dando la espalda al vehículo eléctrico, de momento inaccesible para la mayoría de bolsillos.

Más del 60% de los coches usados que se comercializan están propulsados por un motor diesel. Vehículos que se van a ver penalizados con toda seguridad en los próximos meses, si nadie impide que el Gobierne ponga en marcha las medidas que ya se han ido anunciando, y que pueden suponer la puntilla para muchos autónomos y pymes.

Sin ir más lejos, entre finales de 2020 y principios de 2021 el diésel se ha incrementado en 12 céntimos por litro. Esta subida del carburante supone un coste de 4.000 euros más al año para los transportistas autónomos. Esto se debe a que el precio de petróleo se disparó en esos meses y aumentó las cargas económicas que soportan los transportistas. 

Si se sigue encareciendo próximamente con las medidas del Gobierno, los transportes se encarecerán y con ellos la mayoría de los productos, algo que tendrá una repercusión directa en el bolsillo los españoles.

LAS DUDAS DEL SECTOR

Una de las grandes dudas que asaltan al sector del vehículo de ocasión es si la normativa por la que se prohibirá la venta de vehículos de combustión afectará incluye a esta tipología. Y, por lo pronto lo único seguro es la incertidumbre: “será cada país quién tome las medidas oportunas a este respecto, así que dentro del sector estamos expectantes ante lo que se hará durante los próximos meses”, porque ahora mismo “la medida anunciada por la Unión Europea únicamente habla de venta de coches nuevos de combustión”, indica Conde, en declaraciones a MERCA2.

CEO y co-fundador de Motoreto tiene claro que “ahora la pelota queda en el tejado del Gobierno y tendrá que actuar”, porque nadie sabe cómo sobrevivirá el sector hasta que se renueve la flota, “va a depender mucho de cómo se vayan adoptando las medidas anunciadas”.

Conde se hace la pregunta que está en la calle, por su alcance en las pequeñas y medianas economías: “¿realmente estamos preparados para estos cambios en tan poco tiempo? Se trata de un anuncio con cambios radicales que hay que ver cómo se van canalizando”, responde.

El sector no puede quedarse de brazos cruzados hasta que se despejen todas las incógnitas, “ahora mismo, a lo que tienen que atenerse los negocios de vehículos de ocasión es a una digitalización de su servicio y negocio, para ser más ágiles, porque es lo que está demandado el usuario y el mercado”. Posteriormente, tendrán que “adaptarse a la oferta que se vaya generando”, asegura el cofundador de Motoreto.

MOTORES DE COMBUSTIÓN MÁS EFICIENTES

Conde ve pocos cambios en el futuro cercano, “sinceramente creo que en los próximos años la tendencia va a variar poco”. De hecho, “me atrevería a decir que los usuarios vamos a seguir disfrutando de motores de combustión (que eso sí, cada vez son más eficientes)”. “Por el momento, nada cambiará” a excepción de que poco a poco “la venta de vehículos electrificados irá creciendo forzosamente”, incide.

Y es que Motoreto “seguirá apoyando la venta de coches de ocasión independientemente del tipo de motor que tengan”. La empresa tiene prevista una estrategia para el medio plazo, pero ahora mismo “nuestra estrategia pasa por seguir ayudando a la recuperación del sector potenciando sus ventas (sea cual sea su motor) y ayudando a los concesionarios a conseguir una transformación digital eficiente”.


- Publicidad -