martes, 28 septiembre 2021 3:03

Mapfre apuesta por España, EE.UU. y Alemania para invertir el dinero de la ‘joint venture’ con Bankia

Mapfre intentará reinvertir en negocios internacionales el dinero que ingrese por la ruptura de la Joint Venture con Bankia, según un informe de Barclays. A este banco internacional le convence la apuesta de la aseguradora por España y no tanto las opciones en tierras alemanas y estadounidenses.

El tema de la venta del 51% que Mapfre tenía en una sociedad conjunta con Bankia (Bankia Mapfre Vida) va a dar que hablar durante mucho tiempo. Es un asunto que no está finiquitado y con una gran repercusión para Mapfre, ya que el dinero que obtenga puede darle muchas oportunidades de mejora.

Lo último al respecto lo ha publicado el diario Expansión: la consultora Oliver Wyman fijará el precio de la ruptura de CaixaBank y Mapfre. Al respecto, fuentes del mercado citadas por “La Información” aseguran que el 51% de la empresa conjunta de Mapfre y Bankia está muy por encima de los 750 millones que CaixaBank ha puesto sobre la mesa para empezar a hablar. Este medio señala que el valor de los activos, con los segmentos de vida y no vida, de más de 1.200 millones de euros, según las cifras que se manejan en el sector de los seguros.

ZONAS ESTRATÉGICAS

Está por ver cuánto dinero obtendrá pero ya está claro que Mapfre tiene pensado dónde puede invertir el importe que logre, ya sea todo o solo una parte. Y es que como destaca Barclays en su informe, «preguntada por las prioridades estratégicas de inversión de la dirección, Mapfre señaló a España, Alemania, EE UU y, en menor medida, Brasil y México como áreas de posibles oportunidades».

La entidad autora del informe está de acuerdo con la apuesta de Mapfre por España, donde tiene una importante cuota de mercado y capacidad para crecer, pero no termina de ver otras opciones que sí convencen a la aseguradora. “La razón para que Mapfre profundice en su presencia en España -un mercado en el que tiene una clara fortaleza- es evidente, pero nos convencieron menos los comentarios sobre Alemania y Estados Unidos como oportunidades potenciales para la empresa», dice Barclays.

“Estados Unidos, en particular, ha pasado por una importante reestructuración -Arizona y el negocio tradicional en Pensilvania salieron recientemente, evaluando las oportunidades de salida en Florida- y han tenido constantemente un rendimiento inferior, lo que hace difícil justificar necesariamente una mayor inversión”, señalan. Agregan en Barclays que “reconocemos que la región del noreste de EE UU es un punto brillante para la empresa, en particular, Massachusetts, pero creemos que la empresa está mucho más posicionada para el éxito en sus zonas geográficas principales de Iberia (España y Portugal) y Latinoamérica”.

LOS OBJETIVOS

Según recuerda Barclays, Mapfre celebró una jornada virtual para inversores en la que informó sobre sus nuevos objetivos para 2021. Una de sus metas es situar el beneficio neto en 700 millones de euros, una meta que está por encima de la previsión de Barclays.

“Es cercano al consenso, con 693 millones de euros, pero visiblemente superior a nuestra previsión de 626 millones de euros, en gran parte debido a las mejores perspectivas del ratio combinado, del 95%, frente al 96,8% que modelamos para 2021″. “El delta positivo no procede de Iberia (España y Portugal), donde se supone un beneficio de frecuencia relativamente modesto para 2021, sino de otras partes del grupo, en particular Estados Unidos, Brasil y el reaseguro”, indica Mapfre.

Una de de las metas de la aseguradora es situar el beneficio neto en 700 millones

ITALIA Y OTRAS COMPRAS

Barclays considera que «el objetivo de un dividendo estable para 2021 está bien apuntalado por los beneficios y los ingresos esperados de la finalización de la joint venture de Bankia, si bien, a largo plazo, creemos que el negocio necesita mejorar de forma sostenible el ROE para asegurar un re-rating”.

A este respecto, la asignación de capital también será clave: “Mapfre destacó que intentará reinvertir parte de los ingresos de la venta de la joint venture en negocios internacionales», señalan. Apuntan sobre este tema que «los inversores querrán asegurarse de que la prioridad es la vía orgánica, dado el historial de los últimos años, especialmente en países como Estados Unidos e Italia y Alemania”, señala el estudio realizado por Barclays. 

En concreto este banco se refiere a que no están saliendo como esperaba la compra por parte de Mapfre de las filiales en Alemania e Italia al grupo Direct Line, en 2014, una operación que le costó a Mapfre 550 millones de euros, según destaca el diario «Cinco Días».

MENOS GANANCIAS

Este rotativo señala que en los resultados de 2020, la compañía tuvo que hacer un saneamiento del fondo de comercio del negocio de Italia, de 46 millones de euros, al constatar que las perspectivas son peores de lo previsto. También revisó a la baja el fondo de comercio de Indonesia y de Turquía. El grupo planeaba integrar la filial italiana en Verti, su negocio online, pero al final ha acabado descartándolo.

Tras la adquisición de esas dos filiales, Mapfre recordó que el beneficio antes de impuestos conjunto había sido en 2013 de 19,5 millones de euros, pero en 2020, su resultado atribuido fue tan solo de 7 millones de euros, recuerda “Cinco Días”.

EL REASEGURO

El estudio de Barclays difere de Mapfre en cuanto a los beneficios que puede lograr en 2021. «A la luz de las orientaciones aparentemente conservadoras para España y Portugal, la diferencia entre el objetivo de beneficio neto de 700 millones de euros y nuestro modelo de 626 millones de euros se debe a un mayor rendimiento en otras partes del grupo, en especial en Estados Unidos, América Latina y Reaseguros».

En el ámbito del reaseguro, la compañía señaló que «las renovaciones son sólidas, con un aumento del 5,2% en el negocio de contratos, lo que debería ayudar a respaldar los resultados, mientras que la dirección también cree que las reservas actuales de BI (86,5 millones de euros de un total de 112,4 millones de euros en Mapfre RE) son suficientes».

En cuanto a EE UU , la compañía explicó que, tras varios años de reestructuración, ahora espera beneficiarse de su enfoque en el noreste (ahora el 90% de las primas), volviendo a crecer y manteniendo un estricto control de costes. En Latinoamérica, Mapfre ve 2021 como un año de transición para Brasil, pero se mostró más optimista respecto a México.

EXPOSICIÓN ASIÁTICA

Sobre Asia, el equipo de gestión de MAPFRE señaló su limitado apetito por la exposición en Asia y la presentación señaló que el negocio está actualmente en revisión. Para contextualizar, las primas de Mapfre en Indonesia y Filipinas ascendieron a 60 millones de euros en 2020, algo irrelevante en el contexto del grupo. La venta de la participación del 62% puede suponer 160 millones de euros, según el último precio de mercado de la ABDA.

EL AÑO PASADO

El delta entre el resultado atribuible declarado y el resultado ajustado ascendió a 236 millones de euros en 2020, debido en gran parte a las reclamaciones de COVID (ajuste de 79,8 millones de euros) y a los saneamientos (131,8 millones de euros), indica Barclays. “Los comentarios de la dirección sugieren un resultado neto más limpio y menos ajustes para el año fiscal 2O21. Y es que la empresa no prevé actualmente ningún acontecimiento o impacto significativo que ponga en peligro esta orientación”.

FONDO DE COMERCIO

Además, en lo que respecta al fondo de comercio, «la dirección no prevé nuevas depreciaciones este año, mientras que en lo que respecta a las pérdidas por catástrofes, el impacto de 20-25 millones de euros de Filomena en España se absorberá dentro del negocio y no debería deducirse de las previsiones», afirma JP Morgan.

Por su parte, la diferencia entre los 762,7 millones de euros comunicados para el ejercicio 2020 y el objetivo de 700 millones de euros para este año, la diferencia se debe a la disminución de la contribución al beneficio de la empresa conjunta Bankia, a los siniestros relacionados con COVID en América Latina y a la asunción de unos resultados financieros más bajos debido a las actuales perspectivas de rendimiento, apuntan el informe.

La dirección destacó que el objetivo de 700 millones de euros debe compararse con el resultado subyacente de 658 millones de euros para 2020, por lo que se prevén mejoras a nivel subyacente, según cita Barclays.

LOS ACCIONISTAS

Comprometidos con un dividendo sostenible para los accionistas, el upstreaming debería mejorar, señala Barclays. “La dirección reiteró su compromiso de recuperar una senda de dividendo sostenible (tras un recorte del 14% en el año fiscal 20) en la convocatoria. Si bien los ingresos de la operación de Bankia apoyarán claramente este objetivo (previamente señalado en el ejercicio 20), la dirección también señaló el margen para una mayor captación de efectivo de las entidades operativas locales para ayudar a cubrir el pago”.

En 2020, los dividendos procedentes de las filiales ascendieron a 539 millones de euros, lo que supone un descenso significativo con respecto a los 759 millones de euros obtenidos en 2019 y los 647 millones de 2018. De cara al futuro, la dirección espera una menor dependencia de las entidades españolas para el upstreaming (72% del total en 2020) ya que unidades como MAPFRE Re (sin pago en 2020) contribuyen en mayor medida.

Apunta Barclays que la política de dividendos del grupo se mantiene sin cambios, con un objetivo de ratio de reparto del 50-65%. “Una vuelta a los 14,5 céntimos de dividendo por acción supondría un «pay-out» del 64%, cercano al tope de la horquilla, si se cumple el objetivo de 700 millones de euros de beneficio neto”, manifiesta Barclays en el informe.


- Publicidad -