martes, 7 diciembre 2021 10:00

La fusión entre Iberia y Air Europa, bajo la lupa de Bruselas

El proceso de adquisición de Air Europa por parte de Iberia (Grupo IAG) sigue en entredicho. Su viabilidad se cuestionó durante meses ante la posibilidad de que la pandemia diera al traste con la operación. Con los aeropuertos cerrados, los aviones en tierra y el mundo confinado, el valor de Air Europa se desplomó y aunque el acuerdo se mantuvo, cambiaron los términos. Ahora, a falta de que la compra se haga efectiva, asaltan de nuevo las dudas.

Los últimos días se ha dado una vuelta de tuerca más a la operación tras el anuncio de la Comisión Europea (CE) de la apertura de una investigación en profundidad con la que se pretende determinar si la compra de Air Europa por parte de IAG puede afectar a la competencia en el sector.

Esta operación se gestó antes de la pandemia y sobrevivió a su impacto, pese a una fase final de la negociación profundamente alterada por la situación a la que se ha visto sometido el sector aéreo en el último año y medio. Finalmente, la compra se oficializó pero con otras condiciones: por la mitad del precio pactado a finales de 2019.

Por aquel entonces, la familia Hidalgo estaba como loca por colocar Air Europa. Lo intentó con los chinos de HNA y también con los galos de Air France-KLM, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto. En este contexto apareció IAG y acordó con los Hidalgo pagar 1.000 millones de euros en efectivo para consolidarse como líder en el mercado de vuelos de Europa a América Latina y al Caribe.

¿Qué pasará cuando iberia y air europa formen parte del mismo Grupo?

Finalmente, IAG pagará 500 millones de euros más intereses a los dueños de Globalia en 2026 y se hará cargo del rescate solicitado por Air Europa a la SEPI de 475 M€ más.

¿FALTA DE COMPETENCIA?

Si hacemos una simple búsqueda de algún vuelo en varios destinos nacionales, llegamos a una conclusión evidente: tanto Iberia como Air Europa son en la actualidad competencia, ya que ofertan las mejores condiciones para los clientes en destinos destacados. Entonces, ¿qué pasará cuando estas dos compañías formen parte de la estrategia del mismo Grupo? Previsiblemente se acabará la competencia y saldrán perjudicados los pasajeros.

Buscamos un vuelo de Madrid a Barcelona para el este mes de julio y la mejor opción es Air Europa, seguido de Vueling (propiedad de IAG) y de Iberia. El mismo domingo, el día 11 de julio, buscamos viajar de Madrid a Málaga y el resultado es que el vuelo más barato lo opera Iberia un euro más barato que la segunda opción que es la de Air Europa. La pregunta es obligada: ¿qué pasará entonces cuando se cierre definitivamente la operación?

SUPUESTO MONOPOLIO DE IBERIA Y AIR EUROPA

Iberia ya ha llegado a acuerdos y ha firmado memorandos de entendimiento con otras compañías para cederles rutas e incluso slots con el fin de evitar el supuesto monopolio que podría encontrar la Comisión Europea en su investigación, al contemplar que tanto Iberia como Air Europa comparten en la actualidad rutas por las que están en competencia real, ofreciendo precios atractivos para los usuarios.

Volotea y World2fly han sido las compañías con las que se ha llegado a acuerdos en rutas de corto y medio radio con la primera y, en algunas transatlánticas, en las que no habría competencia y resultarían problemáticas para la operación, con la segunda.

Iberia ha llegado a acuerdos con otras compañías para cederles rutas e incluso slots

Iberia se siente segura debido a que en el aeropuerto de Madrid-Barajas, principal puerta hacia Latinoamérica desde Europa, tiene casi la mitad de sus slots disponibles, por lo que es un mercado abierto a la entrada de nuevos competidores.

En este contexto entran en juego otras compañías que quieren sacar tajada también de la necesidad de IAG de convencer a Bruselas. La más interesada parece ser Ryanair, que pretende recibir también la cesión de algunas rutas en las que estaría muy interesada y para las que promete bajos precios.

Sin embargo, ceder determinadas rutas podría no estar en los planes de IAG ya que daría mayor protagonismo a la irlandesa Ryanair en Madrid-Barajas y eso jugaría en contra de la compañía.

LA INVESTIGACIÓN DE LA CE

Entretanto, la Comisión Europea ha anunciado que habrá una investigación sobre esta operación ya que, según sus cálculos, podría reducir la competencia en 70 rutas nacionales españolas e internacionales con origen y destino en España.

La vicepresidencia de Competencia del Ejecutivo comunitario, Margrethe Vestager explicó en un comunicado que “examinaremos detenidamente si la operación propuesta afectaría negativamente a la competencia en las rutas nacionales, de corta distancia y de larga distancia con origen y destino en España, lo que podría dar lugar a precios más elevados y a una menor calidad para los viajeros«.

Vestager añadió que «es importante velar por que la recuperación del sector se produzca en un entorno competitivo que preserve una capacidad de elección suficiente para los viajeros», haciendo referencia a los buenos augurios que se ciernen en cuanto a la recuperación del sector de la crisis del coronavirus.

El Ejecutivo comunitario considera que la competencia de otras aerolíneas “probablemente no ejercería una presión suficiente sobre la entidad fusionada en las rutas en las que tendría elevadas cuotas de mercado». También «parece insuficiente» la competencia que ejercerían otras compañías aéreas europeas de servicio regular o compañías aéreas latinoamericanas.

Hasta aquí todo normal. A partir de aquí, el celo que ponga la Comisión Europea en esta investigación será determinante. Del mismo modo, falta por saber si pesarán más las presiones que está recibiendo la CE del Gobierno español, claramente a favor de la operación, que podría suponer el impulso definitivo del Hub de Madrid-Barajas como uno de los más importantes de Europa, o las presiones de otros países, con mayor influencia internacional como Alemania o Francia, para evitar competencia a los hubs de Frankfurt y París.

GUERRA DE ‘HUBS’ EUROPEOS

En Europa hay cuatro hubs aéreos principales que destacan sobremanera a nivel mundial. El Aeropuerto de Frankfurt es el hub mejor conectado del mundo (el 55% de los usuarios son pasajeros en conexión). Le sigue Amsterdam-Schiphol (con el 37% de pasajeros en conexión), Paris-Charles de Gaulle, Londres-Heathrow completan el elenco.

Madrid-Barajas (con un 22% de pasajeros en conexión) aspira a ser el quinto en liza. Tanto la Comunidad de Madrid como el Gobierno central (Ábalos califica la operación de compra de Air Europa por IAG como estratégica para el país) aspiran a conseguirlo por los beneficios que ello conlleva.

Según un informe de IATA, la aviación está detrás de 1,7 millones de empleos en España y contribuye al 9,2% del producto interior bruto (cifras del Banco Mundial prepandemia). Además, por cada 1.000 pasajeros adicionales que se consigan, se crean unos 9 empleos y se añaden 850.000 euros a la economía española.

En aviación, más que las aerolíneas, compiten los hubs y los grandes grupos. Pero para que Madrid pueda competir con el resto de hubs europeos y recuperarse más rápido del impacto de la pandemia, necesita ser más eficiente, capturar más tráfico que permita abrir nuevas rutas enfocadas en Asia, Oriente Medio y África, y desplegarse 360º.

Cada país quiere potenciar al máximo la conectividad de sus aeropuertos estrella, eso es evidente, y que la competencia es feroz por conseguir una parte del pastel, también lo es. Los grandes hubs europeos luchan por convencer a las grandes aerolíneas para que sus vuelos hagan escala en sus aeropuertos. Fly Emirates ha anunciado que quiere operar un vuelo desde Dubai a Colombia con escala en Europa. ¿Qué aeropuerto elegirá? Las negociaciones están en marcha.


- Publicidad -