martes, 15 junio 2021 2:44

Lucera Energía se frota las manos: gana con el ahorro de sus clientes

Tras semanas a vueltas con el nuevo recibo de luz, si algo queda meridianamente claro es que el consumidor tendrá que acogerse a la discriminación horaria para optimizar sus consumos energéticos. El objetivo es ahorrar o, al menos, no pagar más. Del otro lado, las comercializadoras mantienen su pugna por nuevos clientes. Y en este contexto es en el que Lucera Energía se frota las manos: cobra la luz a precio de coste y una cuota fija –siempre la misma- tanto si sube como si baja el consumo. Quizá por eso, el 45% de los que contrataron el año pasado su suministro con Lucera lo hizo por recomendación de otros clientes.

En términos generales, cualquier modificación relacionada con el recibo de la luz genera inquietud en el consumidor. En este sentido, Emilio Bravo, CEO de la comercializadora Lucera Energía llama a la calma: “conviene tranquilizar a la gente”, porque “se trata de un tema regulatorio que afecta a todos”. Y, por eso, “estos cambios se aplicarán de forma automática, sin que el consumidor tenga que hacer nada”, salvo “entender mejor su factura para optimizar sus consumos”, añade.

Y precisamente ahí está la clave de todo este lío: sólo si comprendemos mejor nuestro recibo de la luz, nuestras necesidades energéticas y nuestros consumos, podremos aplicar las medidas correctivas adecuadas para pagar lo justo.

“La idea de este cambio en las tarifas eléctricas aprobado por el Gobierno es que la gente esté más atenta y se involucre más con el tema de la energía”, de hecho “no va a ser algo tan complejo como aparenta pero, para ahorrar, habrá que implementar pequeños cambios y ajustes en las costumbres diarias” y, ¿cómo? “desplazando consumos a las franjas horarias más baratas”, afirma Bravo.

Igual que se pide una mayor implicación a los usuarios, Bravo critica la falta de transparencia de la mayoría de las comercializadoras y apuesta por el modelo de Lucera en el que “ cobramos la luz a precio coste y una cuota fija de 4,9€ que no depende, ni del consumo, ni de la potencia contratada, sino que se aplica por el asesoramiento que se proporciona a los clientes para, gracias a la tecnología, generarles ahorro”.

Por eso, “da igual que un cliente consuma más o menos, nosotros no ganamos más cuando el usuario consume más, por eso buscamos su ahorro, porque si él está contento se quedará con nosotros”, afirma Bravo. En el lado contrario, a otras compañías “no les conviene que el cliente entienda nada y menos que haga nada, porque sus beneficios están en un mayor consumo”, sin embargo “nosotros vamos a ganar lo mismo”.

ÍNDICE DE SATISFACCIÓN

En el marco del asesoramiento que facilita Lucera a sus clientes, se encuentra el estudio de la curva horaria de consumo de las pymes, “que les permite entender esos pequeños gestos que pueden incorporar y les decimos cuánto van a ahorrar con cada medida”, porque les proporcionamos “consejos personalizados para mejorar su patrón de consumo, a partir de comparativas de un mes con otro, gracias a la tecnología de miles de datos”, manifiesta Bravo.

Por otro lado, “como conseguimos una experiencia de usuario más allá del consumo de energía, el índice de satisfacción de cliente con Lucera es de los más altos del mercado”, además “garantizamos un suministro de energía 100% renovable, desde hace siete años, desde que nacimos y, ahora, con la compra de Lucera por parte de Más móvil, hemos lanzado nuevas marcas, pero siempre enmarcadas en un modelo más transparente, que nos permite  interactuar con nuestros clientes y cambiar su relación con la energía.”

En el caso de Lucera el tradicional ‘boca a oreja’ funciona. La comercializadora puede presumir de una media anual superior al 45% de clientes que contrataron su suministro con la compañía por recomendación de otros clientes. El índice de satisfacción que pone de manifiesto esta cifra no abunda en el sector energético, de hecho, se aproxima más a los niveles de satisfacción que manejan grandes marcas del e-commerce y el entretenimiento como Amazon o Netflix.

OPERACIÓN DE MÁSMÓVIL CON LUCERA

MásMóvil mantiene su hambre de operaciones corporativas y, el pasado mes de febrero, se hacía con la comercializadora de electricidad Lucera, con la que ya tenía acuerdos para el desarrollo energético de Yoigo. De esta forma, el operador de telecomunicaciones muestra claramente que tiene la intención de convertirse en un actor relevante, al menos entre los outsiders del sector.

Por delante tiene el reto de ganar la confianza, después situarse como líder de las empresas de mediana tamaño; posteriormente hacer frente a Repsol, ¿sueñan en la compañía con ser la cuarta eléctrica, algo que ya ha conseguido en las telecos?

En esta ocasión, la compañía dirigida por Meinrad Spenger ha adquirido una participación de control de la empresa comercializadora de luz y gas en una operación con la que busca reforzar su apuesta por ofrecer a sus clientes “los mejores servicios de energía”, aseguran desde la compañía.

Se trata de un movimiento que sirve, sobre todo, para afianzar su incipiente entrada en el sector energético. Fuentes de la compañía advierten a MERCA2 de que, pese a ser cierto que se trata de un nicho de negocio donde está habiendo muchos movimientos, por ahora no tienen intención de ejecutar más movimientos corporativos. Lo que sí explican es su intención de dinamizar un sector que, desde su punto de vista, lleva años siendo muy rígido a nivel comercial.

En este sentido, el grupo, que fue el primero de los cuatro grandes operadores de telecomunicaciones en ofrecer a sus clientes electricidad, remarca que gracias a los servicios Pepeenergy, EnergyGo y la adquisición de Lucera suma ya más de 100.000 clientes de energía.


- Publicidad -