miércoles, 23 junio 2021 12:52

Nadal más allá de sus 90 M€ en la pista: así invierte para engordar su fortuna

Rafael Nadal está a solo siete días de levantar su decimocuarto Roland Garros, un título que a nivel estadístico puede significar mucho. El español se convertiría en el tenista con más Grand Slam de la historia (21) y, de paso, alcanzaría los 90 millones de euros ganados en la pista a lo largo de su dilatada trayectoria. Una cifra que pone en relieve la gran cantidad de dinero que mueve el tenis en la élite, mientras más allá del Top 100 hacen malabares por sobrevivir. Lo más significativo es que esa desorbitada cantidad de dinero es solo una porción de lo que aglutina el español, que desde hace dos décadas es un imán para las grandes marcas.

Nike, Kia, Banco Santander, Telefónica, Richard Mille, Mapfre… Empresas de lo más prestigiosas decidieron en algún momento apostar por Rafael Nadal, pese a que no sale barato. En la lista Forbes de 2020 Nadal se sitúo entre los 30 deportistas mejor pagados del mundo, con 40 millones de dólares. Tres cuartas partes de ese dinero se lo embolsó gracias a sus ‘sponsors’. Como han hecho otros deportistas, el balear, consciente de que su carrera está cerca de llegar a su fin, ha empezado a invertir parte de esta fortuna. Y de momento parece que con mucho tino.

NADAL APUESTA POR EL LADRILLO Y LA HOSTELERÍA

El ladrillo marcó la primera incursión de Nadal lejos del tenis. Hace más de una década, poco después de convertirse en el número uno del mundo, el español fijó su mira en la isla de Cozumel, ubicada en el Caribe. Lo hizo con dos complejos hoteleros, Secrets Aura y Sunscape Sabor, que tienen más de 500 habitaciones y se encuentran a escasos 20 minutos de la ciudad y del aeropuerto. Un destino idílico e imán de turistas, donde todavía posee estas propiedades.

La aventura le salió tan redonda que poco después desplazó su mira a la capital española, de la mano de Abel Matutes Jr y Manuel Campos, quien figura como consejero delegado de la firma Mabel Capital. En total, el español y sus socios adquirieron once viviendas que se ubican en un edificio de la calle General Castaños, frente al Tribunal Supremo, por una cifra que según Vanitatis rondó los 25 millones de euros. Una suma ínfima en comparación con los beneficios que pueden generar: sólo quedan en venta dos áticos que se venden a casi 20.000 euros el metro cuadrado.

Del sector inmobiliario el español pasó a la hostelería. Lo hizo con la cadena de restaurantes Tatel, que pertenece directamente a Mabel Capital, donde Nadal figura como uno de los socios tras adquirir un tercio de la entidad el pasado año. En este nuevo proyecto también participan otros famosos deportistas como Cristiano Ronaldo y Rudy Fernández o el cantante Enrique Iglesias. Por el momento tienen dos restaurantes abiertos, en Madrid (Paseo de la Castellana) e Ibiza, y una próxima apertura en Beverly Hills. Aunque el lujo se palpa en cada rincón, los precios no son desorbitados, con platos que oscilan entre los 15 y los 30 euros.

LA RAFAEL NADAL ACADEMY

Más allá de sus inversiones económicas, Nadal también tiene proyectos personales abiertos. Su academia, que lógicamente le reporta dinero, es el legado que quiere dejar al tenis español cuando él deje de librar batallas en las pistas. Aunque su proyecto inicial fue ambicioso, próximamente se convertirá en una de las academias referencia en el mundo. En obras actualmente, el complejo contará próximamente con 19 pistas al aire libre, cuatro pistas cubiertas de superficie dura, siete pistas semicubiertas de tierra batida, un campo de fútbol, 13 pistas de pádel, una piscina olímpica, un spa…

Todo tipo de lujos que se unen a su museo personal y a unas instalaciones de ensueño para quienes allí se alojan. Entre algunas de las personalidades que forman el equipo técnico y directivo se encuentran Toni Nadal y Carlos Moyá. Patrocinadores para poner en marcha el proyecto no le han faltado a Nadal, que ha contado con el patrocinio de Movistar, Santander, Nike y otras marcas que también le arropan en su aventura personal. Vicente del Bosque, que da nombre a uno de los campus de verano, o el mismísimo Roger Federer, han quedado perplejos con las instalaciones.

Se desconoce cuánto dinero le puede reportar a Nadal su academia, pero sí se sabe con certeza que es su proyecto empresarial más mimado. Entre pisos, restaurantes y academias, Nadal tiene garantizado su futuro económico, si es que no lo tenía ya con lo que ha ganado en patrocinios y sobre la pista. De momento, está a solo una semana de acrecentar su historia.


- Publicidad -