viernes, 15 octubre 2021 22:24

Meliá atisba brotes verdes en España: optimismo contenido en Fitur

Meliá Hotels International espera tener abierto el 70% de sus 187 establecimientos hoteleros para este verano. “Y nos gustaría abrir más, pero en el segmento urbano va a costar más y la recuperación será aún más paulatina”, asegura el consejero delegado de la cadena hotelera, Gabriel Escarrer. El directivo de Meliá ha dejado un discurso inequívoco en Fitur. “Vengo a vender seguridad”, afirma, sin la cual “no podremos remontar”. Y, en la misma línea, ha reclamado “inversiones” públicas en pruebas PCR, en el pasaporte sanitario y “en todo lo que suponga reactivar el negocio lo antes posible”.

La seguridad sanitaria es la única solución para el turismo. En el caso de Meliá, “si se alcanza la inmunidad de rebaño, como prevé el Gobierno, en septiembre deberíamos tener toda la planta hotelera abierta”, añade Escarrer. Pero en la lucha por la seguridad que impulse los viajes en todos los ámbitos (vacacional, negocios o eventos) las autoridades nacionales y europeas tienen todavía importantes pasos que dar.

Asumir el coste de las pruebas PCR para fomentar la movilidad de los viajeros “no es un gasto, es una inversión”, insiste Escarrer. Ya lo hacen países como Francia. Además, “deberíamos avanzar rápido en el pasaporte sanitario, eso eliminaría muchos trámites burocráticos, para los que no estén vacunados”, explica el CEO de Meliá. “El Gobierno de España debería asumir el coste de la PCR porque no supone un coste, sino una inversión en seguridad sanitaria, para poder recuperar el turismo”, reitera.

Cuando formula esta reivindicación, Escarrer habla también en nombre de Exceltur, organización en la que ostenta la presidencia. “El sector ha asumido unas cargas muy importantes, hemos gestionado miseria durante 15 meses, venimos de la crisis más importante de la historia del sector y tanto las cuotas de resultados como los balances ya están suficientemente dañados como para soportar todavía más gastos que no tienen sentido”, concluye.

SEGURIDAD CON SENSACIÓN DE NORMALIDAD

Escarrer se expresa en todo momento con absoluta cautela. El optimismo envuelve sus palabras pero la prudencia marca el tono. El directivo de Meliá se aventura a hablar de brotes verdes en España, pero “sin euforias”. La “manoseada bola de cristal” de las previsiones y fechas de recuperación contribuye al desgaste en un momento en el que el ánimo del sector debe reforzarse.

De hecho, ese es el espíritu que se respira en Fitur: “necesitamos inyectar cierto optimismo, cierta sensación de recuperación, tenemos que poner de cada uno de nosotros en este proceso”. Escarrer pone en valor esta singular edición de la Feria Internacional del Turismo por excelencia alegando que “se han suspendido, fallas, ferias de abril, toros…pero gracias a una iniciativa privada muy seria y muy potente en España, hemos conseguido, con este nuevo formato (hídrido presencial – online) que no se quede ningún año sin Fitur”.

El dirigente de la cadena hotelera señala que Fitur “es muy importante como escaparate, viene mucha gente de fuera y tenemos que asegurarnos de que dejamos la mejor impresión y la mejor imagen de recuperación y normalidad y, sobre todo, de mantener la precaución”.

En el caso de Meliá, el objetivo está muy claro: “si no vendemos seguridad no seremos capaces de remontar”. La cadena hotelera lleva 2 millones de euros invertidos en seguridad, “una de las cuestiones mejor valoradas por los clientes” apunta Escarrer, porque “transmitir seguridad manteniendo la sensación de normalidad, de estar de vacaciones, no es fácil”.

Meliá también ha invertido en la formación de 20.000 de sus 49.000 empleados. Digitalización, sostenibilidad, medio ambiente y responsabilidad, han sido los ejes vertebradores de su estrategia.

BROTES VERDES EN ESPAÑA

Pese a todo, Escarrer se refiere a los “primeros brotes verdes” cuando alude a la campaña de verano, próxima a iniciarse en España. Las ventas en destinos españoles se sitúan un 45% por debajo de 2019, la emisión crece un 150% respecto al mes anterior. Además, también dentro de los indicadores que avalan la confianza para los próximos meses, se sitúa la progresiva bajada de cancelaciones y el ascenso en el porcentaje de reservas para el tercer trimestre que supera el 77%.

En cuanto a la emisión de reservas por destinos en las últimas seis semanas se reparte en un 46% en las costas, un 28% en Baleares y un 26% en Canarias. En resumen, se priorizan de nuevo los destinos peninsulares, por el aumento de la demanda nacional y alemana y la ausencia, de momento, de Reino Unido. Mientras tanto, aumenta la incidencia de Alemania y Francia, junto al mercado nacional.

Las reservas sin depósito para los clientes y las contrataciones de último minuto abren nuevas posibilidades a que las cifras del verano turístico puedan moverse al alza. Conseguir un mayor ritmo de vacunación, implementar el pasaporte sanitario y el semáforo verde a España, por parte del Reino Unido, terminarían de coronar la tarta de la recuperación. En un escenario todavía cambiante y sin ánimo de hacer previsiones ni a corto ni a largo, Escarrer confiesa que “quiero pensar que será un buen año, aunque todavía lejos de los niveles de 2019”.


- Publicidad -