martes, 28 septiembre 2021 18:48

El pinchazo de Ecoener tiñe de negro el debut verde en Bolsa de 2021

El sonado ‘boom’ renovable previsto en la Bolsa para este año 2021 tras el salto de Ecoener se desinfla por momentos. El Grupo gallego inauguraba este martes la temporada de debuts de compañías verdes en el parqué, con un estreno precedido por un retraso y por un recorte del tamaño de la oferta. Además, al cierre de la sesión se ha dejado más de un 15%, aplacando así el entusiasmo previo por la irrupción bursátil de las renovables.

Tanto es así que Opdenergy ha decidido posponer ‘sine die’ su salida a Bolsa, prevista para el 7 de mayo, con una capitalización de entre 826 y 926 millones de euros, debido a las «inestables» condiciones de los mercados y tras el estreno de Ecoener la primera del aluvión de compañías de renovables que tienen previsto dar el salto al mercado este 2021.

Ecoener, que salía a Bolsa a un precio de 5,90 euros por acción, lo que supone una capitalización bursátil de aproximadamente 336 millones de euros, no ha hecho más que ver cómo sus títulos entraban en el terreno negativo, para no perderlo ya en toda la jornada.

De esta forma, el grupo gallego ha sido el encargado de romper el hielo de las salidas a Bolsa de las renovables previsto para este año, entre las que destacan las ya anunciadas de Acciona Energía, Opdenergy -que ya ha puesto fecha para el 7 de mayo- o de la filial de renovables de Repsol, que también trabaja en un posible salto al parqué.

Ecoener ha representado la primera prueba de fuego para calibrar el apetito del mercado por las renovables y determinar si el excesivo interés y ofertas por las energías verdes es o no una burbuja.

Y no ha sido fácil el camino para llegar a este toque de campana: la compañía ha tenido que retrasar su fecha inicial (el 30 de abril), y ajustar el tamaño de su oferta inicial de acciones ordinarias durante el proceso de colocación. Además, finalmente tuvo que situar su debut en el lado más bajo de la horquilla que se marcó de entre 5,9 euros y 7,25 euros por acción.

Las acciones de Ecoener cotizarán bajo el símbolo ENER. La oferta inicial de suscripción de acciones ordinarias de nueva emisión ha sido por el 29,8% del capital social de la compañía. El accionista único de la compañía Ecoener, Luis de Valdivia, mantiene una participación del 70,98% del capital social.

RECONOCIMIENTO «A LARGO» DEL MERCADO

Tras el tradicional toque de campana en la sede de la Bolsa, el presidente y fundador de Ecoener, Luis de Valdivia no se mostró preocupado por el comportamiento de la acción en su estreno, que tras debutar con una ligera subida (1,7%) entraba rápidamente en el terreno negativo, ya que Ecoener «mira a largo plazo y los momentos puntuales no nos deben despistar del objetivo de crear una empresa sólida y estable en el medio plazo».

De Valdivia se ha mostrado convencido de que la compañía conseguirá «a largo plazo» el reconocimiento de su valor por el mercado y ha afirmado que el grupo no prevé ampliar capital en el corto y medio plazo, ya que los recursos captados en su salida a Bolsa son «suficientes» para cumplir sus objetivos.

Pese a todo, el presidente de Ecoener ha destacado el perfil inversor y «la gran acogida entre inversores a largo plazo de especialistas en renovables» y se ha mostrado «muy satisfecho de que se haya acudido a nuestra ampliación de capital desde esa posición». Reconoce que «tal vez, sí ha habido una menor afluencia de inversores institucionales, pero estamos muy satisfechos», insistía el máximo responsable de la compañía.

Asimismo, Valdivia ha afirmado que los principales inversores proceden del norte de Europa y del Reino Unido si bien el 40% de la inversión es española.

El fundador de Ecoener señaló que la compañía está «cómoda» con su ‘free float’ tras la operación, ya que la oferta ha representado «una herramienta para incrementar sostenidamente su crecimiento».

A este respecto, descartó también una posible ampliación de capital en el corto y medio plazo, ya que los recursos captados en la oferta son «suficientes» para cumplir con sus objetivos. «Cuando hayamos obtenido objetivos, entonces valoraremos esa ampliación de capital», dijo.

Así, apostó por la emisión de bonos y la financiación de proyectos estructurada como vías para captar recursos para financiar su cartera de proyectos. Fundada en 1998, Ecoener nació focalizada en la generación hidráulica, aunque ha ido añadiendo a su cartera proyectos fotovoltaica y eólica.

DESARROLLO DE 1.500 MW HASTA 2028.

El grupo, que cuenta en la actualidad con una cartera de unos 300 megavatios (MW), aspira a incrementarla hasta los 1.800 MW en 2028, con el desarrollo de unos 1.500 MW adicionales.

De esta manera, al final de su plan prevé contar con un peso en capacidad instalada a partes iguales de la eólica, fotovoltaica e hidráulica en su cartera, mientras que la mitad de la generación será de esta última tecnología.

De Valdivia indicó que los proyectos del grupo en España se concentran en Galicia -donde prevé implementar en Pontevedra 80 MW eólicos «con un horizonte temporal inmediato»- y Canarias, aunque subrayó que el futuro del grupo está en el mercado internacional -con presencia ya en República Dominicana, Panamá, Chile, Colombia, Serbia o Kenia, entre otros-. «Allí haremos nuestras actuaciones hidráulicas», dijo.

RECELOS EN EL MERCADO

El pasado viernes, cuando se pospuso la salida a bolsa de la compañía, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) pedía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que esté «atenta y vigilante» ante el aluvión de salidas al mercado en el sector de las energías renovables y que podría generar una posible «burbuja financiera, de importantes potenciales riesgos para el inversor».

A este respecto, la asociación de accionistas minoritarios considera que algunos de los proyectos que aspiran a cotizar en Bolsa «distan mucho de ofrecer la imagen y seguridad que todos queremos ver en un mercado serio y riguroso como es el Mercado Continuo español«.

Aunque la asociación subraya que no tiene «ninguna duda» de que la CNMV, tras aprobar el folleto de la oferta de Ecoener, no ha observado «ningún incumplimiento flagrante de la normativa», recuerda al supervisor que «su misión, por ley, va más allá de la mera verificación formal de los procedimientos, ya que es la protección del inversor la razón última de su existencia».


- Publicidad -