viernes, 14 mayo 2021 7:07

Miguel Ángel Temprano (Orfeo Capital): “El mundo financiero desde la crisis del 2008 ya no es igual”

¿En qué están invirtiendo ustedes ahora? ¿Déjeme una pincelada de cuáles son sus apuestas para el corto plazo?

A mí siempre me ha gustado lo mismo y con 57 años y 36 de carrera no voy a cambiar. Me gusta todo lo relacionado con la salud y la tecnología, y me gusta porque creo que los avances en la sociedad tienen que venir de la mano de aquello que nos permita vivir más y sobre todo mejor, y en esto, estos dos sectores son los más críticos. Así pues, en nuestras carteras los valores relacionados con la salud y la tecnología siempre tienen un peso específico muy importante.

Lo que ocurre es que la tecnología se va orientando lateralmente como coadyuvante de otros sectores. Por ejemplo, la telemedicina, pero sobre todo la biotecnología.

Creo que el COVID va a ha cambiar muchos valores de occidente. La manera que nos relacionamos con la naturaleza y el cuidado de nuestros mayores va a ser muy diferente, El COVID ha demostrado que el capitalismo se puede interpretar de una manera más responsable y que la única manera que los desfavorecidos cuiden el planeta que habitan los ricos es si estos últimos mejoran la vida de aquellos. Las políticas de ESG se han convertido en exigencia para que un valor sea invertible.

Obviamente estamos rotando nuestras carteras de valores growth a valores value, como todo el mundo está haciendo, y nosotros nos estamos centrando en compañías value con un alto impacto de la tecnología en ellas.

Dos pinceladas sencillas, AMGEN como valor ya invertible y 23andme en cuanto salga a cotizar.

Orfeo Capital es una gestora joven, pero usted es un veterano en estos temas. ¿En qué se fija la compañía a la hora de elegir los activos en los que invertir?

Yo realmente lo que hago es invertir mi dinero. Me he dado cuenta de que cuando me fijo solo en mi dinero es cuando más consecuente soy con las políticas de inversión de la casa. Nosotros somos una firma que invertimos bajo el criterio de preservación del patrimonio. Obviamente, no aseguramos resultados en dos meses, pero aseguramos que nunca tendremos unas perdidas gigantescas. Yo no podría dormir si mi patrimonio desapareciera de la noche a la mañana, ¿Cómo voy a esperar que lo haga un inversor nuestro?

Así pues, nos fijamos en los que llamamos la regla de los dos cinco, cinco riesgos a evitar y cinco ventajas competitivas que debe tener todo compañía invertible. Si lo cumple, lo estudiamos, sino ni nos molestamos.

¿Qué criterio siguen para estar más o menos expuestos según que momentos?

El mundo financiero desde la crisis del 2008 ya no es igual. Hubo un antes y un después el día en que los americanos decidieron abrir la espita de la fabricación de dinero. Nunca se había vivido una expansión cuantitativa en el primer mundo de esta magnitud. Al llegar a febrero de 2020 el mundo estaba ya dopado de dinero, pero desde entonces se decidió abrir la mano como si no hubiera un mañana. Hasta un liberal como Larry Summers ha llegado a decir que la política monetaria hiperexpansiva como la que se esta llevando a cabo es mala para la economía, pero, y esto lo añado yo, para quien es mortal es para el ahorrador. ¿Y sabe usted quien es el mayor ahorrador del mundo? El pensionista, a través de sus fondos de pensiones. Ya verá cuando se les diga que el rendimiento de los fondos de “bajo riesgo” no solo no es positivo, sino que no retorna ni el capital invertido.

Este burbujón hay que manejarlo con mucha prudencia. Lo definiría como una gigantesca ola, que no puedes dejar de cabalgar, pero no debes intentar ser el mejor, porque es tan alta que igual te matas. Es preferible navegarla arriba para a la mínima bajarte de ella. 

Me ha hablado me macroeconomía como un criterio de constante estudio por Orfeo Capital a la hora de seleccionar los activos. Entrando en ello, parece ser que el Covid 19 ha liberado odas las tensiones geopolíticas previas, ¿creé que es así y que la calma ha llegado a la geopolítica?

Me contaba mi difunta madre que en la guerra el patrimonio de su familia se lo llevo una bomba. La fabrica de hielo de mi abuelo paso de existir a no hacerlo en un segundo. Este es el ejemplo que la geopolítica afecta a la macroeconomía, aunque aquí fuese microeconomía.  De echo es lo mas importante.

China en su intento de colonizar Latinoamérica le ha vendido, o regalado no lo se, una cantidad tan relevante de vacunas que ha permitido que Chile se convierta en el segundo país del mundo por porcentaje de la población inoculada. La mala suerte es que no sabemos si era vacuna o agua, porque los chilenos se siguen poniendo malos.

Pero este es un claro ejemplo de geopolítica. China pretende colonizar el subcontinente y controlar las materias primas. No olvidemos que Chile es el primer extractor de cobre el planeta, mineral critico en la transmisión eléctrica en la ultima milla.

Con el COVID no ha llegado la calma, lo que ocurre es que el grito tapa el ruido del silbido. Ahora todo es COVID, y mientras tanto no sale en las noticias algo que nos inundó las primeras paginas de los periódicos en el 2014: la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania, y a solo 20 millas del principal puerto de aguas calientes de Ucrania, por el cual embarca el 25% de sus exportaciones. Rusia que ya se anexiono Crimea, quiere el control total del mar interior de Azor, una vez que en estrecho de Kerch ya ha construido un puente. Europa y EEUU ya han emitido sus quejas y las respectivas palabras de apoyo.  ¿Pero qué más podemos hacer? ¿Alguien nos ve en guerra con Rusia por esto?  Pero si esto ocurre y la tensión cada vez es mayor, el impacto sobre unos mercados dopados va a ser importantísima.

¿Cómo nos puede afectar la llegada de Biden a la Casa Blanca? Vemos que ha llegado con una política que suele no ser vista muy bien por Wall Street, subida de impuestos, gasto social, …

Biden, de quien también pronostiqué que sería el presidente de los EEUU ya en noviembre de 2018, cuando ni se había presentado (hay un video en nuestra pagina web) ha ganado no porque sea el mejor político sino porque se enfrentaba al peor político de la historia. Bueno Trump no es un político, es un loco. La polarización ha conseguido arrastrar a las urnas a la mayor cantidad de americanos de la historia.

Biden, a pesar de lo que diga, es un presidente de cuatro años, para dar paso a la que espero sea la primera mujer en la Casa Blanca. Y no soy feminista, yo solo soy de los que demuestran que son buenos, independientemente de su condición sexual, raza o religión. Y lo aclaro porque creo y con conocimiento de causa que Kamala Harris es una mujer brillante. Biden es un político del establishment, necesario para reconstruir una democracia dañada, pero un señor de casi 80 años, que por mucha fuerza y vitalidad que tenga, nadie le quita el peso de los años de sus espaldas.

Biden ha llegado para eso, para reconstruir lo dañado y el daño fundamental que ha hecho Trump es hacer que los EEUU pierdan el papel de líder, de gendarmes del mundo. Papel que gente como yo piensa que debe existir y que mejor que el sheriff sea tu amigo.

Realmente Biden no pretende subir los impuestos, sino que haya una coherencia fiscal.  Que no ocurra lo que decía Warren Buffet, que su secretaria pagaba mas impuestos que él. Claro está, ha presentado un plan de inversiones, quizá exagerado por el nivel de déficit del país, que como decía un americano, ha llevado la semántica de la palabra inversiones hasta limites poco aceptables por el diccionario. Veremos, pero creo que esto acabara en un acuerdo en una cantidad entre el 1.90 de Biden y el 0.6 de los republicanos.

¿Es verdad que los europeos nos estamos quedando atrasados respecto de los americanos? Y ¿los españoles?

Los europeos no es que vayamos atrasados respeto a los americanos, es que si fuese la Copa América de vela nos sacarían tres cuerpos por milla avanzada. Queríamos ser un país y nos hemos quedado en un dibujo de burócratas. No tenemos una única voz ni para lo que es vital para todos como son las vacunas, en lo que deberíamos estar siempre de acuerdo. ¿Cómo vamos a actuar de manera coordinada en temas complejos como hacen los americanos? Y esto afecta a nuestras empresas y por tanto a nuestras economías.

Yendo al tema de las vacunas, que se que usted además de economista es biólogo molecular, ¿Cómo interpreta la problemática de la falta de vacunas y cómo va a afectar a nuestras economías?

Contestando a su pregunta, nos esta afectando mucho y más que nos va a afectar, sobre todo a economías hiperdependientes de sectores muy afectados por la movilidad como el español.

Hacía el verano del año 2020 me atrevía a predecir que tendríamos una vacuna para Navidades, explicando que extendía el periodo de Navidad de noviembre a febrero. Cuando en otoño se destaparon los casos de mielitis trasversa en la fase II/III de la vacuna de Oxford, un medio de comunicación me llamo para preguntarme por esto y no solo me ratifique en las fechas, sino que aventure que la primera no sería AstraZeneca sino Pfizer. Acerté en todo y no porque sea adivino sino porque si estas en este mundillo era muy fácil de predecir. Igualmente dije que el problema estaría en la fabricación y distribución y estime que estaríamos en pleno proceso de vacunación para el verano del 2021 y que tendríamos del orden del 85% de la población del primer mundo vacunada para las Navidades. Me ratifico en ello y nuevamente no es que sea adivino, sino que uso las matemáticas, esa ciencia que parece ser que la mayoría de la gente no quiere utilizar.

Era imposible que fuésemos más rápidos en la fabricación, o por lo menos mucho más rápido. El problema ha llegado cuando hemos descubierto la cantidad de incompetentes que tenemos en la UE. En algo se parecen a los gobernantes españoles. Me indigné cuando escuché a la directora de Salud publica de la UE decir que había que negociar el precio de las dosis, que el dinero es escaso. Yo le preguntaría dos cosas: la primera si ha calculado cuánto vale tener nuestras economías bloqueadas en referencia a un sobrecoste de las vacunas y la segunda es si ha calculado cuánto cuesta una cama ocupada de hospital en referencia al sobrecoste de esas dosis administradas.  Bueno, no se lo preguntaría porque ya se las respuestas. Ni se le ha ocurrido calcularlo. Ha interpretado que la gestión se mide por el ahorro y no por la optimización del recurso escaso, uno de los principios básicos de la gestión empresarial y que debería ser, aunque ni allí ni aquí lo es, el principio básico de la gestión pública.

He leído de manera reiterada que usted fija la verdadera recuperación sobre la piedra de un tratamiento ¿no sería suficiente que se consiga un índice de vacunación adecuado?

Los que hemos estado muy próximos a la ciencia sabemos que el hito, nunca antes conseguido en la humanidad de tener no solo una sino varias vacunas en once meses, es debido no a la cooperación internacional, que sin duda ha ayudado, sino a la experiencia científica adquirida en los últimos cuarenta años de lucha contra el SIDA. Esta enfermedad empezó cuando yo estudiaba en la universidad. Sin más, términos como ELISA, tan famosos ahora, fueron términos que se pusieron en boga en aquella época. Fue una de las preguntas de mi examen final de microbiología. En aquella época estaba Ronald Reagan en la presidencia de los EEUU, y ya dijo que tendríamos una vacuna en dos años. Han pasado cuarenta y ni está ni se la espera, pero hoy en día nadie tiene porqué morir de SIDA, porque no hay vacuna, pero si hay tratamiento. Y no hay vacuna porque el virus es altamente mutante. Las vacunas contra los virus son el disparo del francotirador y el tratamiento el de la escopeta de perdigones.

El SARS COV 2, el virus que causa el COVID 19 es un coronavirus estándar, es decir no muta demasiado, pero a pesar de eso ya vemos que al día de hoy tenemos al menos tres linajes o variantes criticas y ya se sabe que al menos dos vacunas, la de Pfizer y la de AstraZeneca no funcionan contra la variante sudafricana. ¿qué va a pasar cuando las variantes sean cepas?

Necesitamos contener la propagación de la enfermedad y que la gente no enferme mayoritariamente de forma grave, y eso se consigue con la vacuna, pero necesitamos que si a pesar de todo la gente enferma, al llegar a la segunda fase, la inflamatoria, que es la que te lleva al hospital y de ahí a la UVI, no se muera. Mejor dicho, que no vaya ni a la UVI, para no colapsar el sistema sanitario.

Cuando tengamos ese tratamiento habremos vencido a la enfermedad, porque al fin y al cabo todos estamos dispuestos a enfermar, siempre y cuando esta enfermedad sea leve y no se nos lleve por delante.


- Publicidad -