miércoles, 19 mayo 2021 1:29

Bonificaciones para autónomos colaboradores: así puedes pagar menos a la Seguridad Social

Aunque hay quien prefiere no trabajar para la familia, para algunos autónomos poder contratar a familiares es una de las mejores opciones cuando necesitan que alguien les eche una mano en su negocio. Surge así la figura de los autónomos colaboradores, que son quienes colaboran en un negocio que es propiedad de una familiar directo.

La diferencia entre contar con un autónomo colaborador o contratar a un empleado no solo se nota a la hora de trabajar, también en lo referente a las cotizaciones a la Seguridad Social. Desde que entró en vigor la Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo, los autónomos que contraten a familiares pueden ahorrarse algo de dinero en la cotización.

Requisitos que deben cumplir los autónomos colaboradores

autonomos colaboradores dar alta reta

Para poder tener esta condición hay que ser familiar directo de la persona con la que se va a trabajar, que debe ser la dueña del negocio. Esto incluye al cónyuge y a los familiares hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad (padres, hijos, hermanos, nietos, abuelos, cuñados y suegros), también se incluye a las parejas de hecho.

Además, es necesario que la colaboración sea algo habitual y no algo meramente puntual, que tanto el autónomo como su colaborador trabajen en el mismo centro de trabajo, y convivan en el mismo hogar o, en su defecto, que el autónomo colaborador esté a cargo del titular del negocio.

No es posible que el colaborador esté dado de alta a la vez como trabajador por cuenta ajena. Y, tratándose de autónomos societarios, no pueden recurrir a la figura del autónomo colaborador para contratar a sus familiares.


- Publicidad -