martes, 13 abril 2021 2:19

Las startups españolas aguantaron el tipo en 2020

Resistiendo contra viento y marea, así superaron las startups españolas el complicado año 2020. Aunque la inversión que fueron capaces de captar fue inferior a la registrada en 2019 (algo que es del todo entendible), el número de operaciones registradas tuvo un alza del 36%. Una muestra más de que el panorama emprendedor español es muy fuerte.

Los datos que vamos a analizar han sido recogidos en el informe elaborado por el Observatorio de Startups de la Fundación Bankinter, que lleva ya unos años ligada a este sector. Sus responsables señalan que, a pesar de las dificultades, ahora mismo el ecosistema emprendedor en España goza de buena salud, muy especialmente en el sector de las empresas tecnológicas.

Uno de los aspectos que es importante destacar es que las startups españolas han conseguido seguir adelante en un entorno muy complejo y completamente impredecible. Y lo han hecho gracias a la flexibilidad de este modelo de negocio. Algunas incluso han variado ostensiblemente su modelo de negocio para poder atender a las nuevas necesidades que han surgido en los consumidores a raíz de la pandemia.

startups espanolas 2021

A las startups españolas más jóvenes les ha ido mejor

El mundo startup es algo complejo. Aquí no se trata de obtener rentabilidad de forma inmediata, sino que los proyecto se van “cocinando” a fuego lento, a fin de poder crear productos o servicios que de verdad resulten interesantes para los consumidores una vez que están en el mercado.

Los inversores lo saben y esto afecta de forma directa a sus inversiones. En el caso de las startups de serie C y Growth, la inversión ha caído casi un 54%. Porque de ellas se espera un rendimiento a corto plazo, y ahora mismo el mercado no está en el mejor momento como para que estas empresas puedan cumplir con las previsiones que tenían de rentabilidad.

Por el contrario, las startups en fase semilla y presemilla, aquellas que acaban de nacer o están en proceso de crecimiento, tuvieron mucha más suerte en 2020 a la hora de captar financiación. La razón es que de ellas no se espera una rentabilidad interesante hasta dentro de dos, tres o cuatro años. Tiempo más que suficiente para que comience la recuperación. Por eso, durante el año pasado fueron una opción más atractiva de inversión para quienes querían poner su dinero en startups españolas.

mejores startups españolas

Las startups españolas atraen a emprendedores e inversores

En cualquier caso, este tipo de empresas no han dejado de buscar inversores a través de todos los medios. Dado que en 2020 las presentaciones de proyectos y los eventos de startups estuvieron paralizados, los emprendedores se volcaron más que nunca en el crowdfunding como forma de obtener dinero para sus empresas.

El número de operaciones de búsqueda de financiación a través de plataformas de crowdfunding se incrementó un 73% durante el pasado año, y el volumen de inversión creció un 20,5% con respecto a los datos de 2019.

Por regiones, las startups con domicilio en Madrid y Barcelona siguen siendo las que más inversión captan, pero es especialmente destacable el caso de Valencia, que el año pasado vio crecer la inversión en este tipo de empresas un 566%. En cuanto a los inversores extranjeros, la inversión estadounidense sigue siendo la mayoritaria, con una importante bajada de la inversión asiática.

Las startups no solo despiertan el interés de los inversores, también de los ciudadanos. Un reciente estudio llevado a cabo destaca que algo más de un 40% de los españoles creen que montar su propio negocio es una opción muy atractiva de cara al futuro.

Es especialmente destacable que muchos de quienes se plantean emprender piensan directamente en el sector del comercio online. Aunque un poco menos de la mitad siguen prefiriendo el modelo de negocio tradicional. En el caso de los menores de 30 años, el interés está orientado mayoritariamente hacia sectores como e-commerce y la venta a través de redes sociales.

nuevos negocios

El buen funcionamiento de las startups españolas es en parte responsable de que el interés por emprender siga presente incluso en momentos tan difíciles como el actual. Los posibles nuevos emprendedores ven que hay muchos proyectos interesantes que siguen en marcha y que son capaces de captar inversión, y eso les anima a ellos a seguir adelante con su idea e intentar convertirla en una realidad.

A pesar de los buenos datos, el espíritu emprendedor todavía sigue siendo más bajo en España que en el resto de Europa. Nuestros vecinos consideran el emprendimiento una opción interesante y viable, a pesar de la crisis.

Los expertos en economía y negocios creen que estos datos son especialmente importantes, porque los emprendedores tienen y van a tener un papel clave de cara al futuro, a la hora de generar empleo y bienestar.

Eso sí, hay que tener en cuenta que quedan por delante unos años muy difíciles y que de cara al futuro quizá los inversores se vuelvan más selectivos a la hora de elegir los proyectos en los que ponen su dinero. La clave estará, por tanto, en crear proyectos sólidos con capacidad para generar una buena rentabilidad.Y para eso es posible que sea necesario prolongar la fase de aceleración para dejar todo el proyecto bien definido y retrasar un poco más la búsqueda de financiación.

También será importante saber hacer más con menos, optimizar los recursos al máximo y exprimirlos para sacarles todo el partido posible. Aunque esto es algo que los emprendedores españoles saben hacer muy bien.

Estamos en un momento de pleno cambio y con un nivel de incertidumbre que es, todavía, demasiado alto. Pero, aún así, las startups no se dan por vencidas, y detrás de ellas hay emprendedores con grandes ideas que están convencidos de que pueden crear algo bueno. Por eso, ahora más que nunca es importante dejar de lado la mentalidad perdedora y orientarse hacia una mentalidad ganadora.

Los buenos pensamientos per se no van a conseguir buenos resultados, pero sin ellos no será posible conseguirlos. No hay que olvidar que empresas tan importantes como lo es hoy en día Uber nacieron en mitad de la crisis económica mundial de 2008.


- Publicidad -