mentalidad emprendedora

Se habla mucho de la mentalidad emprendedora y de lo importante que es, pero a la hora de poner una idea de negocio en marcha también debemos prestar especial atención a la mentalidad perdedora, porque nuestro objetivo será alejarnos lo máximo posible de ella. Igual que podemos encontrar personas tóxicas a nuestro alrededor, a veces somos nosotros mismos quienes nos saboteamos.

La actitud con la que nos enfrentamos a los problemas es fundamental para salir airosos de ellos. No se trata de que vayamos a solucionarlo todo solo por pensar que podemos hacerlo, pero si pensamos que no podemos hacerlo, nos vamos a acabar autoconvenciendo de ello y eso sí nos va a llevar a fracasar.

El miedo al fracaso es normal, pero hay que superarlo

miedo al fracaso y mentalidad perdedora

El miedo al fracaso es una de las señas de identidad de alguien que tiene una mentalidad perdedora. Ese vértigo ante lo desconocido y el temor a fallar es algo que está presente en todas las personas, la clave está en si podemos superar o no el miedo a fracasar. Si no podemos, tampoco seremos capaces de tomar las mejores decisiones para nuestro negocio.

Numerosos estudios psicológicos demuestran que el carácter con el que abordamos las situaciones influye mucho en nuestra forma de actuar. Si creemos que podemos superar un obstáculo empezaremos a buscar soluciones, nos pondremos en marcha. Pero si creemos que tenemos ante nosotros un muro infranqueable, entonces tendemos a no hacer nada para superar la adversidad.