martes, 20 abril 2021 19:58

Grifols da el paso para comprar el 100% de BPL Plasma con la ayuda de sus socios en la sombra

Grifols ha reiniciado la compra de BPL Plasma, una sociedad que intentó comprar en 2019 pero sin que tenga aún el visto bueno de la Federal Trade Commission. La compañía, presidida por Víctor Grifols, lleva dos años intentando cerrar esta operación clave para su plan estratégico.

Así, ha adquirido la mitad de los centros que tenía BPL Plasma -filial de Bio Products Laboratory Holdings Limited por 306 millones de euros, prácticamente la mitad de lo ofrecido en 2019 por el total de la compañía. En ese año, Grifols, a través de Scranton Enterprises, iniciaba los primeros pasos para comprar la empresa estadounidense. Para esta nueva adquisición, Grifols ha prescindido de Scraton Enterprises, su principal inversor en la sombra, un entramado de empresas con sede en Holanda y participada por consejeros de la empresa catalana.

Grifols cuenta para esta operación con el permiso administrativo de de la Federal Trade Commission y demás aprobaciones regulatorias. Esta compra es clave para la implantación de su estrategia en la red de suministro. De esta forma, a Grifols solo le quedaría por adquirir la mitad de los centros de BPL Plasma, que ahora cuenta con solo 25, según los datos oficiales de su web consultados por MERCA2.

EL BUFETE DE CONFIANZA DE GRIFOLS

De esta forma, a la empresa dirigida por Víctor Grifols sólo le quedan invertir otros 300 millones de euros por el resto de los centros que aún posee BPL Plasma. Los centros que faltan por comprar se encuentran en el centro y sur de EEUU, con gran presencia en Texas (10), Arizona (3) y Florida (3). Esta adquisición está alineada con la estrategia de expansión y diversificación de acceso a plasma de Grifols, compañía líder que cuenta con una sólida red integrada por 344 centros de plasma: 289 en EEUU y 55 en Europa.

En la operación de compra de los 25 centros de BML Plasma ha participado el bufete de confianza de Grifols. Osborne Clarke, formado por abogados y economistas, fue fundado por Tomás Dagá Gelabert, a su vez consejero de Grifols desde hace 21 años y vicesecretario del consejo desde hace cinco, según consta en los registros oficiales consultados por este medio.

Los vínculos del despacho se han mostrado en las últimas operaciones de la compañía, como la compra de una planta de fraccionamiento en Canadá y otros 11 centros de Green Cross el pasado mes de octubre. También en recientes adquisiciones, como la instalación de fraccionamiento de plasma de Green Cross en Montreal (Canadá) y una sociedad de recolección de plasma en EEUU; y, entre otras, la compra de Alkahest hace dos meses.

El economista al frente de este despacho había trabajado anteriormente en Peat Marwick Mitchell & Co y es miembro de consejos de administración en Alkahest Inc. y Shanghai RAAS Blood Products. También es patrono y secretario de la fundación privada Víctor Grífols i Lucas, de la fundación Probitas Fundación Privada y secretario no consejero de Progenika Biopharma.

UN CONSEJERO SIN ENCAJE OFICIAL

Dagá Gelabert “no encaja con las vigentes definiciones de consejero ejecutivo, dominical o independiente”, señala Grifols en los registros oficiales. Pero la empresa líder mundial del sector del plasma asegura que “presta servicios legales y fiscales”. Además, posee una participación del 0,02% de Grifols, siendo uno de los cuatro consejeros en poseer acciones de la compañía a cierre del 2020. Además, los lazos se estrechan aún más. El bufete no tiene acciones de Grifols, sino que su fundador actúa en representación de Scranton Enterprises, de la que es accionista -sin control, a efectos de la Ley del Mercado de Valores-.

Scranton Enterprises posee hasta ahora el 8,13% de Grifols, un paquete valorado en más de 1.023 millones de euros con el precio por acción actual. En comparación con otros años, la participación de esta empresa radicada en Países Bajos es ligeramente inferior al 8,55% que ha llegado a poseer.

PAGO DE 18,6 M€ A UNA FILIAL DE SCRANTON ENTERPRISES EN 2020

La empresa situada en Holanda ha realizado importantes operaciones con Grifols, como compra de inmuebles o arrendamientos. En 2020, a través de Centurión Real Estate, Scranton Enterprises y Grifols ha sellado operaciones significativas por una cuantía total de 18,637 millones de euros. Los conceptos, según la documentación consultada por este medio, se deben a adquisiciones de “inmovilizado material” y “otros”.

Scranton Enterprises, que apenas ofrece datos oficiales, es además el único propietario de Centurión Real Estate. En el caso de la relación calificada como “otros”, el tipo de operación se clasificaría como “pagos por activos por derecho de uso“.

Dentro del consejo de Centurión Real Estate se sienta Juan Javier Roura Fernández, hombre de confianza de Grifols. El ejecutivo fue vicepresidente de Corporate Treasury & Risk Management entre 2008-2015 y exdirector financiero y responsable de proyecciones y operaciones en Grifols. La especialidad de esta sociedad es precisamente la adquisición, promoción y arrendamiento, los otros negocios diferenciados y fuera del perímetro de Grifols como farmacéutica.

Roura Fernández es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, con especialidad en la rama actuarial, por la Universidad de Barcelona. Se incorporó al Grupo Grifols en 1986 como director financiero de la antigua filial Dade-Grifols. Empezó su carrera profesional en el área financiera y de riesgos de diversas entidades bancarias, como el Banco Guipuzcoano y Bankinter.


- Publicidad -