rendimiento economico negocio

Desde el 1 de febrero están en marcha las nuevas medidas de ayudas a los autónomos. Entre los diferentes tipos de cese de actividad hay una modalidad que permite cobrar la prestación a quienes experimenten un descenso de la facturación de un 50%. Dicha caída de ingresos debe acreditarse y, por eso, es importante saber calcular los rendimientos.

Como ya ha ocurrido con otras ayudas, si al final no resulta posible demostrar que los ingresos han caído por debajo del volumen exigido, los interesados tendrán que devolver la ayuda recibida. Esto es así porque la comprobación se hace a posteriori. No obstante, es importante que antes de la verificación por parte de la mutua el autónomo se asegure de que, efectivamente, cumple las condiciones para poder cobrar el cese de actividad, así se evita disgustos de cara al futuro.

Bajada del 50% de la facturación para acceder al cese de actividad

como calcular los rendimientos

En la nueva prórroga del cese de actividad se permite el acceso al mismo a quienes continúan con su negocio abierto pero han experimentado una bajada importante en la facturación. La novedad en este caso es que para poder acceder ahora basta con que el descenso de la facturación sea del 50% con respecto al nivel de facturación del segundo semestre de 2019, mientras que antes se exigía una caída del 75%.

Y no solo eso. Quienes cobren esta ayuda también tienen que acreditar que durante los meses que estén cobrándola han tenido unos rendimientos netos inferiores (después de descontar gastos) a 1.100 euros o 1.300 euros mensuales en función de la modalidad a la que se acceda. Como viene siendo habitual, el cumplimiento de todos estos requisitos será verificado a posteriori por la mutua encargada del pago de la prestación.