Al estar cada vez más pendientes (y dependientes) de internet, es bastante normal que a menudo necesitemos algunos trucos que nos puedan ser de gran ayuda para nuestro día a día, pero también para sacarnos de algún apuro. En este caso, y siendo una alternativa muy sencilla, hablamos de convertir y guardar una página web al uso en un formato PDF.

Esta, a la vez puede ser de gran utilidad para nuestros trabajos o a la hora de estudiar, también porque los archivos de PDF resultan más que cómodos y tienen una función todavía más accesible. De esta manera, y como veremos desde MERCA2, podremos guardar una página web en un proceso corto y sencillo. ¡Echa un ojo!

¿Qué utilidad tiene?

Disponer de un archivo ofimático

Una vez hayamos conseguido guardar nuestra página web en un archivo de PDF, tendremos con él varias funciones y utilidades, y lo mejor es que a cada cual más sorprendente y más útil para la vida diaria: trabajar, estudiar, planificar…

Y es la posibilidad de guardar esas webs que nos interesan en cualquier momento. Tengamos o no conexión, y todo en un archivo que estará en  nuestro propio dispositivo. De ese modo dispondremos de un archivo ofimático ampliamente extendido con los contenidos de esa web.

Sobre todo para poder leerlos sin conexión más adelante. De este modo, y bien con el modo manual o con las aplicaciones mencionadas, te garantizarás que los contenidos web se conviertan al formato PDF de un modo íntegro e idéntico al original. Un punto también muy considerable es que una vez lo tengamos en nuestro poder no cambiará ni desaparecerá (a menos que queramos) porque no estaremos guardando una URL como podía ocurrir con favoritos.