Ence-MWh-renovables-2020

Ence Energía y Celulosa ha generado en 2020 más de 2,2 millones de megavatios hora (MWh) de energía renovable a partir mayoritariamente de biomasa, suficiente para cubrir las necesidades domésticas de más de 1,8 millones de personas. En concreto, en sus biofábricas de celulosa de Navia y Pontevedra Ence produjo más de 800.000 MWh de energía renovable a partir de biomasa y lignina.

La compañía cuenta con una potencia instalada de 112 MW en sus plantas de celulosa, y con una capacidad de producción anual de 900 GWh, que las convierte en autosuficientes, aportando a la red eléctrica el excedente de producción.

Por su parte, la energía producida en todas las plantas independientes de la compañía ascendió a más de 1,4 millones de MWh. El grupo consumió el año pasado cerca de 1,5 millones de toneladas de biomasa procedente fundamentalmente de actividades agrícolas que, de otra forma, hubieran sido quemadas en el mismo campo, perdiéndose su valor energético y provocando un problema ambiental.

En 2021, el grupo papelero y de energías renovables sigue avanzando con su plan de crecimiento en energías ‘verdes’, en el que va a desarrollar proyectos de biomasa que sumarán otros 140 MW más. Los proyectos en marcha son para cuatro plantas de producción de energía eléctrica a partir de biomasa agroforestal en Almería, Ciudad Real y Córdoba. A ello se añadirán 240 MW en cuatro plantas fotovoltaicas en Huelva, Sevilla y Jaén.

La firma destacó que la biomasa es una fuente de energía eléctrica renovable, gestionable y que, además, “genera un importante impacto socioeconómico local muy valioso para las áreas rurales”.

Así, la compañía colaboró el año pasado de esta forma a garantizar a la sociedad un suministro esencial como es la energía eléctrica, algo fundamental en la situación de crisis sanitaria.

Para garantizar la continuidad del suministro eléctrico, y con el foco puesto en la seguridad de sus personas, Ence lanzó en febrero del año pasado un estricto protocolo de seguridad frente al virus que está siendo determinante para mantener la actividad y conseguir este objetivo.

Ence está comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y con los objetivos establecidos a nivel nacional e internacional para luchar contra el cambio climático. En este sentido, la compañía trabaja intensamente para colaborar en la necesaria recuperación verde tras la pandemia, que debe marcar las políticas de inversiones europeas en los próximos años.

Asimismo, Ence ha renovado sus objetivos de igualdad para el período 2021-2023, en los que se recogen diez medidas que guardan relación directa con el compromiso de la empresa con las personas. El grupo energético y papelero quiere atraer el talento femenino y mantener la equidad dentro de la organización.

La compañía cerró el ejercicio 2019 con una brecha salarial cero entre los hombres y las mujeres que componen su plantilla. Este registro, calculado según la metodología del Club de Excelencia en Sostenibilidad en colaboración con el Ministerio de Trabajo, supuso todo un hito para una compañía del sector industrial, enmarcado en los Objetivos de Igualdad de Ence para el periodo 2019-2020.

La celulosa de Ence es demandada por su alta calidad, reconocida en el sector como la mejor del mundo, así como por la flexibilidad en su producción, que permite una mayor adaptación a las necesidades de las empresas papeleras, según destaca la empresa que preside Ignacio de Colmenares.

Ence es un referente internacional en la producción ecoeficiente de celulosa con los más altos estándares medioambientales. Su producción está avalada por la etiqueta ecológica de la Unión Europea y por la prestigiosa etiqueta ecológica Nordic Swan de los países nórdicos.