Se acabó la calvicie: así es el curioso método para evitar la caída del pelo

La calvicie es uno de los problemas más comunes por el que pasan los hombres actualmente. Cada vez más, vemos a muchos varones preocupados por la caída del pelo que ocurre de manera constante, y resulta de muy mal gusto para quien lo padece. El avance en este ámbito ha permitido que los infortunios puedan ser disipados, y la verdad es que es un factor de gran importancia de cara a ese aspecto que siempre se quiere mostrar como agradable.

Y es que, al igual que el rostro, es pelo forma parte de nuestra carta de presentación, y pues la calvicie hace acto de presencia en muchas personas que viven un profundo incordio. Si bien es cierto que hay tratamientos que no funcionan, algunos sí son efectivos. De hecho, hay muchas personas que han comentado ese cambio gracias a este tipo de tratamientos que llegan para solucionarle a la vida a los que padecen de esta enfermedad, porque lo es.

La caída del pelo puede ser minimizada en un alto sentido mediante estas técnicas que a pesar de ser curiosas, definitivamente te llevan a buenos resultados. Es el momento de decirle adiós a la calvicie con estos métodos que evitan la caída del pelo.

Microinyecciones de dutasterida

Microinyecciones de dutasterida

Uno de los métodos que también se hace notar para la calvicie son las microinyecciones de dutasterida. Estamos hablando de un tratamiento que lleva varios años aplicándose en nuestro país, y que los resultados han sido muy favorecedores para los pacientes. Es posible que puedas evitar la caída del pelo si te apuntas a este método. Se caracteriza por aplicarse varios pinchazos en el cuello cabelludo de dutasterida.

Se realiza cuatro veces al año, y se tiene en cuenta que puede costar alrededor de los 800 euros. Te contamos que el tratamiento consta de dos fases. La primera es la del mantenimiento del pelo, que hay que aumentar la densidad, y la segunda refiere al nuevo pelo. Es importante destacar que no es un tratamiento sustitutivo de otros, como el hecho de tomar el mismo fármaco en pastilla, sino más bien complementarios.

Esto quiere decir que ayuda a reducir el tratamiento oral. Es decir, el paciente en cuestión pasa a tomar pastillas todos los días, a hacerlo dos veces a la semana. Con este método de inyección se eliminan los efectos secundarios que pueda haber de la vía oral, así que es una opción que vale la pena.