martes, 22 junio 2021 18:07

Las dos velocidades en las fronteras europeas apuntillan a las aerolíneas

Bruselas da una de cal y otra de arena a las aerolíneas europeas, que ven un poco más cerca la reactivación de los vuelos internacionales, aunque en un horizonte repleto de dudas e incertidumbre. En el caso de España, de una parte, la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) acoge “favorablemente” que la Comisión Europea (CE) no imponga la distancia de seguridad en el avión siempre que el pasajero lleve mascarilla, a lo que ya obliga la regulación. Por otro lado, el sector lamenta que no se flexibilice la política de reembolsos a los viajeros. También se verá perjudicado por la cuarentena de 14 días impuesta para los viajeros internacionales. Aunque la puntilla a las aerolíneas podría darla la apertura de corredores turísticos, como el abierto entre Alemania y Austria, con posibilidad de alcanzar la costa adriática.

Al igual que ocurre en otros sectores , para las aerolíneas se impone la necesidad de unificar protocolos a nivel europeo. “Lo ideal sería no hablar de dos velocidades en Europa, bastante tenemos ya con las dos velocidades a nivel interno, en España”, afirma Pablo Díaz, profesor de los estudios de Economía y Empresa de la UOC y experto en turismo, en declaraciones a MERCA2. “Se trataría de evitar que las regiones que están en una fase más avanzada no se vean perjudicadas por otras que están en fases previas”, concluye.

La decisión de España de obligar a guardar una cuarentena a los viajeros internacionales pese a las recomendaciones de Bruselas que desaconsejan esta medida, supone un auténtico varapalo para las aerolíneas que necesitan reanudar cuanto antes su actividad y ven prácticamente imposible que los turistas se animen a viajar en esas condiciones.

Con medidas como esta, España incurre en una más de sus contradicciones, porque “al final se muestra demasiado exigente con los requisitos a los viajeros procedentes de países europeos que han tenido menos casos que nosotros”, apunta Díaz, aunque sin abandonar la defensa de los criterios sanitarios como los prioritarios a la hora de gestionar la conectividad entre países miembros.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

La recomendación de Bruselas a los operadores de no dejar asientos vacíos por motivos de seguridad ha tenido una buena acogida entre unas aerolíneas de por sí ahogadas y que habían anunciado medidas drásticas en caso contrario. “Las compañías aéreas estamos totalmente comprometidas con la seguridad”, ha afirmado el presidente de ALA, Javier Gándara.

La postura de no dejar asientos vacíos ha sido defendida por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), además de otros expertos del sector como Airbus, que apuntaba que el sistema de circulación de aire en el interior de la cabina, que se renueva cada dos o tres minutos, hacía innecesario reducir la capacidad en la cabina y apuntaba la conveniencia del uso de mascarillas.

Por otro lado, la aerolínea Air Europa también recordaba que, el aire de la cabina no se estanca nunca porque se trata de una mezcla de aire del exterior y aire filtrado mediante filtros de recirculación HEPA o de alta eficiencia. Los referidos filtros pueden capturar las partículas que contienen virus con una fiabilidad superior al 99,9%. De hecho, son similares a los que se utilizan en entornos hospitalarios de alta sensibilidad, como los quirófanos. En este sentido, ningún medio de transporte colectivo es tan eficiente a la hora de proteger al pasajero como el avión.

Sobre las medidas de seguridad en su conjunto, ALA valora positivamente que se deban establecer medidas de seguridad equivalentes en la salida y llegada basándose en principios compartidos y aceptados mutuamente en origen y destino.

No obstante, Gándara ha lamentado que la Comisión Europea no haya flexibilizado la política de reembolsos para “aliviar la situación de asfixia económica en la que se encuentran las compañías aéreas como consecuencia de la crisis sanitaria”.

La CE ha propuesto que los gobiernos avalen los bonos canjeables que las compañías pueden ofrecer a los clientes, pero ha recordado que es opcional y el cliente podrá solicitar el reembolso. “Afrontar un reembolso de esta magnitud pondrá en una situación muy difícil a muchas compañías”, añade Gándara.

EL FUTURO DE LAS AEROLÍNEAS EN EL AIRE

Por lo pronto, según los cálculos de ALA, sólo entre marzo, abril y mayo se han cancelado 250.000 vuelos y temen una caída de ingresos para este año de 15.000 millones de euros. “Las perspectivas a futuro son inciertas, a la espera de la reactivación del tráfico aéreo se prevé una recuperación difícil”, señalaron desde la asociación tras una reunión telemática con el Rey Felipe VI, la semana pasada.

IAG, la matriz de Iberia, Vueling o British Airways, reiteró los planes de reducir la plantilla en todo el grupo. British Airways recortará 12.000 empleos y las aerolíneas españolas sufrirán también una “reestructuración” tras finalizar los ERTE en los que están inmersas.

Ryanair ha anunciado que recuperará el 40% de sus vuelos a partir del próximo 1 de julio. A través de un comunicado, la aerolínea lowcost ha especificado que realizará casi mil vuelos diarios y que operará en el 90% de las rutas que ya ofrecía antes de que estallara la crisis del coronavirus

Desde la compañía irlandesahan precisado a Europa Press que aún no saben con certeza cuándo podrán retomar la actividad pero sí han optado por iniciar la venta de los vuelos, a la espera de que los Ejecutivos de España y de Europa adopten decisiones sobre la apertura de fronteras tras el cierre provocado por la pandemia. Desde mediados de marzo, la compañía tan solo efectuaba 30 vuelos diarios entre Irlanda, el Reino Unido y otros países europeos.

Air Europa está lista para reiniciar sus vuelos entre Europa y las Américas, bajo las nuevas condiciones sanitarias que impone el escenario postcovid. Sin embargo, las fechas de reapertura de fronteras y espacios aéreos no son coincidentes, y todo invita a pensar en julio como el mes para el retorno de la conectividad intercontinental.


- Publicidad -