viernes, 6 agosto 2021 4:48

El ‘build to rent’, pieza clave en la recuperación del sector inmobiliario

Que el sector inmobiliario es uno de los más castigados por la actual crisis sanitaria y económica, es sabido por todos. Pero cada vez son más los expertos que se reúnen para acercar posturas e ir preparando una hoja de ruta, con el objetivo de estar preparados cuando finalice el Estado de alarma.

Durante el encuentro digital Simapro Home Edition, al que ha tenido acceso MERCA2, la directora de Transacciones y Desarrollos de Axa Investment Managers, Esther Escapa, ha explicado que “ya antes de la eclosión de esta crisis, el build to rent (construir para alquilar) había venido para quedarse, ante el previsible agotamiento de las rentabilidades de otras fórmulas de inversión”.

De este modo, los proyectos build to rent se postulan como acelerador de la reactivación del sector inmobiliario tras la crisis sanitaria. Y desde Axa no descartan que “muchos activos residenciales concebidos inicialmente para su venta, ahora con la crisis terminen como activos build to rent”.

Por su parte, Andrés Horcajada, CEO de Locare y Consejero y Fundador de Tectum, ha alertado de que “las ventas de activos build to sell se van a ralentizar”, lo que favorecerá aún más al build to rent”.

Desde Locare han recordado que la situación actual es totalmente distinta a la de 2008, “por lo que es muy posible que la actividad que mejor resista dentro del inmobiliario sea el build to rent”.

PREFERENCIA POR EL ALQUILER

Hasta el momento, el público mayoritario del residencial en alquiler eran las personas expulsadas del mercado de la compra-venta. Bien por falta de ahorro, bien por la precariedad laboral, e incluso debido a las restricciones por parte de las entidades bancarias para conceder un préstamo hipotecario.

De hecho, se trata de un mercado muy tensionado con una tendencia al alza del precio del alquiler, ya no solo en las grandes ciudades sino también en las localidades de la periferia, que reciben a las personas expulsadas de zonas más caras.

Sin embargo, cada vez son más los expertos que defienden que a lo largo de este año los precios tenderían a una moderación. Un movimiento que ya se empezaba a vislumbrar en las principales ciudades, como Madrid o Barcelona, pero que habrá que esperar hasta que pasen los efectos de la pandemia sanitaria para analizarlo.

Por su parte, el director general de la división inmobiliaria de Acciona, Andrés Pan de Soraluce, ha afirmado que “la crisis va a acentuar una tendencia natural más conservadora, más favorable al alquiler de una vivienda, en detrimento de su compra”.

El directivo de Acciona está convencido de que “esta crisis va a propiciar un cambio en los hábitos a favor del alquiler, con lo que reduciremos la brecha con respecto a las ratios de nuestros vecinos europeos”.

EXPULSIÓN DE LA COMPRA-VENTA

Sin embargo, hay que tener en cuenta el por qué de esta preferencia. Durante la crisis sanitaria se está dañando gravemente el tejido productivo español, y son miles las personas que se han visto obligadas a acogerse a un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE), e incluso que han sido despedidas.

Pues bien, muchas de estas personas que tienen una vivienda en propiedad se verán obligadas a venderla si no consiguen superar este bache económico. Lo mismo ocurre con muchos de los jóvenes emancipados, que se verán forzados a volver al domicilio familiar porque han perdido el trabajo o están inmersos en un ERTE, del que aún no han percibido el sueldo.

Por otro lado, si el precio del alquiler continúa en máximos como hasta ahora, las familias más vulnerables tras el covid-19 también van a ser expulsadas del mercado del alquiler. Por esto, hay muchos expertos que coinciden en una mayor inversión por parte del Gobierno en la construcción de vivienda pública.

Volviendo al Simapro Home Edition, algunos de los expertos han insistido en que la estabilidad regulatoria es clave. Según Andrés Pan de Soraluce, “si ahora mismo existiera la voluntad por parte de la Administración de favorecer la estabilidad regulatoria, en muy poco tiempo este sector, y no solo el build to rent, volvería a ser un motor de la reactivación de la economía nacional”.

De hecho, para Soraluce “hay mucha liquidez latente y si nosotros, como país, somos capaces de ofrecer seguridad jurídica, España tiene una oportunidad histórica para atraerla, en especial de inversores institucionales orientados al build to rent”.

MÁS COMPROMISO DE LA ADMINISTRACIÓN

Por otro lado, los ponentes han coincidido en que es necesario un mayor compromiso por parte de las administraciones competentes, en especial en referencia a la discriminación entre privados y patrimonialistas, la agilización en la tramitación de licencia y la generación de suelo.

“Necesitamos que la Administración ponga suelo en favor de la iniciativa privada con el objetivo de que podamos sacar al mercado viviendas en alquiler a precios accesibles”. Una urgencia cada vez más acuciantes ante la rigidez de los márgenes del promotor.

Por su parte, Esther Escapa asegura que “me cuesta ver a los promotores reduciendo sus márgenes, que tradicionalmente son muy ajustados. La desproporción en este sector se encuentre en el precio del suelo”.

Por último, los expertos reiteran que la prioridad de los operadores especializados en build to rent “es ofrecer a sus futuros inquilinos productos residenciales que sean capaces de pagar”.

De hecho, en el último año, han sido varias las empresas que se han sumado a la fiebre del alquiler a través de su incursión en proyectos build to rent, un segmento dentro del inmobiliario al alza, ya que son residenciales nuevos a precios competitivos.

Se trata de BeCorp Scranton, Locare y Tectum, AXA, Ares, M&G, Catella, ASG Homes, Hines o Patrizia han irrumpido con fuerza en el build to rent, un sector con más de 1.000 millones de euros invertidos.


- Publicidad -