jueves, 8 diciembre 2022 4:45

Un científico de Harvard está estudiando las heces de los atletas de élite

Durante dos semanas, Jonathan Scheiman pasó cinco horas conduciendo alrededor de Boston en un Zipcar, recogiendo las heces de los corredores de alto rendimiento Boston Marathon.

«Yo tenía un montón de envases de espuma de poliestireno en la parte trasera llena de hielo seco», dice Scheiman, investigador biomolecular post-doctoral en la Universidad de Harvard. Recogí las muestras, las etiqueté y volví a Harvard para guardarlas.

Scheiman está trabajando para identificar lo que los atletas de élite tienen en sus tripas. Se ha recogido muestras de heces de los corredores y remeros para examinar las bacterias, en busca de microbioma que podrían mejorar su metabolismo energético y proporcionar algo de la ventaja, que les permite tener éxito en los deportes de resistencia. El objetivo es desarrollar y comercializar suplementos probióticos que pueden mejorar el rendimiento atlético o mejorar el tiempo de recuperación de un entrenamiento.

elite runners Merca2.es

Scheiman hizo dos equipos de recolectores de heces en las inmediaciones de Boston, una antes y otra después del maratón. Esto le permitió comparar las heces de la preparación con el gran evento a la que fue deyectada después. Él dice que su equipo encontró un aumento en un tipo particular de bacterias después del maratón, uno que trabaja para romper el ácido láctico. Durante el ejercicio intenso, el cuerpo produce más ácido láctico, lo que puede conducir a la fatiga muscular y dolor. Al purificar esta bacteria natural de lucha contra el ácido láctico que se encuentra en los mejores corredores, podría crear un producto que ayuda con la resistencia, dice Scheiman.

También comparó las heces de los corredores de maratón con los de los remadores entrenando para los Juegos Olímpicos. Este es un tipo de bacteria que puede ayudar a descomponer los carbohidratos y la fibra (procesos que Scheiman dice son más importantes en una carrera). Esto podría ser una clave para la producción de nichos microbiológicos. Actualmente se encuentra en medio de ensayos clínicos en ratones con los que trata de apoyar sus metas finales.

Él investigador reclutó a los atletas a través de folletos, boca a boca y cara a cara interactuando en los lugares donde entrenan. «Yo no me dirigí a ellos con» “¿Puedo recoger su muestra fecal? «» dice Scheiman. «Me dirigí a e ellos con,»Soy Jon Scheiman y soy del Harvard Medical School.»

caquitas Merca2.es

Una vez que entendieron su objetivo, los atletas estaban ya dispuestos a coger un kit de colección de heces y su información de contacto, dice. «Los atletas siempre están buscando una manera de mejorar, para optimizar su tiempo de recuperación», dice Scheiman, quien alguna vez soñó con jugar en la NBA. «Ellos están muy interesados en esta ciencia. De eso se trata todo este movimiento cuantificado del las heces.”

También resistió al impulso que tienen muchos científicos post-doctorales que podrían estar en su posición: Tarea que realizaron algunos estudiantes graduados con pocos recursos que con la recogida de las heces se pueden pagar algunos pequeños gastos en los estudios. Dice Scheiman: «A veces cuando realmente te importa algo, tienes que ensuciarte las manos«.


- Publicidad -