lunes, 6 febrero 2023 13:27

Tú no solo compartes hipoteca y techo con tu pareja, también compartes los microbios

Las parejas que viven juntas comparten muchas cosas: Dormitorios, baños, comida, hipoteca, techo e incluso microbios. Después de analizar la microbiótica cutánea de parejas cohabitantes, los ecólogos microbianos de la Universidad de Waterloo, en Canadá, descubrieron que las personas que viven juntas influyen significativamente en las comunidades microbianas en la piel del otro.

Los puntos comunes eran lo suficientemente fuertes como para que los algoritmos informáticos pudieran identificar parejas cohabitantes con una precisión del 86 por ciento basándose únicamente en microbios de la piel, informaron los investigadores esta semana en mSystems, una revista de acceso abierto de la American Society for Microbiology.

Sin embargo, los investigadores también informaron que la cohabitación es probablemente menos influyente en el perfil de microbios de una persona que otros factores como el sexo biológico y qué parte del cuerpo está siendo estudiada. Además, el perfil microbiano del cuerpo de una persona por lo general se parece más a su propio microbioma que al de su prójimo.

frotisnasal Merca2.es

«¿Te pareces más a ti mismo que a tu pareja?«, se pregunta retóricamente Ashley Ross, quien dirigió el estudio mientras era estudiante de posgrado en el laboratorio de Josh Neufeld.

“La respuesta es sí, pero no un sí muy fuerte”, afirma el autor principal Neufeld, cuyo laboratorio se centra en las comunidades microbianas y sus interacciones.

Neufeld y Ross, junto con Andrew Doxey, analizaron 330 muestras de piel recogidos de 17 partes distintas, siendo los participantes eran todos ellos heterosexuales y vivían en la región de Waterloo. A los participantes se les recogieron las muestras con bastoncillos y las partes a analizar incluyeron los párpados superiores, las fosas nasales externas, las fosas nasales internas, las axilas, el torso, la espalda, el ombligo y las palmas de las manos.

Neufeld dice que el estudio es el primero en identificar las regiones de la piel con los microbiomas más similares entre las parejas. Hallaron las semejanzas más fuertes en los pies de las mismas.

«En retrospectiva, tiene sentido«, dice Neufeld. «Se duchan y caminan descalzos en el mismo piso. Este proceso probablemente sirve como una forma de intercambio microbiano con su pareja, y también con su propia casa«. Como resultado, las parejas terminan con la misma mezcla.

microbios Merca2.es

Los análisis revelaron correlaciones más fuertes en algunos sitios que en otros. Por ejemplo, las comunidades microbianas del muslo interior eran más similares entre las personas del mismo sexo biológico que entre compañeros que cohabitan. Los algoritmos computacionales podrían diferenciar entre hombres y mujeres con un 100 por ciento de precisión analizando solo las muestras del muslo interno, lo que sugiere que el sexo biológico de una persona puede determinarse en base a esa región, pero no a otras.

Los investigadores también encontraron que los perfiles microbianos de los sitios en el lado izquierdo de una persona, como las manos, los párpados, las axilas o las fosas nasales, se asemejan mucho a los del lado derecho. De todos los sitios, la menor diversidad microbiana se encontró a ambos lados de la nariz externa.

Ross dice que la investigación anterior había demostrado que las comunidades microbianas de la piel varían dentro de un individuo de una región a otra, pero ella quería saber qué otros factores, como la cohabitación, ayudan a formar el microbioma. En trabajos anteriores, ella y Neufeld analizaron muestras recogidas de los tiradores de las puertas de la Universidad de Waterloo para determinar si los edificios podrían ser identificados basándose en los microbios del asidero de la puerta. En el futuro, dice que espera ver análisis similares de parejas del mismo sexo, o parejas de diferentes orígenes étnicos.

Neufeld dice que el estudio es parte de un enfoque de investigación más amplio dirigido a comprender cómo microbios de la piel se adaptan y se intercambian con su anfitrión, no solo en las personas, sino también otros mamíferos. «En última instancia lo que estamos tratando de aprender es si los microorganismos de la piel han co-evolucionado con sus anfitriones con el tiempo«, ha ratificado.


- Publicidad -