martes, 16 agosto 2022 15:00

Demostrado: La dieta vegetariana es casi dos veces más efectiva en la reducción del peso corporal

Las personas que realizan una dieta vegetariana para la pérdida de peso,  no solo pierden peso de manera más eficaz que los de las dietas convencionales bajas en calorías, sino que también mejoran su metabolismo mediante la reducción de la grasa muscular, según un nuevo estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition.

La pérdida de grasa muscular mejora el metabolismo de la glucosa y los lípidos por lo que este hallazgo es particularmente importante para las personas con síndrome metabólico y diabetes tipo 2, dice la autora principal, la Dra. Hana Kahleová, Directora de Investigación Clínica del Comité de Médicos para la Medicina Responsable en Washington DC.

Setenta y cuatro sujetos con diabetes tipo 2 fueron asignados aleatoriamente para seguir una dieta vegetariana o una dieta antidiabética convencional. La dieta vegetariana consistía en verduras, granos, legumbres, frutas y nueces, con productos animales limitados a un máximo de una porción de yogur bajo en grasa por día; la dieta convencional para diabéticos siguió las recomendaciones oficiales de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD). Ambas dietas fueron restringidas sobre unas 500 kilocalorías por día en comparación con una ingesta isocalórica para cada individuo.

Se vio que la dieta vegetariana era casi el doble de eficaz en la reducción del peso corporal, resultando en una pérdida media de 6,2 kg frente a 3,2 kg en la dieta convencional.

Usando la resonancia magnética, la Dra. Kahleová y sus colegas estudiaron el tejido adiposo (tejido graso) en los muslos de los sujetos para ver cómo las dos dietas diferentes habían afectado la grasa subcutánea, subfascial e intramuscular (grasa debajo de la piel) superficie de los músculos y dentro de los músculos).

Encontraron que ambas dietas ocasionaron una reducción similar en la grasa subcutánea. Sin embargo, la grasa subfascial fue reducida solamente en respuesta a la dieta vegetariana, y la grasa intramuscular fue reducida en su mayor parte por la dieta vegetariana.

Esto es importante, ya que el aumento de la grasa subfascial en pacientes con diabetes tipo 2 se ha asociado con la resistencia a la insulina, por lo que su reducción podría tener un efecto beneficioso sobre el metabolismo de la glucosa. Además, reducir la grasa intramuscular podría ayudar a mejorar la fuerza muscular y la movilidad, especialmente en las personas mayores con diabetes.

El Dr. Kahleová dijo: “Las dietas vegetarianas resultaron ser las dietas más eficaces para la pérdida de peso, sin embargo, también demostró que una dieta vegetariana es mucho más efectiva para reducir la grasa muscular, mejorando así el metabolismo. Este hallazgo es importante para las personas que están tratando Para perder peso, incluyendo aquellos que sufren de síndrome metabólico y / o diabetes tipo 2. Pero también es relevante para cualquier persona que toma su gestión del peso en serio y quiere mantenerse magra y saludable.

El hallazgo confirma lo que los expertos ya sospechaban: las verduras y los alimentos vegetarianos son un buen camino para perder peso. Pero hay un gran paso entre querer comer más verduras y realmente hacerlo.

Afortunadamente, la nueva investigación de la Universidad de Stanford ha descubierto una estrategia simple y brillantemente ridícula para auto engañarse y ver que las verduras son más atractivas. Básicamente, es darles nombres realmente exagerados a los menús.

Los psicólogos llegaron a esta conclusión encantadoramente absurda al servir las mismas verduras en una cafetería de la universidad durante varios meses, y solo cambiar la forma en que los platos fueron etiquetados:

  • Básico: por ejemplo, remolacha, judías verdes o zanahorias
  • Restringido saludable: “remolacha de elección más ligera sin adición de azúcar”, “Alubias y escaloñas” ligerísima y baja en carbohidratos, o “zanahorias con aderezo de cítricos sin azúcar”
  • Saludablemente positivo: “alubias con altos niveles de antioxidantes”, ” Judías verdes y escaloñas saludables que aumentan la energía” o “cítricos con vitamina C, elección inteligente y zanahorias”
  • Indulgente: “chile, auténtica dinamita y remolacha con sabor a lima”, “candente y dulce de judías verdes y escaloñas crujientes” o “zanahorias retorcidas con vid de cítricos” (que, sin duda, suena muy deliciosa)

La investigación, publicada en JAMA Internal Medicine, mostró que las etiquetas condescendientes parecían volcar la mentalidad subconsciente que los alimentos saludables no saben bien. Los comensales eran significativamente más propensos a seleccionar verduras con las descripciones exageradas, y también comieron más cantidad de ellas.


- Publicidad -