jueves, 7 julio 2022 8:47

Ataques de Londres y la demonización de la encriptación en Internet

En un discurso el domingo, tras el ataque terrorista en Londres, la Primer Ministra de Inglaterra Theresa May, dijo que Internet proporcionaba un “espacio seguro” para que la ideología extremista se reprodujera debido a la no existencia de una puerta trasera a la encriptación.

Pero las empresas de tecnología y los expertos en ciberseguridad han advertido que una regulación más estricta de Internet no resolverá este problema.

Encriptación: El problema

Los mensajes enviados en línea pueden ser codificados cuando salen de un dispositivo y permanecen codificados hasta que son descifrados por el dispositivo del destinatario.

Este es un cifrado de extremo a extremo, y detiene los mensajes que son leídos por terceros, sean criminales o la aplicación misma de la ley, si son interceptados.

Esto agrega una valiosa seguridad a los mensajes que enviamos en línea, que podrían contener información privada, datos bancarios y fotografías personales.

Algunas aplicaciones como WhatsApp ya agregan cifrado de extremo a extremo a los mensajes automáticamente.

Sin embargo, esto significa que teóricamente se pueden enviar mensajes que la policía u otras autoridades no pueden leer si los interceptan.

El domingo, la Sra. May dijo que no debería haber mensajes que la policía “no pueda leer”, mientras que la secretaria de Interior, Amber Rudd, dijo que quería que las empresas de tecnología “limitaran el uso la encriptación de extremo a extremo“.

Encriptación: El reto

Los críticos dicen que el deshabilitar la encriptación en las aplicaciones no se disuadirá a los delincuentes, podrían simplemente cambiar de una aplicación a otra o crear sus propias aplicaciones de mensajería.

Mientras tanto, los mensajes enviados por ciudadanos respetuosos con la ley se convertirían en víctimas “fáciles para criminales, voyeurs y espías extranjeros”, escribió el periodista y ex activista de derechos digitales Cory Doctorow en un blog.

Los expertos en seguridad cibernética son particularmente críticos con la noción de que las aplicaciones de mensajería deben tener una “puerta trasera” en sus sistemas, para permitir a las autoridades leer los mensajes de los usuarios.

“Es imposible exagerar la forma en que la idea de sabotear la criptografía es para personas que entienden la seguridad de la información”, dijo Doctorow.

“Utilizar la criptografía deliberadamente comprometida, que tiene una puerta trasera que solo los “buenos”se supone que tienen las claves, y que no tienen ninguna seguridad”.

Incluso si se ordenara a los fabricantes de aplicaciones dejar de usar la encriptación, sería muy difícil detener a los criminales que cifraran sus mensajes manualmente o escribirlos en código. Recordemos que el arte la encriptación de mensajes o criptografía existe casi desde que el hombre es hombre y hace la guerra, y no tiene límites para la imaginación, recordemos recientemente la encriptación de la Madre Superiora Marta Ferrusola

Los medios de comunicación social: El tema

El domingo, la Sra. May dijo que las grandes compañías de Internet proporcionaban un “espacio seguro” para que la ideología extremista se reprodujera.

A principios de este año, un informe del Comité Selecto de Asuntos Internos dijo que las redes sociales estaban “vergonzosamente lejos” de abordar el contenido ilegal y peligroso y se ha tardado demasiado en eliminar los sitios ofensivos.

El volumen de material subido a Facebook, Twitter, YouTube y otras redes sociales es asombroso, por lo que es difícil de moderar.

YouTube dice que 400 horas de video se suben a su plataforma cada minuto, por lo que es imposible revisar cada clip que un usuario publica.

El Open Rights Group, que hace campaña por las libertades en línea, dijo que los gobiernos y las empresas deben “tomar medidas razonables para detener el abuso“, pero advirtió que “los intentos de controlar Internet” sería difícil de hacer cumplir.

Los medios de comunicación social: El desafío

Las empresas de tecnología han defendido su manejo sobre el contenido extremista después del ataque terrorista de Londres.

YouTube afirmó que había recibido 200.000 videos de contenido inapropiado al día, pero logró revisar el 98% de ellos en 24 horas.

Dijo que el discurso de odio constituía una pequeña proporción de las “decenas de millones” de videos que eliminaba cada año.

Facebook dijo: “Usando una combinación de tecnología y revisión humana, trabajamos agresivamente para eliminar el contenido terrorista de nuestra plataforma tan pronto como nos damos cuenta de ello, y si nos damos cuenta de una emergencia que implica un daño inminente a la seguridad de alguien, se aplican las medidas oportunas.”

Dijo que trabajó activamente para identificar cuentas de extremistas y trabajó con sus rivales Microsoft, Twitter y YouTube para ayudar a identificar dicho contenido.

Tanto Facebook como Google han afirmado que el contenido extremista no tiene lugar en sus sitios web.

Alemania ha intentado motivar a los gigantes de Internet, amenazándolos con multas de hasta 50 millones de euros si no logran eliminar el discurso de odio rápidamente.

Sin embargo, el Open Rights Group advirtió que la rigurosa regulación de los gobiernos “podría empujar a estas viles redes a rincones más oscuros de la web, donde serán aún más difíciles de observar“.


- Publicidad -