viernes, 6 agosto 2021 6:37

Caso práctico de ciberguerra: Hacking, bots y guerra de información en la disputa sobre Qatar

Mientras que la reciente ruptura diplomática entre Qatar y sus vecinos del Golfo expone las diferencias políticas entre los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, también destaca la aparición de nuevos tipos de guerra cibernética y de información. En lugar de que los estados del Golfo simplemente volvieran sus métodos de vigilancia y propaganda hacia sus ciudadanos, ahora podrían usar estos métodos unos contra otros.

Ráfaga de hacks de alto perfil

Inicialmente, las tensiones se dispararon después de que la agencia estatal de noticias Qatar publicara unas declaraciones polémicas el 23 de mayo, supuestamente realizadas por el joven emir de Qatar, el jeque Tamim Bin Hamad al-Thani. Los comentarios afirmaron las buenas relaciones entre Qatar y un número de otros países y organizaciones, incluyendo Irán, los Hermanos Musulmanes y Hamas.

Thani también habría señalado la importancia de Irán como potencia regional, un tropiezo aparente en los intentos por parte del rey saudita Salman bin Abdul Aziz y el presidente Trump de aislar a Irán durante la cumbre del mes pasado en Riyadh.

Funcionarios qataríes rápidamente negaron que Thani hizo tales comentarios y afirmó que su agencia de noticias, y sus diversas cuentas de redes sociales, habían sido hackeadas. A pesar de esto, la prensa saudita y de los Emiratos Árabes Unidos mostró un deseo casi inequívoco de rechazar la historia sobre la piratería, acusando a Qatar de apoyar el terrorismo en forma de Hamas, los Hermanos Musulmanes y Irán.

En lo que es poco probable que sea una coincidencia, un grupo anónimo de hackers que se describen como “GlobalLeaks” luego lanzó unas pistas sobre correos electrónicos pertenecientes al embajador Emirati a los Estados Unidos, Yousef al-Otaiba. Los correos electrónicos, que parecen ser genuinos, mostraron una amplia comunicación entre los Emiratos Árabes Unidos y la Fundación para la Defensa de las Democracias, un grupo de expertos pro-Israel, con sede en Washington. Gran parte de la discusión es entre Otaiba, y John Hannah, el consejero principal de FDD y un ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos.

La correspondencia sugiere una cierta determinación de los Emiratos Árabes Unidos para impedir que Irán permita que su reciente acuerdo nuclear con Occidente mejore su posición en la región.

Curiosamente, una propuesta de agenda para una reunión entre los funcionarios de los EAU y el FDD incluyó una discusión sobre UAE / U.S. Políticas que podrían ayudar a influir en la situación interna de Irán. Esto incluye varias herramientas políticas, económicas, militares y cibernéticas. Lo que estos medios cibernéticos significan no se especifica, aunque la conversación revela los roles opacos que ciertas organizaciones juegan en la manipulación de la política regional.

La movilización de los ejércitos bot Twitter

Los hacks llegaron después de que Qatar dijera que recientemente fueron atacados por una campaña de difamación orquestada, acusándolos de apoyar a grupos terroristas. Las alegaciones de Qatar parecen creíbles. Solo cuatro días antes de que las acusaciones de piratería de Qatar, un hashtag árabe que traducido significa “Qatar es la tesorería del terrorismo” era tendencia. En el hashtag, las cuentas de los medios sociales, muchos de ellos bots, se hicieron eco de temas similares de criticar a Qatar por su relación con Irán, la Hermanos Musulmanes y Hamas.

Después de que los supuestos correos electrónicos supusieran que Thani hizo comentarios pro-iraníes fueron publicados, un resurgimiento de los ejércitos bot apareció en Twitter, la mayoría de los cuales criticó a Qatar y las diversas entidades destacadas en las comunicaciones entre el FDD y Otaiba. Un análisis muestra la presencia de robots de propaganda en numerosos hashtags. Una de estas tendencias de Twitter fue #AlJazeeraInsultsKingSalman, y el análisis muestra que el 20 por ciento de las cuentas de Twitter eran anti-Qatar-bots. Muchos de ellos publicaban imágenes bien producidas condenando las relaciones de Qatar con Hamas, Irán y los Hermanos Musulmanes.

Otras imágenes compartidas en la campaña de Twitter destacaron los canales de medios de Qatar como fuentes de información errónea. Casi todas las cuentas de bots twittearon su apoyo hacia King Salman y la nueva relación de Arabia Saudita con Trump. Durante la cumbre de Riyadh, estos mismos bots publicaron miles de tweets dando la bienvenida a Trump a Arabia Saudita.

qatar

Legitimar la desinformación

Lo que estos ejércitos bot representan no es una efusión orgánica de auténtica ira pública contra Qatar o Thani, sino más bien una campaña orquestada y organizada diseñada para elevar la prominencia de una idea en particular. En el caso de estos bots, la intención parece legitimar el discurso de que Qatar es partidario del terrorismo al crear la impresión engañosa de un popular oleaje de opinión.

El hecho de que estos ejércitos bot existieran antes de que las acusaciones de Qatar de que fueron hackeados, y estaban en su lugar rápidamente después de los presuntos hacks, indican que una institución u organización con recursos sustanciales tiene un interés en popularizar sus críticas a Qatar. El propósito de esta propaganda cibernética puede ser también dar forma al discurso en línea en favor de presionar a Qatar para que abandone cualquier pensamiento de acercamiento con ciertas organizaciones o países.

Nuevas fronteras en la ciberguerra del Golfo

Quién está detrás de estos hacks no está claro, pero dado que gran parte de la propaganda bot parece ser el entorno de la animosidad entre los Estados árabes e Irán, hay peligro para la estabilidad regional si se deja sin control. Twitter, una vez que se considera un recurso importante para difundir noticias a través del CCG, puede convertirse en un desierto en términos de encontrar información útil de fuentes no verificadas, socavando su utilidad como herramienta para generar discusiones legítimas.

Todos los estados del Golfo tienen estrictas leyes de libertad de expresión que controlan cuidadosamente Internet y los medios de comunicación, y monitorean el comportamiento de sus propios ciudadanos. Sin embargo, lo interesante de la reciente exhibición pública es que destaca el uso de herramientas cibernéticas como formas de guerra diplomática intra-CCG, tácticas dirigidas previamente a países como Irán y no normalmente a los países vecinos del Golfo.

Con la reciente visita de Trump a Riad diseñada en parte para apuntalar el apoyo del Golfo para combatir el terrorismo islamista, el enfoque conciliador percibido por Qatar de grupos considerados por los saudíes como terroristas es visto como un debilitamiento de la alianza. Alentado por la hostilidad de Trump hacia Irán, es probable que los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita se sintieran seguros de usar la cumbre como una base para abordar sus problemas con las políticas de Qatar. Sin embargo, como los líderes de Qatar han intentado posicionarse como mediadores en las disputas que involucran a parias regionales como Irán y Hamas, forzar a Qatar a una línea intransigente puede ser perjudicial en términos de usar la diplomacia para mejorar la estabilidad regional general.


- Publicidad -