jueves, 11 agosto 2022 6:46

Las noches calurosas y sin dormir se volverán más comunes debido al cambio climático

Si la difunta Rita Barberá nos proclamaba El Caloret Faller, consecuencia de una noche fallera, algo cargadilla, nosotros hablaremos del calorazo debido al cambio climático.

A medida que el planeta se calienta, muchas personas encontrarán mucho más difícil conseguir una buena noche de sueño.

Un estudio basado en una encuesta de 750.000 personas que viven en los EEUU ha encontrado que cuando las temperaturas son altas, la gente dice tener menos sueño. Los ancianos y las personas más pobres encuentran difícil dormir en las noches calurosas del verano. Esto puede ser debido en parte porque no pueden permitirse el lujo de comprar un aire acondicionado, dice Nick Obradovich de la Universidad de Harvard.

El cambio climático puede mantenerte despierto, y no solo metafóricamente. Las noches que son más cálidas de lo normal pueden afectar negativamente el sueño humano, los investigadores muestran en un nuevo documento que los pobres y los ancianos son los más afectados. De acuerdo con sus conclusiones, si no se aborda el cambio climático, las temperaturas en 2050 podrían costar a las personas de los Estados Unidos millones de noches adicionales de sueño insuficiente por año. En 2099, la cifra podría aumentar varios cientos de millones de noches más de sueño perdido anualmente.

El estudio fue dirigido por Nick Obradovich, quien realizó gran parte de la investigación como estudiante de doctorado en ciencias políticas en la Universidad de California en San Diego. Se inspiró para investigar la cuestión en la ola de calor que azotó San Diego en octubre de 2015. Obradovich estaba teniendo problemas para dormir. Levantó las persianas, abrió las ventanas y se volvió a la cama de su casa de North Park, proporcionando poco alivio debido a las temperaturas récord. En la universidad, se dio cuenta de que sus compañeros también parecían más gruñones y desaliñados, y eso le hizo pensar: ¿Alguien habrá mirado cómo puede influir el cambio climático en el sueño?

Publicado por Science Advances, la investigación representa el mayor estudio del mundo real hasta la fecha para encontrar una relación entre los informes de sueño insuficiente y las temperaturas inusualmente cálidas de la noche debido al cambio climático. Es el primero en aplicar la relación descubierta entre sueño y cambio climático.

El sueño ha sido bien establecido por otros investigadores como un componente crítico de la salud humana.” Dormir demasiado poco puede hacer a una persona más susceptible a enfermedades y enfermedades crónicas, y puede dañar el bienestar psicológico y el funcionamiento cognitivo“, dijo Obradovich. “Lo que nuestro estudio demuestra no es solo que la temperatura ambiente puede desempeñar un papel en la interrupción del sueño, sino también que el cambio climático podría empeorar la situación aumentando las tasas de pérdida del sueño“.

Obradovich es ahora becario postdoctoral en la Escuela Kennedy de Gobierno de Harvard y científico investigador del MIT Media Lab. También es miembro del Centro de Biodiversidad y Conservación Marina en la Institución Scripps de Oceanografía de la UC San Diego. Obradovich trabajó en el estudio con Robyn Migliorini, estudiante del Programa de Doctorado en Psicología Clínica de la Universidad Estatal de San Diego / UC San Diego y la investigadora del sueño Sara Mednick de UC Riverside. El asesor de disertación de Obradovich, el científico social James Fowler de UC San Diego, es también un coautor.

El estudio comienza con datos de 765.000 residentes de los Estados Unidos entre 2002 y 2011 que respondieron a una encuesta de salud pública, la encuesta de vigilancia del factor de riesgo conductual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. A continuación, el estudio relaciona los datos de las noches autodeclaradas de sueño insuficiente con los datos de temperatura diaria de los Centros Nacionales de Información Ambiental. Por último, combina los efectos de las temperaturas inusualmente cálidas en el sueño con las proyecciones del modelo de cambio climático.

El principal hallazgo es que los aumentos anómalos en la temperatura nocturna en 1 grado Celsius se traducen en tres noches de sueño insuficiente por cada 100 individuos al mes. Para poner eso en perspectiva: Si tuviéramos un mes de temperaturas nocturnas promedio de 1 grado Celsius más alto que lo normal, eso equivale a 9 millones de noches más de sueño insuficiente en un mes en toda la población de los Estados Unidos hoy, o 110 millones extra de noches de sueño insuficiente anualmente.

El efecto negativo de las noches más cálidas es más agudo en verano, según la investigación. Es casi tres veces más alto en verano que en cualquier otra temporada.

El efecto tampoco se distribuye uniformemente entre todos los grupos demográficos. Aquellos cuyos ingresos son inferiores a 50.000 dólares anuales y aquellos que son mayores de 65 años son los más afectados. Para las personas mayores, el efecto es el doble que el de los adultos más jóvenes. Y para el grupo de menores ingresos, es tres veces peor que para las personas que están mejor económicamente.

Utilizando las proyecciones climáticas para el 2050 y el 2099 por el Earth Exchange de la NASA, el estudio pinta una imagen sombría del futuro si persiste la relación entre las noches más cálidas y el sueño interrumpido. Las temperaturas más cálidas podrían causar seis noches adicionales de sueño insuficiente por cada 100 personas en 2050 y aproximadamente 14 noches extra por 100 en 2099.

“Los Estados Unidos tienen un clima relativamente templado y, en términos globales, es muy próspero”, dijo Obradovich. “No tenemos datos del sueño de todo el mundo, pero suponiendo que el patrón es similar, uno puede imaginar que en lugares que son más cálidos o más pobres o ambos, lo que encontraríamos podría ser aún peor“.


- Publicidad -